Por qué Trump aún pue­de ga­nar

El pre­si­den­te po­dría vol­ver a im­po­ner­se in­clu­so per­dien­do el vo­to po­pu­lar por cua­tro pun­tos; la ca­rre­ra no es­tá de­ci­di­da

La Vanguardia - - INTERNACIO­NAL - GEM­MA SAU­RA Bar­ce­lo­na

Hi­llary Clin­ton se­rá la pró­xi­ma pre­si­den­ta de Es­ta­dos Uni­dos. ¿Cuán­tas ve­ces se di­jo, en oto­ño del 2016, que la ca­rre­ra a la Ca­sa Blan­ca es­ta­ba de­ci­di­da? La in­con­ce­bi­ble vic­to­ria de Do­nald Trump des­en­ca­jó a en­cues­ta­do­res, pe­rio­dis­tas y ana­lis­tas po­lí­ti­cos, in­clu­so a los ase­so­res del pro­pio Trump.

Cua­tro años más tar­de, los son­deos vuel­ven a apos­tar con­tra el re­pu­bli­cano, mien­tras él cla­ma dé­jà

vu. ¿Pue­de re­pe­tir­se la his­to­ria? Si se equi­vo­ca­ron en­ton­ces, ¿por qué no de­be­rían ha­cer­lo de nue­vo, co­mo ase­gu­ra Trump?

En de­fen­sa de las en­cues­tas, hay que de­cir que en el 2016 cla­va­ron el vo­to po­pu­lar. El día an­tes de las elec­cio­nes, le da­ban a Clin­ton una ven­ta­ja de 3,2 pun­tos. Ga­nó por 2,1.

El “fra­ca­so his­tó­ri­co”, en pa­la­bras de Court­ney Ken­nedy, di­rec­to­ra de in­ves­ti­ga­ción de en­cues­tas en Pew Re­search Cen­ter, fue en los son­deos es­ta­ta­les. Son los que im­por­tan en las pre­si­den­cia­les. Trump per­dió el vo­to po­pu­lar pe­ro se im­pu­so en el co­le­gio elec­to­ral.

Fue­ron unas elec­cio­nes en­de­mo­nia­das: dos can­di­da­tos his­tó­ri­ca­men­te im­po­pu­la­res, un ga­na­dor dis­tin­to en el vo­to po­pu­lar y en el co­le­gio elec­to­ral (so­lo ha ocu­rri­do en cin­co de las 58 pre­si­den­cia­les de la his­to­ria) o que Trump se lle­va­se tres es­ta­dos (Pen­sil­va­nia, Mi­chi­gan y Wis­con­sin, con sus 46 vo­tos elec­to­ra­les) por me­nos de un pun­to.

Es­tas pre­si­den­cia­les pa­re­cen más fá­ci­les para los pro­nós­ti­cos. Hay me­nos in­de­ci­sos. En el 2016, un ré­cord de vo­tan­tes (más del 6%, el doble que en el 2012) lle­gó al día de las elec­cio­nes sin sa­ber por quién vo­tar, y un nú­me­ro des­pro­por­cio­na­do de ellos se de­ci­dió en el úl­ti­mo mo­men­to por Trump. Es­te año, a dos me­ses de la ci­ta ya so­lo que­da­ba po­co más del 1% in­de­ci­so.

Tam­bién se han co­rre­gi­do erro­res. Los son­deos han in­tro­du­ci­do ajus­tes para que la mues­tra de ca­da es­ta­do sea re­pre­sen­ta­ti­va en tér­mi­nos de educación, un in­di­ca­dor que se re­ve­ló de­ter­mi­nan­te ha­ce cua­tro años, se­ña­la Ken­nedy, que li­de­ró el co­mi­té de ex­per­tos que exa­mi­nó los erro­res co­me­ti­dos. Los vo­tan­tes con es­tu­dios su­pe­rio­res es­ta­ban so­bre­rre­pre­sen­ta­dos, lo que hin­cha­ba fic­ti­cia­men­te el mar­gen de Clin­ton.

“En EE.UU. no te­nías que preo­cu­par­te si en la mues­tra te­nías de­ma­sia­dos blan­cos con es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios o sin, vo­ta­ban igual. Pe­ro en el 2016 hu­bo una rup­tu­ra enor­me. Los blan­cos no uni­ver­si­ta­rios vo­ta­ron abru­ma­do­ra­men­te por Trump, mien­tras los uni­ver­si­ta­rios vo­ta­ron li­ge­ra­men­te por Clin­ton”, ex­pli­ca Sean Tren­de, ana­lis­ta elec­to­ral sé­nior en el por­tal Real Clear Po­li­tics (RCP). Se pro­du­jo con es­pe­cial in­ten­si­dad en los es­ta­dos bi­sa­gra (os­ci­lan de un par­ti­do al otro) del Me­dio Oes­te, que los son­deos pin­ta­ron de azul de­mó­cra­ta pe­ro aca­ba­ron in­cli­nán­do­se por Trump.

Ken­nedy, muy crí­ti­ca con la ex­plo­sión de son­deos en los úl­ti­mos años y su ca­li­dad, ad­vier­te que mu­chos en­cues­ta­do­res han co­rre­gi­do el ses­go de la educación, pe­ro no to­dos, y que de to­das for­mas no es una so­lu­ción má­gi­ca.

