«To­dos nos pro­me­ten lo mis­mo»

Re­si­den­tes en el ba­rrio la­men­tan que ca­da nue­vo go­bierno anun­cie una pea­to­na­li­za­ción que nun­ca llega

La Voz de Galicia (A Coruña) - A Coruña local - - A CORUÑA - MI­LA MÉN­DEZ

Dos au­to­ras de gus­to y opi­nio­nes tan dis­pa­res coin­ci­die­ron a la ho­ra de fi­jar re­si­den­cia en A Co­ru­ña. Ro­sa­lía de Cas­tro y Emi­lia Pardo Bazán fue­ron ve­ci­nas del ba­rrio por cu­yas ca­lles los re­si­den­tes se las arre­glan hoy pa­ra sor­tear ba­ches, char­cos y tam­bién co­ches. «Es una por­que­ría, es­tá muy des­cui­da­da y por en­ci­ma tie­nes que te­ner cui­da­do de que no te atro­pe­llen al an­dar», le­van­ta la voz Maca, mien­tras se apu­ra pa­ra ir a re­co­ger a los nie­tos al co­le­gio. In­sis­te pa­ra que nos pa­se­mos por la ca­lle Cor­ta­du­ría: «Tie­ne ca­si to­das las lo­sas le­van­ta­das». Cris­ti­na Fer­nán­dez, que lle­va vi­vien­do en la Ciu­dad Vie­ja 35 años, apro­ve­cha una tre­gua de los cie­los pa­ra sa­car a los pe­rros: «Es muy tris­te que ven­gan los turistas, les en­can­te A Co­ru­ña, pe­ro se la­men­ten de có­mo es­tá el cas­co an­ti­guo. Fui a Ou­ren­se, es­tá im­pe­ca­ble. Pon­te­ve­dra es el te­so­ro del rey. Y es­to, con lo bo­ni­to que es, es­tá así».

Eduar­do Pi­ñei­ro tie­ne un ul­tra­ma­ri­nos en la ca­lle San­tia­go, jus­to al la­do de la que se cree es la igle­sia más an­ti­gua de la ciu­dad. «A si­tua­ción é pe­no­sa —la­men­ta—. A lim­pe­za, as rúas. Non se po­den apar­car os co­ches». Otra co­mer­cian­te, Mó­ni­ca Mén­dez, apun­ta en es­ta mis­ma lí­nea. Tie­ne una car­ni­ce­ría en la ca­lle Da­mas: «Es muy di­fí­cil que ven­gan clien­tes si no son del ba­rrio y tie­nen la tar­je­ta pa­ra po­der apar­car. Has­ta no­so­tros, que te­ne­mos un ne­go­cio, no po­de­mos». Jo­sé Luis se mu­dó aquí ha­ce 15 años, «era la par­te de la ciu­dad que más me gus­ta­ba». A pe­sar de to­do, lo si­gue sien­do. «Es bas­tan­te me­jo­ra­ble. La pea­to­na­li­za­ción es bá­si­ca, en Pon­te­ve­dra se ha de­mos­tra­do que fun­cio­na. Tam­bién con­tar con pla­zas pa­ra apar­car».

Él pro­po­ne una al­ter­na­ti­va pa­ra la fal­ta de pla­zas gra­tui­tas: «To­dos los te­rre­nos mi­li­ta­res se­rían un lu­gar per­fec­to». Cris­ti­na, in­sis­te: «El vehícu­lo es esen­cial pa- ra tra­ba­jar. Co­mo la ves­ti­men­ta». Fé­lix, ya ju­bi­la­do, es de los que lle­van aquí to­da la vi­da: «Es­to es un pu­ro char­co». En al­gu­nos hue­cos de la ca­lle por la que pa­sa en­tra un pie has­ta el to­bi­llo. Cris­ti­na, que vi­ve en la ca­lle Si­na­go­ga, aña­de: «El Ayun­ta­mien­to se es­tá preo­cu­pan­do y quie­re pea­to­na­li­zar la Ciu­dad Vie­ja. Lo que ocu­rre es que, des­de que vi­vo aquí, to­dos los go­bier­nos lo­ca­les pro­me­ten que van a ha­cer al­go, pe­ro, al fi­nal, to­do si­gue igual».

Che­lo es ar­qui­tec­ta. Su­per­vi­sa los re­to­ques de un in­mue­ble que no se ha li­bra­do de las pin­ta­das: «La Ciu­dad Vie­ja es­tá pen­dien­te de reha­bi­li­ta­ción. Le veo mu­chas po­si­bi­li­da­des co­mo zo­na re­si­den­cial. De­be­ría pro­te­ger­se el uso de vi­vien­da en plan­ta ba­ja». So­bre las le­yes de pa­tri­mo­nio, di­ce: «No son tra­bas, son con­tro­les ló­gi­cos». Cui­dar ca­da cam­bio es pa­ra ella el ca­mino pa­ra que lo vie­jo, la esen­cia, no se pier­da.

«Es tris­te que ven­gan los turistas, les en­can­te A Co­ru­ña, pe­ro se la­men­ten de có­mo es­tá es­to»

Cris­ti­na Fer­nán­dez

Ve­ci­na de la Ciu­dad Vie­ja

FOTOS: E. PÉ­REZ

Eduar­do y Mó­ni­ca es­tán al fren­te de dos pe­que­ños ne­go­cios en la Ciu­dad Vie­ja. «Si no eres re­si­den­te, es im­po­si­ble ve­nir», di­cen.

Che­lo es ar­qui­tec­ta. Cris­ti­na y Jo­sé Luis, ve­ci­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.