El Dios de Ta­ma­mes

La Vanguardia - - OPINIÓN - Nor­bert Bil­beny

Si vi­vie­ra Jo­sep Pla y Ta­ma­mes fue­ra ca­ta­lán, qui­zás aquel le hu­bie­ra de­di­ca­do uno de sus Ho­me­nots .O Mi­guel De­li­bes hu­bie­se es­cri­to la no­ve­la El pro­fe­sor. Aca­ba­mos de leer su úl­ti­mo li­bro, Bus­can­do a Dios en el uni­ver­so, y se re­con­fir­ma la im­pre­sión de que Ra­món Ta­ma­mes, na­ci­do en Ma­drid en 1933, es, ade­más de un sa­bio, una ra­ra avis, si es que no son lo mis­mo. En cier­ta en­tre­vis­ta ter­mi­na di­cien­do: “Veo el tu­ris­mo es­pa­cial con en­vi­dia. ¿A quién no le gus­ta­ría ir a la Lu­na?”. Una vi­sión, un sen­ti­mien­to, un de­seo: vo­lar al­to. Ver la Tie­rra co­mo una man­za­na azul en el es­pa­cio, y pre­sen­tir, co­mo con­fie­sa en su li­bro, que en­tre los pa­si­llos del cos­mos cru­za Dios. “Lo in­tuí”, di­ce.

El signo de Ta­ma­mes es el ai­re. Lo cual sor­pren­de en al­guien que, co­mo eco­no­mis­ta (el más leí­do de Es­pa­ña), tie­ne la mar­ca de la tie­rra, y co­mo po­lí­ti­co que fue –por ejem­plo, en la di­rec­ción del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Es­pa­ña– ha co­no­ci­do de cer­ca el fue­go (y la cár­cel, por de­mó­cra­ta). Ta­ma­mes es­tá aho­ra en la pri­me­ra lí­nea del eco­lo­gis­mo y del ideal in­ter­na­cio­na­lis­ta, ha­bien­do si­do crí­ti­co tan­to con Az­nar co­mo con Ra­joy.

El li­bro quie­re ser “una cos­mo­vi­sión so­bre el sen­ti­do de la vi­da”. Re­co­ge las prin­ci­pa­les teo­rías so­bre el uni­ver­so; re­cuer­da las cla­ves so­bre el ori­gen de la vi­da; des­ta­ca el pa­pel pri­vi­le­gia­do del ser hu­mano, y se pre­gun­ta, sin re­tó­ri­ca ni mo­ra­li­na, so­bre el “sen­ti­do de la vi­da”. Oí­mos de­cir al fi­ló­so­fo Ja­vier Go­má que la hu­ma­ni­dad no se ha­cía an­tes es­ta pre­gun­ta: da­ba por des­con­ta­do que la in­mor­ta­li­dad del al­ma, y con suer­te el Cie­lo, ha­cen bal­dío pre­gun­tar­se si la vi­da “en car­ne mor­tal” tie­ne sen­ti­do.

Tras pen­sar en el li­bro y su au­tor, ese sen­ti­do de la vi­da no só­lo pa­re­ce aso­cia­do a la cues­tión de Dios. En Ta­ma­mes di­ría que es­tá a su vez en la lu­cha por el co­no­ci­mien­to .El desafío de Adán y Eva fue co­no­cer, co­mo el de Pro­me­teo. Re­ta­ron a Dios. Pe­ro el mis­mo co­no­ci­mien­to nos acer­ca tam­bién a Dios, pen­sa­ron Aris­tó­te­les, Spi­no­za, Eins­tein. Co­no­cer, co­no­cer que co­no­ce­mos (nóe­sis noé­seos), y lu­char por co­no­cer (la lu­cha, ideal de fe­li­ci­dad pa­ra Karl Marx), ha­ce a lo hu­mano ro­zar con lo di­vino y go­zar de una fe­li­ci­dad su­pe­rior. De mo­do que si Dios fue­ra só­lo una crea­ción del hom­bre, “in­clu­so en es­ta teo­ría –sos­tie­ne Ta­ma­mes– yo di­ría que se­ría la me­jor in­ven­ción”. Lu­char por co­no­cer pue­de ser un mo­do de cru­zar­se con Dios, aun­que sea de le­jos, en los vas­tos in­fi­ni­tos del áto­mo, de la men­te y del uni­ver­so. Y eso ha­ce con­ten­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.