El año de las inun­da­cio­nes

La Vanguardia - - OPINIÓN - Llu­cia Ra­mis

Vol­vi­mos an­tes a Pal­ma por­que aque­lla ma­ña­na, en Can Ga­rru­ví, nos des­per­ta­ron las go­te­ras en la ca­be­za. Así aca­ba­ba el ve­rano, en sep­tiem­bre de 1989. Las co­rren­ta­das se lle­va­rían la vi­da de sie­te per­so­nas, tres de ellas en Por­to­co­lom. Mi pa­dre iría con una cá­ma­ra com­pac­ta que aca­ba­ba de com­prar, en­ton­ces lo gra­ba­ba to­do. Es­te agos­to mi­rá­ba­mos el ví­deo, ca­si tres dé­ca­das des­pués. Los co­ches arras­tra­dos has­ta el mar, el as­fal­to ro­to, los llaüts hun­di­dos. El agua se­ría ma­rrón du­ran­te un par de años. Nos pre­gun­tá­ba­mos có­mo pue­de ser que aún es­té abier­to el ho­tel cons­trui­do en zo­na inun­da­ble. Es que to­tal no llue­ve nun­ca. Y por eso no sa­be llo­ver.

Sien­tes que amas un lu­gar en la me­di­da en que te afec­ta el desas­tre. De un mo­do fí­si­co –de­bes re­cons­truir lo que ha que­da­do de­vas­ta­do, pue­des ha­ber­lo per­di­do to­do–, y tam­bién emo­cio­nal. Es­to lo de­ter­mi­na el pai­sa­je, aquel es­pa­cio que co­no­cis­te, aho­ra irre­co­no­ci­ble. Due­le. El mar­tes por la no­che, el What­sApp fa­mi­liar bu­llía, ¿es­táis to­dos bien? Mi­ra­ba en IB3, sin creér­me­lo, es­ce­nas apo­ca­líp­ti­cas que aho­ra se gra­ban con un mó­vil. En cam­bio, en el ti­me­li­ne de Twit­ter, más cen­tra­do en el día a día bar­ce­lo­nés, na­die de­cía na­da al res­pec­to. Dis­cu­tían so­bre el enési­mo ca­pí­tu­lo del culebrón del Par­la­ment. Es tar­de, pen­sé. Tal vez no se­pan que hay dos per­so­nas muer­tas.

Al día si­guien­te eran cin­co, y lue­go seis, y sie­te. Si lo co­men­ta­bas, no sa­bían de qué les ha­bla­bas. Las ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les ge­ne­ran po­ca em­pa­tía cuan­do to­can lu­ga­res que no co­no­ces. Las no­ti­cias me­teo­ro­ló­gi­cas son un ro­llo si no sa­le tu ca­sa, tu ba­rrio, tu pa­na­de­ro. To­dos los agua­ce­ros son igua­les. Pe­ro no ha­bla­mos de Hai­tí, Ma­llor­ca es­tá aquí mis­mo. An­ti­guos tu­ris­tas col­ga­ban fo­tos de sus va­ca­cio­nes en la zo­na, ató­ni­tos por lo que es­ta­ba ocu­rrien­do. Ha­bían si­do fe­li­ces en un en­torno aho­ra arra­sa­do. Qui­zá si la tra­ge­dia hu­bie­ra si­do en Me­nor­ca, mu­chos ca­ta­la­nes se ha­brían sen­ti­do in­me­dia­ta­men­te im­pli­ca­dos, por­que ve­ra­nean ca­da año allí. Qui­zá, si en vez de Sant Llo­re­nç, las víc­ti­mas fue­ran de un pue­blo va­len­ciano, yo tam­po­co ha­bría es­ta­do al tan­to.

¿Tan pe­que­ño es el mun­do que he­mos crea­do, que se li­mi­ta a allá por don­de nos mo­ve­mos? Así, ¿có­mo po­de­mos ser so­li­da­rios con quie­nes tran­si­tan por un me­di­te­rrá­neo dis­tin­to al nues­tro, o una ideo­lo­gía di­fe­ren­te a la nues­tra? ¿Có­mo po­de­mos con­ce­bir la di­men­sión de un cam­bio cli­má­ti­co que nos afec­ta a to­dos?

La tar­de del miér­co­les, po­co a po­co se iba to­man­do con­cien­cia del desas­tre. La ima­gen del te­nis­ta Ra­fa Na­dal achi­can­do agua sa­lía en los me­dios. El Te­le­no­tí­cies de TV3 emi­tía des­de la is­la. Lle­ga­ban nue­vos men­sa­jes. De­cían: no sa­bía que era tan gra­ve. Tan­to, que te mar­ca de por vi­da. El 1989 siem­pre ha­bía si­do el año de las inun­da­cio­nes. Aho­ra lo se­rá el 2018. Y den­tro de tres dé­ca­das nos pre­gun­ta­re­mos có­mo pue­de ser que aún cons­tru­ya­mos en zo­nas inun­da­bles.

Las ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les ge­ne­ran po­ca em­pa­tía cuan­do to­can lu­ga­res que no co­no­ces

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.