Tam­bién Tren­de es es­cép­ti­co: en las elec­cio­nes de me­dio man­da­to del 2018 los son­deos co­rre­gi­dos fa­lla­ron de nue­vo, al pre­de­cir go­ber­na­do­res de­mó­cra­tas en Ohio, Flo­ri­da, Io­wa, o se­na­do­res de­mó­cra­tas en Mi­su­ri, Flo­ri­da e In­dia­na. “Me preo­cu­pa que qui­zá al­go se nos es­té es­ca­pan­do”, me­di­ta. Su hi­pó­te­sis es que no se tra­ta so­lo del ni­vel edu­ca­ti­vo, sino tam­bién del lu­gar dón­de vi­ven los vo­tan­tes: zo­nas ur­ba­nas y sub­ur­ba­nas fren­te al mun­do ru­ral. “Si in­clu­yes más blan­cos sin es­tu­dios pe­ro son es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios o ca­ma­re­ros, no has re­suel­to el pro­ble­ma, lo que necesitas es in­cluir a cam­pe­si­nos”, re­fle­xio­na.

“Hay más ra­zo­nes para ser op­ti­mis­ta so­bre los son­deos pe­ro aún hay mu­chas para ser cau­te­lo­so. Na­die de­be­ría mi­rar­los y con­cluir que la ca­rre­ra ha aca­ba­do”, opi­na Ken­nedy. Un vuel­co fi­nal es me­nos pro­ba­ble que en el 2016 pe­ro nun­ca pue­de des­car­tar­se, ad­vier­te.

La ex­per­ta ve en la par­ti­ci­pa­ción un ele­men­to de in­cer­te­za. Pre­de­cir quién irá a vo­tar, al­go que en el 2016 fue de­ci­si­vo, es siem­pre un de­sa­fío. Es­te año, con la pan­de­mia y un ré­cord de vo­to an­ti­ci­pa­do por co­rreo, aún más. En­tre otras co­sas, por la ca­pa­ci­dad de los vo­tan­tes no­va­tos de emi­tir vo­tos vá­li­dos o de los es­ta­dos de pro­ce­sar­los.

Bi­den lo tie­ne me­jor que Clin­ton, pe­ro las es­tre­llas pue­den vol­ver a ali­near­se con Trump, ad­vier­te Tren­de. En la me­dia de en­cues­tas de RCP, el de­mó­cra­ta li­de­ra en 8,9 pun­tos a ni­vel na­cio­nal, fren­te a los 5,5 de Clin­ton a es­tas al­tu­ras. “La pre­gun­ta es si ocu­rri­rá co­mo en el 2016, cuan­do el mar­gen se es­tre­chó en el úl­ti­mo tra­mo. Bi­den lo­gró una ven­ta­ja de 10 pun­tos en ve­rano con nues­tra se­gun­da ola de Co­vid-19 y las pro­tes­tas del Black Li­ves Mat­ter, lue­go ba­jó. Aho­ra, con el con­ta­gio de Trump, ha vuel­to a cre­cer”.

Su cálcu­lo es que el pre­si­den­te po­dría ga­nar el co­le­gio elec­to­ral in­clu­so per­dien­do por 4 pun­tos el vo­to po­pu­lar. Es un mar­gen no vis­to des­de 1876. Eso sí, Trump se­ría el pri­mer pre­si­den­te en ser ele­gi­do dos ve­ces sin ga­nar el vo­to po­pu­lar.

Hay que me­dir tam­bién si la ven­ta­ja de Bi­den en los es­ta­dos cla­ve es lo bas­tan­te am­plia co­mo para ga­ran­ti­zar­le la vic­to­ria si los son­deos vol­vie­ran a equi­vo­car­se tan­to co­mo en el 2016. Tren­de tam­po­co lo tie­ne cla­ro: “Las en­cues­tas le dan una ven­ta­ja muy pa­re­ci­da a la que te­nía Clin­ton a es­tas al­tu­ras. Es in­quie­tan­te lo pa­re­ci­do que es”.

Una lección de ha­ce cua­tro años es que no hay que con­fiar­se. “En las úl­ti­mas se­ma­nas se de­ja­ron de ha­cer son­deos en es­ta­dos co­mo Mi­chi­gan o Wis­con­sin, por­que la gen­te asu­mió que Clin­ton lo te­nía ga­na­do. No pu­die­ron iden­ti­fi­car el es­tre­cha­mien­to del úl­ti­mo mo­men­to que ocu­rrió”, di­ce Tren­de.

Apun­ta un ter­cer ele­men­to que le in­quie­ta: la apro­ba­ción de la ges­tión de Trump. “Es uno de los mis­te­rios de es­ta elec­ción: aho­ra mis­mo, in­clu­so con to­do lo que es­tá ocu­rrien­do, es del 45%. Tí­pi­ca­men­te los pre­si­den­tes lo­gran en las elec­cio­nes su ta­sa de apro­ba­ción más un pun­to, así que Trump de­be­ría es­tar en el 46% en los son­deos. Tie­ne el 42%. Así que hay una par­te con­si­de­ra­ble de vo­tan­tes que di­cen que aprue­ban su tra­ba­jo pe­ro que no le vo­ta­rán. Qui­zá sea gen­te que en el mo­men­to de vo­tar se acuer­de que, en reali­dad, le gus­ta lo que ha­ce”.

Hay me­nos in­de­ci­sos y aho­ra los son­deos tie­nen en cuen­ta la educación, pe­ro los ex­per­tos pi­den cau­te­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.