Va­lo­rar y ayu­dar a los mi­sio­ne­ros

La Vanguardia - - SOCIEDAD - Joan-en­ric Vi­ves J.-E. VI­VES, ar­zo­bis­po de Ur­gell

Cuan­do ha­ce po­cos me­ses de la pér­di­da del mi­sio­ne­ro ca­ta­lán que ha de­ja­do más hue­lla en los úl­ti­mos tiem­pos, el obis­po cla­re­tiano de Saô Fe­lix do Ara­guaia, Pe­re Ca­sal­dà­li­ga, fiel dis­cí­pu­lo de San An­to­nio M. Cla­ret, lle­ga es­te do­min­go la Jor­na­da del Domund, que nos in­vi­ta a re­fle­xio­nar, in­ter­ce­der y re­no­var nues­tro in­te­rés por los mi­sio­ne­ros de la Igle­sia, de­rra­ma­dos por to­do el mun­do, y tam­bién por nues­tra co­mu­nión con la vi­da, los pro­yec­tos y la dig­ni­dad de las Igle­sias jó­ve­nes, ofi­cial­men­te de­no­mi­na­das “te­rri­to­rios de mi­sión”. El obis­po Pe­re Ca­sal­dà­li­ga arrai­gó en Bra­sil e hi­zo su­yas las cau­sas de aque­llos a quie­nes ser­vía co­mo pas­tor mi­sio­ne­ro, en­car­nan­do el sen­ti­do mi­sio­ne­ro y lu­cha­dor de la Igle­sia de­fen­so­ra de los po­bres y los hu­mil­des. Con los otros gran­des mi­sio­ne­ros que nues­tras tie­rras han da­do a la Igle­sia y en el mun­do, hoy lo re­cor­da­mos a él con ac­ción de gra­cias, sa­bien­do que “re­cor­dar” es vol­ver a pa­sar de nue­vo por el co­ra­zón. Tam­bién mu­chos otros mi­sio­ne­ros co­mo él es­tán com­par­tien­do los do­nes de la fe y del ser­vi­cio li­be­ra­dor que Dios les ha da­do y quie­ren que to­dos pue­dan co­no­cer a Cris­to para po­der amar­lo y se­guir. ¿Có­mo lo po­drían ha­cer sin que na­die les ha­bla­ra, ni na­die fue­ra en­via­do? (cf. Ro­ma­nos 10).

Cuán­to de bien y de amor que se de­rra­ma en el mun­do a tra­vés de los mi­sio­ne­ros. Son per­so­nas bien reales, pre­sen­tes en los rin­co­nes y pe­ri­fe­rias más in­sos­pe­cha­das, por más que a me­nu­do que­dan ocul­tas en nues­tros ojos mio­pes y su­per­fi­cia­les del mun­do ri­co y su­fi­cien­te en que vi­vi­mos. Y son un gran te­so­ro para la co­mu­ni­dad cris­tia­na. Os in­vi­to a man­te­ner el in­te­rés por las mi­sio­nes y a se­guir sus­ci­tan­do en las pa­rro­quias, es­cue­las y co­mu­ni­da­des la con­cien­cia de la mi­sión ha­cia fue­ra, “ad gen­tes”, para reanu­dar con nue­vo im­pul­so la res­pon­sa­bi­li­dad de pro­cla­mar el Evan­ge­lio li­be­ra­dor y sal­va­dor que une a to­dos los bau­ti­za­dos. El pa­pa Fran­cis­co in­sis­te en ali­men­tar el ar­dor de la ac­ti­vi­dad evan­ge­li­za­do­ra de la Igle­sia, ya que te­ne­mos que vi­vir en es­ta­do per­ma­nen­te de mi­sión. Ha­ce un año ce­le­brá­ba­mos un “mes mi­sio­ne­ro” que es­ti­mu­ló el ím­pe­tu que el Es­pí­ri­tu San­to ha pues­to en el co­ra­zón de los cris­tia­nos. La mi­sión ha de­ja­do de ser –si es que al­gu­na vez lo fue– co­sa de unos po­cos y de un de­ter­mi­na­do mo­men­to. Aho­ra lo es de to­dos los cris­tia­nos y en to­do mo­men­to.

Por más que la pan­de­mia ha­ya he­ri­do y deses­truc­tu­ra­do mu­chas co­sas, por más que las ne­ce­si­da­des ma­te­ria­les y hu­ma­nas abun­den en­tre no­so­tros, no po­de­mos de­jar de ro­gar, amar y ayu­dar ma­te­rial­men­te a las igle­sias jó­ve­nes y a los mi­sio­ne­ros que, de­ján­do­lo to­do, se han mar­cha­do a anun­ciar el Evan­ge­lio. Son nues­tros her­ma­nos y es­ta­mos obli­ga­dos a no ol­vi­dar­los y a coope­rar al sos­tén de la obra mi­sio­ne­ra tan ex­ce­len­te que lle­van a ca­bo. El pa­pa Fran­cis­co nos re­cuer­da que “la mi­sión, la Igle­sia en sa­li­da, no es un pro­gra­ma, una in­ten­ción que se con­si­gue me­dian­te un es­fuer­zo de vo­lun­tad. Es Cris­to que sa­ca la Igle­sia de sí mis­ma (...) To­dos tie­nen una dig­ni­dad hu­ma­na fun­da­da en el lla­ma­mien­to di­vino a ser hi­jos de Dios, para con­ver­tir­se, por me­dio del sa­cra­men­to del bau­tis­mo y por la li­ber­tad de la fe, en lo que son des­de siem­pre en el co­ra­zón de Dios.” Él si­gue bus­can­do a quién en­viar al mun­do y a ca­da pue­blo, para tes­ti­mo­niar su amor, su sal­va­ción del pe­ca­do y de la muer­te, su liberación del mal. Y si no es mar­chan­do a paí­ses y cul­tu­ras le­ja­nas, te­ne­mos que vi­vir es­te en­vío en­tre los que nos ro­dean, por­que la mi­sión siem­pre es­tá cer­ca.

No po­de­mos de­jar de ro­gar, amar y ayu­dar a las igle­sias jó­ve­nes y los mi­sio­ne­ros que anun­cian el Evan­ge­lio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.