Abu­so y lí­mi­tes de lo sim­bó­li­co

La Vanguardia - - OPINIÓN - Llàt­zer Moix

Quim To­rra ha par­ti­ci­pa­do es­te año en el Aplec del Car­gol de Llei­da, en la Pa­tum de Ber­ga y en la Fi­ra de la Gam­ba de Pa­la­mós. Quim To­rra ha glo­sa­do en pú­bli­co las vir­tu­des de la ra­ta­fía, abra­za­do a una enor­me ga­rra­fa de es­te li­cor. Quim To­rra fue a Was­hing­ton pa­ra… par­ti­ci­par en un fes­ti­val fol­kló­ri­co. Quim To­rra pre­si­dió al­bo­ro­za­do, el pa­sa­do do­min­go, la jor­na­da cas­te­lle­ra de Ta­rra­go­na. A me­nu­do, Quim To­rra ha pre­fe­ri­do asis­tir a ac­tos re­la­cio­na­dos con la cul­tu­ra po­pu­lar que a otros de cor­te ins­ti­tu­cio­nal, im­pru­den­te­men­te con­vo­ca­dos a la mis­ma ho­ra. Es di­fí­cil, pe­ro no im­po­si­ble, que vuel­va a ha­ber en Ca­ta­lun­ya un pre­si­den­te tan de­vo­to de las tra­di­cio­nes co­mo To­rra. De las tra­di­cio­nes y, en par­ti­cu­lar, de su com­po­nen­te sim­bó­li­co. De di­cho com­po­nen­te sim­bó­li­co y, so­bre to­do, de su ca­pa­ci­dad pa­ra ali­men­tar un mar­co na­cio­nal idea­li­za­do, a fal­ta de uno real y de pleno de­re­cho.

Un sím­bo­lo es, en úl­ti­ma ins­tan­cia, aque­llo que re­pre­sen­ta grá­fi­ca y es­que­má­ti­ca­men­te una idea. Una a ma­yús­cu­la ins­cri­ta en un círcu­lo sim­bo­li­za el anar­quis­mo. Una cruz ga­ma­da, el na­zis­mo. La sen­ye­ra sim­bo­li­za y re­pre­sen­ta a to­dos los ca­ta­la­nes. La es­te­la­da, a los que sue­ñan con la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lun­ya. Un la­zo ama­ri­llo, a quie­nes exi­gen la li­ber­tad de los po­lí­ti­cos pre­sos tras vul­ne­rar, ha­ce más de un año, la Cons­ti­tu­ción y el Es­ta­tut. Un emo­ji sin­te­ti­za un es­ta­do de áni­mo.

La ex­hi­bi­ción de es­tos sím­bo­los tie­ne por ob­je­to ma­ni­fes­tar una opi­nión. Su pro­fu­sión pre­ten­de ex­ten­der­la. Y su cul­ti­vo te­naz, in­dis­cri­mi­na­do, in­va­si­vo e in­som­ne tra­ta de im­po­ner­la me­dian­te la co­lo­ni­za­ción del es­pa­cio pú­bli­co. Aho­ra bien, sea cual sea su gra­do de di­fu­sión, lo sim­bó­li­co si­gue sien­do reo de su na­tu­ra­le­za. Y, en oca­sio­nes, es só­lo un re­me­do de la reali­dad, a la que de he­cho no lo­gra re­em­pla­zar.

