Ciu­dad Vie­ja: ce­rra­mos el fin de se­ma­na

Pun­tos de in­te­rés cul­tu­ral re­ci­ben a los vi­si­tan­tes con la per­sia­na ba­ja­da fue­ra del ho­ra­rio la­bo­ral

La Voz de Galicia (A Coruña) - A Coruña local - - PORTADA - MI­LA MÉN­DEZ

Dos mu­je­res ca­mi­nan por la pla­zue­la de la Co­le­gia­ta cuan­do las pa­ra un jo­ven con acen­to ita­liano. «¿La igle­sia cuán­do abre?», les pre­gun­ta. En su guía no apa­re­cen los ho­ra­rios. Las ve­ci­nas no sa­ben qué res­pon­der. «Hay mi­sa a las diez», co­men­ta una. «Pa­rez­co un guar­dia de trá­fi­co con los tu­ris­tas», re­pro­cha la otra. El chi­co en­co­ge los hom­bros y si­gue su ru­ta. Es me­dio­día del sá­ba­do y se va sin co­no­cer el in­te­rior del tem­plo de fi­na­les del si­glo XIII y em­ble­ma tu­rís­ti­co de la ciu­dad. «Es digno de ver, con el al­tar de pla­ta. Se tie­ne que con­for­mar con ha­cer­le una fo­to al cru­cei­ro», ob­ser­van las ami­gas.

De­trás de la igle­sia, el lo­cal de la aso­cia­ción Ami­gos dos Mu­seos de Ga­li­cia sí tie­ne sus puer­tas abier­tas. A su pre­si­den­te, Fe­li­pe Se­nén, no le ex­tra­ña la anéc­do­ta que aca­ba de pro­du­cir­se. «Os ho­ra­rios te­ñen que es­tar en fun­ción do ocio da xen­te», afir­ma ro­tun­do el ar­queó­lo­go. El que fue di­rec­tor del Mu­seo Ar­queo­ló­xi­co en­tre los años 1975 y 1997, y des­pués téc­ni­co en ges­tión cul­tu­ral de la Depu­tación, dis­pa­ra en to­das las di­rec­cio­nes. A to­das las Ad­mi­nis­tra­cio­nes. «Or­ga­nis­mos de cul­tu­ra hai a ti­ra. Un­ha con­se­lle­ría, un­ha con­ce­lle­ría e ata un Con­se­llo da Cul­tu­ra. O que fal­ta é un­ha xes­tión pro­fe­sio­na­li­za­da», aña­de. Acu­de de for­ma al­truis­ta al ba­jo que su­ma 700 aso­cia­dos. Mu­chas ve­ces es la úni­ca re­fe­ren­cia pa­ra los vi­si­tan­tes que pa­sean por la zo­na mo­nu­men­tal. La Ciu­dad Vie­ja aco­ge un to­tal de seis mu­seos. Unos son de ti­tu­la­ri­dad mu­ni­ci­pal: la Ca­sa Mu­seo Ma­ría Pi­ta y el Ar­queo­ló­xi­co en el cas­ti­llo de San An­tón, que cum­ple 50 años.Hay uno ecle­siás­ti­co, el de Ar­te Sa­cro, es­tá el His­tó­ri­co Mi­li­tar, la Ca­sa Mu­seo Emi­lia Pardo Ba­zán, en el in­mue­ble de la Real Aca­de­mia Ga­le­ga, o el de la Fun­da­ción Luis Seoa­ne.

Es­te úl­ti­mo es el úni­co de los mu­seos que abre los domingos por la tar­de en ho­ra­rio de in­vierno. Al­gu­nos tie­nen ho­ra­rio re­du­ci­do los sábados, co­mo el de Ar­te Sa­cro, o no abren, co­mo la Ca­sa

Mu­seo Emi­lia Pardo Ba­zán, ce­rra­da tam­bién los vier­nes por la tar­de. «Que sen­ti­do ten pe­char es­tes días?», di­ce Se­nén, que re­co­no­ce que «pa­ra am­pliar ho­ra­rios pre­cí­san­se me­dios». La otra cues­tión que sur­ge tras es­ta que­ja es de más di­fí­cil res­pues­ta: ¿Ten­drían de­man­da?

