Po­lí­ti­ca de mi­ga­jas

La Vanguardia - - OPINIÓN - Glò­ria Se­rra

Du­ran­te la cri­sis eco­nó­mi­ca, los ri­cos se han he­cho más ri­cos”. Le oi­go es­ta fra­se a la vi­ce­pre­si­den­ta Car­men Cal­vo en RAC1 con un tono com­pun­gi­do y me­lan­có­li­co. Me la ima­gino dán­do­le a Bas­té una es­tam­pi­ta de la Vir­gen de los De­sam­pa­ra­dos. Ce­le­bro la em­pa­tía pe­ro ¿qué pien­sa ha­cer ella y su Go­bierno pa­ra co­rre­gir­lo? Tie­ne ra­zón, en Es­pa­ña y en el mun­do: for­tu­nas gi­gan­tes­cas, a me­nu­do du­do­sas, y un de­ter­mi­na­do ti­po de em­pre­sas se es­ca­pan de pa­gar im­pues­tos y se lle­van be­ne­fi­cios a pa­raí­sos fis­ca­les y otros re­fu­gios, in­clu­so más con­ven­cio­na­les, au­men­ta­do ex­po­nen­cial­men­te su ri­que­za. El grue­so de los ciu­da­da­nos con nues­tros vi­si­bles suel­dos, y las em­pre­sas de la eco­no­mía pro­duc­ti­va, nos lo mi­ra­mos mien­tras nos suben los im­pues­tos. Vi­vi­mos en una eco­no­mía ex­trac­ti­va: unos cuan­tos ex­traen los be­ne­fi­cios y el res­to pa­ga el cos­te de te­ner una so­cie­dad es­ta­ble e igua­li­ta­ria.

¿Y qué pien­sa ha­cer el Eje­cu­ti­vo Sán­chez? El acuer­do de go­bierno fir­ma­do es­ta se­ma­na en­tre el pre­si­den­te del Go­bierno y el lí­der de Po­de­mos, Pa­blo Igle­sias, in­clu­ye

Unos cuan­tos ex­traen los be­ne­fi­cios y el res­to pa­ga el cos­te de te­ner una so­cie­dad es­ta­ble e igua­li­ta­ria

al­gu­nos ti­tu­la­res eco­nó­mi­cos des­ta­ca­dos. Sim­pli­fi­can­do: au­men­to del suel­do mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal a 900 eu­ros, un pun­to más en el im­pues­to de pa­tri­mo­nio pa­ra for­tu­nas de más de 10 mi­llo­nes de eu­ros y más pre­sión fis­cal a los suel­dos más al­tos, a par­tir de 150.000 eu­ros. Me­di­das cos­mé­ti­cas que, me te­mo, ni se acer­can al meo­llo del pro­ble­ma.

No es a tra­vés del IRPF que pa­ra­rá la san­gría ex­trac­ti­va de di­ne­ro, ni tam­po­co por lo que pa­gan las gran­des for­tu­nas so­bre su pa­tri­mo­nio. Los que prac­ti­can la eco­no­mía ex­trac­ti­va es­tán fue­ra de es­te ra­dar. La pro­gre­si­va des­re­gu­la­ción del mer­ca­do de ca­pi­ta­les que he­mos vis­to los úl­ti­mos años, de­jan­do que la eco­no­mía fi­nan­cie­ra ten­ga li­ber­tad prác­ti­ca­men­te to­tal y el man­te­ni­mien­to de los pa­raí­sos fis­ca­les, son las dos co­lum­nas del pro­ble­ma. Si te­ne­mos una gra­ve cri­sis in­mo­bi­lia­ria en to­das las ciu­da­des del mun­do, con pre­cios in­fla­dos has­ta el pa­ro­xis­mo, es por­que las vi­vien­das son el re­fu­gio del di­ne­ro ne­gro de em­pre­sas du­do­sas ra­di­ca­das en pa­raí­sos fis­ca­les o fon­dos de in­ver­sión ac­tuan­do co­mo san­gui­jue­las con to­tal li­ber­tad. Y no hay más que ver co­mo los de­lin­cuen­tes co­pian y se apro­ve­chan de es­te sis­te­ma. Des­de Vi­lla­re­jo has­ta Bár­ce­nas. En Lon­dres in­ves­ti­gan es­tos días a la es­po­sa de un ex­pre­si­den­te del ban­co de Azer­bai­yán más que co­rrup­to que se gas­tó 18 mi­llo­nes de eu­ros en los al­ma­ce­nes Ha­rrods, vi­vien­do en una ca­sa de 13 mi­llo­nes pa­ga­da por una com­pa­ñía ra­di­ca­da en las is­las Vír­ge­nes.

¿Por qué no se vuel­ve a re­gu­lar el mer­ca­do fi­nan­cie­ro pa­ra im­pe­dir los abu­sos, tal co­mo hi­zo to­do el mun­do tras el crac del 1929? ¿Por qué no se aca­ba con los pa­raí­sos fis­ca­les, im­pi­dien­do que em­pre­sas con su ban­de­ra pue­dan com­prar vi­vien­das o ha­cer trans­fe­ren­cias en nues­tros paí­ses? En­tre otros mo­ti­vos, por­que los mis­mos es­ta­dos que son sus víc­ti­mas, a me­nu­do los am­pa­ran en su te­rri­to­rio: EE.UU., Gran Bre­ta­ña, Ho­lan­da… Es­to es lo que sa­ben y ca­llan los lí­de­res po­lí­ti­cos, tam­bién los po­pu­lis­tas que pi­den po­ner ban­de­ras en bal­co­nes y pla­zas. La Fies­ta Ma­yor del sím­bo­lo co­mo re­fu­gio pa­ra ciu­da­da­nos in­dig­na­dos y de­ses­pe­ra­dos se ha con­ver­ti­do en la me­jor cor­ti­na (de hu­mo) del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.