Fu­si­lar

La Vanguardia - - OPINIÓN - Su­so Pé­rez Los lec­to­res pue­den es­cri­bir al De­fen­sor del Lec­tor (de­fen­sor@la­van­guar­dia.es) o lla­mar al 93-481-22-10

En el ar­got del pe­rio­dis­mo se lla­ma “fu­si­lar un tex­to”. Es co­piar ele­men­tos de una in­for­ma­ción pu­bli­ca­da por otro pe­rio­dis­ta sin ci­tar­lo. Es­tá mal vis­to, na­tu­ral­men­te, y de ma­ne­ra es­pe­cial en los me­dios más se­rios. Es una for­ma de pla­gio que no tie­ne jus­ti­fi­ca­ción, por­que na­da im­pi­de atri­buir a los au­to­res aque­lla par­te de la no­ti­cia que les co­rres­pon­de, pues­to que la han pu­bli­ca­do an­tes.

Es­cri­bir con or­de­na­do­res ha lle­va­do, ade­más, a que hoy en día fu­si­lar tex­tos pro­duz­ca en oca­sio­nes re­sul­ta­dos ri­dícu­los, cuan­do el au­tor de la co­pia se de­ja lle­var por la co­mo­di­dad y la pe­re­za del co­piar-pe­gar en lu­gar de re­dac­tar de nue­vo los tex­tos pa­ra que al me­nos su ac­ción pa­rez­ca di­si­mu­la­ble.

El pa­sa­do miér­co­les, el di­gi­tal El Na­cio­nal, que di­ri­ge Jo­sé An­tich, pu­bli­có un tex­to fir­ma­do por Ro­ger Heredia so­bre el vi­ce­pre­si­den­te del Go­vern Pe­re Ara­go­nès que in­cluía pá­rra­fos tex­tua­les de un re­por­ta­je que pu­bli­có la re­dac­to­ra de La Van­guar­dia Sil­via Hi­no­jo­sa en la sec­ción de Po­lí­ti­ca de es­te dia­rio el sá­ba­do 7 de ju­lio.

Pa­ra rea­li­zar aque­lla in­for­ma­ción, Sil­via Hi­no­jo­sa acu­dió al des­pa­cho del con­se­ller, en el De­par­ta­ment d’Eco­no­mia, en la ram­bla Ca­ta­lun­ya, y la ima­gen que acom­pa­ñó el tex­to pu­bli­ca­do era una lla­ma­ti­va fo­to de Ara­go­nès, to­ma­da por Xa­vier Cer­ve­ra, en la que se veía al vi­ce­pre­si­den­te pre­pa­ran­do un sal­tea­do de ver­du­ras en la co­ci­na del de­par­ta­ment. En el en­cuen­tro con los pe­rio­dis­tas de La Van­guar­dia, el nue­vo hom­bre fuer­te de ERC en el Go­vern no só­lo con­fe­só su afi­ción a co­ci­nar. Tam­bién de­ta­lló el mo­men­to cru­cial en el que Oriol Jun­que­ras le anun­ció sus res­pon­sa­bi­li­da­des: “Oriol Jun­que­ras se lo de­jó cla­ro, a tra­vés del cris­tal del lo­cu­to­rio, en la cár­cel de Es­tre­me­ra: ‘Si le pa­sa al­go a ella –di­jo, se­ña­lan­do a Mar­ta Ro­vi­ra–, te to­ca a ti’. Pe­re Ara­go­nès tie­ne muy pre­sen­te aque­lla con­ver­sa­ción con el pre­si­den­te de ERC, un día de fe­bre­ro”.

Así co­men­za­ba la en­tre­vis­ta-per­fil que se pu­bli­có en La Van­guar­dia yel pá­rra­fo, li­te­ral, apa­re­ce en el tex­to de

El Na­cio­nal tres me­ses des­pués. No es el úni­co. Ara­go­nès ex­pli­có a Hi­no­jo­sa su tra­yec­to­ria vi­tal y po­lí­ti­ca. “Li­cen­cia­do en De­re­cho y con un más­ter en His­to­ria Eco­nó­mi­ca, Ara­go­nès (…) lle­va más de me­dia vi­da en po­lí­ti­ca. Sal­vo en los años uni­ver­si­ta­rios, cuan­do com­par­tió pi­so con su her­mano en el ba­rrio de Hos­ta­francs, en Bar­ce­lo­na, ha vi­vi­do siem­pre en Pineda. Allí se es­tre­nó en po­lí­ti­ca en las ju­ven­tu­des de Es­que­rra, a las que se afi­lió con 15 años. Han pa­sa­do dos dé­ca­das. Aquel chi­co de pa­ti­llas lar­gas y pe­lo que le cu­bría la nu­ca –‘to­dos di­ría­mos ups, con nues­tro as­pec­to a los 20 años’, bro­mea–, que ha­bía pa­sa­do ve­ra­nos en Ir­lan­da es­tu­dian­do in­glés, que se subía al es­ce­na­rio con un gru­po de tea­tro ama­teur y se ves­tía de dia­blo pa­ra par­ti­ci­par en el co­rre­foc de su pue­blo, es aho­ra el hom­bre que ne­go­cia­rá con la mi­nis­tra de Ha­cien­da el lí­mi­te de dé­fi­cit de la Ge­ne­ra­li­tat…”.

To­do es­to, y más, sal­pi­ca­do aquí y allá, emer­ge de nue­vo en el tex­to reac­tua­li­za­do aho­ra en El Na­cio­nal con ape­nas al­gu­na va­ria­ción en las ora­cio­nes su­bor­di­na­das y, sí, sin la fra­se en la que Ara­go­nès bro­mea so­bre el as­pec­to de cual­quier vein­tea­ñe­ro. No es una me­ra co­pia de da­tos bio­grá­fi­cos, es la uti­li­za­ción del tra­ba­jo de otro pro­fe­sio­nal sin ha­cer nin­gu­na re­fe­ren­cia a que se ha­bía pu­bli­ca­do ya, con ese en­fo­que y las mis­mas pa­la­bras, a raíz de una en­tre­vis­ta que sí tu­vo lu­gar.

El pe­rio­dis­mo es, esen­cial­men­te, un ser­vi­cio pú­bli­co y co­mo tal me­re­ce res­pe­to y re­co­no­ci­mien­to. Que al­gu­nos pro­fe­sio­na­les des­me­rez­can es­tas pre­mi­sas no ha­bla bien del pres­ti­gio del que de­be­mos do­tar a es­te ofi­cio.

Pla­giar in­for­ma­cio­nes pro­vo­ca re­sul­ta­dos ri­dícu­los cuan­do el au­tor de la co­pia se de­ja lle­var por la pe­re­za del co­piar y pe­gar en lu­gar de re­dac­tar nue­vos tex­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.