La pug­na en­tre sim­bo­lis­mo y reali­dad es una cons­tan­te de la po­lí­ti­ca ca­ta­la­na des­de que se ini­ció el pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta, allá por el 2012. Es­te pro­ce­so arran­có so­bre una ba­se elec­to­ral apre­cia­ble, pe­ro in­su­fi­cien­te, que obli­gó a sus pro­mo­to­res a mul­ti­pli­car las pro­me­sas y las pan­car­tas, los ges­tos y las es­ce­no­gra­fías, con tal de apa­ren­tar más fuer­za de la que te­nían. Ha­bía en esa es­tra­te­gia otros dos ob­je­ti­vos, en po­si­ción pes­ca­di­lla que se muer­de la co­la. Uno era po­ten­ciar en los me­dios afi­nes la pre­sen­cia de sus an­he­los. Otro, per­pe­tuar la ilu­sio­na­da mo­vi­li­za­ción de la mi­li­tan­cia, aca­so su ma­yor ac­ti­vo. Uno y otro se han ido re­tro­ali­men­tan­do. Así se ha pla­nea­do no só­lo con el pro­pó­si­to de re­pre­sen­tar co­mo ya ca­si real lo que por aho­ra no lo es (la inal­can­za­da in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lun­ya), sino tam­bién con el de for­ta­le­cer un ima­gi­na­rio sus­ti­tu­ti­vo de lo au­tén­ti­ca­men­te real (por ejem­plo, la di­ver­si­dad ideo­ló­gi­ca de los ca­ta­la­nes, la con­vi­ven­cia his­tó­ri­ca de Ca­ta­lun­ya y Es­pa­ña y la vi­gen­cia de un or­de­na­mien­to le­gal que pe­na­li­za se­ve­ra­men­te las po­lí­ti­cas rup­tu­ris­tas uni­la­te­ra­les).

A to­dos nos gus­ta so­ñar. Y, al tiem­po, a to­dos nos con­vie­ne es­tar con los pies fir­mes en la reali­dad. Freud des­cri­bió en su día el prin­ci­pio de la reali­dad, con­fron­tán­do­lo y an­te­po­nién­do­lo al prin­ci­pio del pla­cer, que pa­ra la oca­sión po­dría­mos equi­pa­rar al del de­seo o in­clu­so al del sue­ño. El prin­ci­pio de la reali­dad –hoy al­gu­nos lo lla­ma­rían in­te­li­gen­cia emo­cio­nal– nos in­di­ca que es arries­ga­do per­se­guir el pla­cer de ma­ne­ra im­pul­si­va, que es me­jor asu­mir los con­di­cio­nan­tes de la reali­dad, por an­ti­pá­ti­cos que sean. El prin­ci­pio de la reali­dad no re­cha­za el pla­cer ni el de­seo ni el sue­ño. Sim­ple­men­te aler­ta so­bre las con­se­cuen­cias de su bús­que­da ur­gen­te. Y no só­lo es fru­to de la trai­ción, la co­bar­día u otras cau­sas in­no­bles: tam­bién se ri­ge por el prag­ma­tis­mo que bus­ca re­sul­ta­dos sa­tis­fac­to­rios, aun­que no sean in­me­dia­tos.

No hay que ir muy le­jos, en el es­pa­cio ni en el tiem­po, pa­ra com­pro­bar las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas que aca­rrea a unos y a otros abu­sar de lo sim­bó­li­co en de­tri­men­to de lo real o, lle­ga­do el ca­so, de pres­cin­dir del prin­ci­pio de reali­dad. Lo vi­mos ya el año pa­sa­do en las acia­gas jor­na­das par­la­men­ta­rias de sep­tiem­bre que ahon­da­ron la di­vi­sión de la so­cie­dad ca­ta­la­na. Lo he­mos

El sue­ño no tie­ne lí­mi­tes, pe­ro la reali­dad, sí: quien la ig­no­ra aca­ba to­pan­do con ellos y le­sio­nán­do­se

vuel­to a ver es­ta se­ma­na con la frac­tu­ra del blo­que in­de­pen­den­tis­ta que ha pro­pi­cia­do la pér­di­da de su ma­yo­ría ab­so­lu­ta. ¿A quién se le ocu­rre echar por la bor­da cua­tro es­ca­ños, co­mo han he­cho los dipu­tados sus­pen­di­dos del PDECat? Pues a quie­nes va­lo­ran más el com­po­nen­te sim­bó­li­co de sus ges­tos –en es­te ca­so, la su­pues­ta dig­ni­dad de sus au­to­res al no acep­tar el cri­te­rio ju­di­cial o el de los le­tra­dos del Par­la­ment– que la reali­dad –per­der la ma­yo­ría ab­so­lu­ta y de­bi­li­tar al in­de­pen­den­tis­mo–. La reali­dad tie­ne lí­mi­tes. El sue­ño, no. Quien la me­nos­pre­cia cho­ca con ellos. Y aca­ba le­sio­nan­do a los de­más y, lue­go, au­to­le­sio­nán­do­se.

MERCÈ GILI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.