Mu­chos ve­ci­nos pa­san de lar­go an­te es­tos re­cla­mos cul­tu­ra­les. En la zo­na es­tán tam­bién la igle­sia de San­tia­go, la Ca­sa de Rosalía de Cas­tro o el Ar­qui­vo do Reino de Ga­li­cia. «Es­ta­mos a ob­ser­var o re­co­ñe­ce­men­to dos mu­seos

fó­ra da ci­da­de. O víncu­lo tu­rís­ti­co á Ci­da­de Vella ou á fi­gu­ra de Pi­cas­so cha­ma es­pe­cial­men­te a aten­ción dos vi­si­tan­tes», in­for­ma Bea­triz Dol­dán, di­rec­to­ra de las Casas Mu­seo mu­ni­ci­pa­les. Di­ce que hay que «se­guir tra­ba­llan­do pa­ra vi­si­bi­li­zar a no­sa his­to­ria», pe­ro, más que ce­ñir­se a una po­lí­ti­ca de ho­ra­rios, Dol­dán es par­ti­da­ria de ex­pri­mir las po­si­bi­li­da­des de los es­pa­cios: «Os ho­ra­rios de­ben ir da man tan­to da ofer­ta da ins­ta­la­ción co­mo das ac­ti­vi­da­des que hai na con­tor­na. Fa­cé­mo­lo así, por exem­plo, na Ca­sa Mu­seo Ma­ría Pi­ta du­ran­te a Fei­ra das Ma­ra­bi­llas». El mu­seó­lo­go va un pa­só más allá: «A mu­seo­lo­xía é un­ha cien­cia que pon a pro­ba a ma­du­rez cul­tu­ral dun po­bo. Un mu­seo non é só abrir as por­tas dun edi­fi­cio. É fa­cer po­lí­ti­cas de aco­pio e in­ves­ti­ga­ción das pe­zas, de di­fu­sión ou de re­cep­ción de vi­si­tan­tes».

Pa­tri­mo­nio au­sen­te

Se­nén aler­ta so­bre los fon­dos: «Co­mo es­tán gar­da­das as pe­zas des­cu­ber­tas no cas­tro de El­vi­ña? Que foi das co­lec­cións da fá­bri­ca de Ta­ba­cos? E das do mu­seo de Unión Fe­no­sa? Al­guén le­va un in­ven­ta­rio das obras das clau­su­ras?». Tie­ne mo­ti­vos, sub­ra­ya, pa­ra preo­cu­par­se. «Hai un pa­tri­mo­nio que des­apa­re­ce por­que non hai un­ha po­lí­ti­ca mu­seís­ti­ca ga­le­ga se­ria. Nas Bár­ba­ras ha­bía un­ha pin­tu­ra fla­men­ca do sécu­lo XVI da que non se sa­be. Nas Ca­pu­chi­nas un San Fran­cis­co atri­buí­do a Zur­ba­rán, por non fa­lar do Ve­láz­quez que ven­deu un­ha fa­mi­lia da Ci­da­de Vella». Obras que son, re­cuer­da, el ci­mien­to de la his­to­ria de la ur­be.

«Fai fal­ta un­ha po­lí­ti­ca mu­seís­ti­ca se­ria» Fe­li­pe Se­nén Ami­gos dos Mu­seos de Ga­li­cia «Os ho­ra­rios de­ben ir da man da ofer­ta da ins­ta­la­ción» Bea­triz Dol­dán Di­rec­to­ra de las Casas Mu­seo

CÉSAR QUIAN

Pen­sar en las ho­ras de ocio. El mu­seó­lo­go Fe­li­pe Se­nén de­fien­de unos «ho­ra­rios más am­plios». Al­go que no es po­si­ble «con fal­ta de per­soal e de me­dios». A la iz­quier­da, en­tra­da del mu­seo Ma­ría Pi­ta. A la de­re­cha, el del Ar­te Sa­cro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.