A Co­ru­ña tie­ne un pro­ble­ma en un «no lu­gar» pri­vi­le­gia­do

La Voz de Galicia (A Coruña) - A Coruña local - - A CORUÑA - Fe­li­pe Cria­do Boa­do Pro­fe­sor de in­ves­ti­ga­ción del CSIC

ACo­ru­ña tie­ne un pro­ble­ma en El­vi­ña, pe­ro no es el cas­tro, aun­que es­te de­be­ría ha­ber ser­vi­do pa­ra so­lu­cio­nar­lo y por la ce­gue­ra de los úl­ti­mos quin­ce años, no ha si­do así. Me re­fie­ro a que El­vi­ña, la mis­ma El­vi­ña de uno de los cas­tros más im­por­tan­tes del no­roes­te ga­lle­go, la El­vi­ña des­de la que se con­tem­pla­ba la gran­dio­si­dad del gol­fo ár­ta­bro so­bre el te­lón del Atlán­ti­co en una es­ce­na do­mi­na­da por la to­rre de Hér­cu­les, la El­vi­ña de la ba­ta­lla, la El­vi­ña que lle­gó co­mo pai­sa­je ru­ral an­ti­guo has­ta hoy mis­mo en las puer­tas de la ciu­dad li­be­ral e ilus­tra­da, la El­vi­ña de la Co­ca-Co­la, la fá­bri­ca de ar­mas y la Es­cue­la de Ar­qui­tec­tu­ra, se ha con­ver­ti­do en un «no-lu­gar». Se ha di­la­pi­da­do un es­pa­cio for­mi­da­ble, llano, am­plio. Don­de se pu­do ha­cer una ex­pan­sión ur­ba­na pa­ra el si­glo XXI, se ha ge­ne­ra­do un des­pro­pó­si­to. No es ni ciu­dad ni ur­ba­ni­za­ción, ni cam­pus ni par­que, ni po­lí­gono in­dus­trial ni re­si­den­cial. Es to­do a la vez y no es na­da. La su­per­po­si­ción de vías de al­ta ca­pa­ci­dad en­cap­su­la el es­pa­cio ur­bano, frag­men­ta el es­pa­cio ru­ral an­ti­guo que aún que­da de la al­dea de Cas­tro, y ge­ne­ra un en­torno agre­si­vo. Es im­po­si­ble ir an­dan­do des­de el Co­li­seo a Cua­tro Ca­mi­nos, a pe­sar de ser dis­tan­cia de pa­seo. Tam­po­co es una ur­ba­ni­za­ción de ti­po yan­qui pen­sa­da pa­ra ir con co­che. Es un agu­je­ro ne­gro don­de los que no co­no­cen el si­tio se pier­den irre­mi­si­ble­men­te. To­do ese de­sor­den lo pu­do ha­ber or­de­na­do una ac­tua- ción ade­cua­da en el cas­tro y en su en­torno, que en cier- ta me­di­da es tan cas­tre­ño co­mo ex­pre­sión de una his- to­ria ru­ral cen­te­na­ria que las vi­ci­si­tu­des de la his­to­ria co­ru­ñe­sa del si­glo XX con­ser­va­ron has­ta hoy. Ese es­pa­cio pri­vi­le­gia­do, con sus va­lo­res ar­queo­ló­gi­cos y la me­mo­ria que in­ci­ta, pu­do ha­ber si­do una in­ter­fa­ce en­tre el ve­cin­da­rio de to­da la vi­da y el cam­pus, en­tre vi­vien­das y po­lí­gono in­dus­trial. Po­cas ciu­da­des dis­po­nen de tal can­ti­dad de sue­lo pú­bli­co en área ur­ba­na al­ber­gan­do ade­más un ya­ci­mien­to im­por­tan­te y bien con­ser­va­do. La po­ten­cia­li­dad del si­tio es in­men­sa y va más allá de la arqueología. Si se apli­ca­se la es­tra­te­gia ade­cua­da y una in­ver­sión sos­te­ni­ble.

Los tra­ba­jos rea­li­za­dos en la pa­sa­da dé­ca­da die­ron la es­pal­da a es­te plan más am­bi­cio­so. Se rom­pió la con­ti­nui­dad del cas­tro con su en­torno y con la ciu­dad ac­tual. En vez de ex­ca­var, por ejem­plo, la par­te de la mu­ra­lla que mi­ra a la ciu­dad pa­ra ga­nar una vis­ta que re­la­cio­na­se el cas­tro con A Co­ru­ña, se hi­zo lo con­tra­rio. Se ce­rró la ex­ca­va­ción. Se va­lló el te­rreno. Sin sus pro­pie­ta­rios de siem­pre, se aban­do­na­ron los cam­pos. La ma­le­za re­cre­ció evi­tan­do que la vis­ta pue­da com­pren­der las for­mas an­ti­guas que allí hay.

La in­ter­ven­ción que aca­ba de ter­mi­nar aho­ra hi­zo una la­bor for­mi­da­ble. Re­cu­pe­ró ar­qui­tec­tu­ras an­ti­guas, real­za su mo­nu­men­ta­li­dad, y apor­ta nue­vos co­no­ci­mien­tos pa­ra com­pren­der me­jor la sig­ni­fi­ca­ción de El­vi­ña. Pe­ro me­re­ce con­ti­nuar, con un plan­tea­mien­to des­de el Ayun­ta­mien­to y, más im­por­tan­te aún, des­de la ciu­da­da­nía que re­cu­pe­re am­bi­ción, que re­cu­pe­re tam­bién el víncu­lo de la ciu­dad con la El­vi­ña de to­da la vi­da uti­li­zan­do al cas­tro co­mo ci­mien­to. Vi­si­tan­do la ex­ca­va­ción, un ve­cino de Cas­tro me con­ta­ba que su co­mu­ni­dad ha so­bre­vi­vi­do a ocho ex­pro­pia­cio­nes en 70 años; la del cas­tro fue la pe­núl­ti­ma. Es­ta his­to­ria tam­bién hay que con­tar­la. Crea un hi­lo con­duc­tor en­tre la his­to­ria de la ciu­dad con la gen­te de allí. Hay que re­cu­pe­rar la vo­lun­tad de ha­cer pai­sa­je ur­bano re­cu­pe­ran­do el pai­sa­je an­ti­guo. El cas­tro de El­vi­ña tie­ne que ser un par­que abier­to a la li­bre cir­cu­la­ción de per­so­nas, con un edi­fi­cio pró­xi­mo que atrai­ga a vi­si­tan­tes e in­for­me a los que se sien­ten atraí­dos. La pró­xi­ma in­ter­ven­ción se ten­dría que cen­trar en la lim­pie­za de to­do el te­rreno y en su ade­cua­ción pa­ra ser­vir de es­pa­cio de pa­seo y dis­fru­te. Más allá de eso, la zo­na re­quie­re un plan de re­or­ga­ni­za­ción ur­gen­te, de hu­ma­ni­za­ción, en el que el cas­tro y el cam­pus de­be­rían desem­pe­ñar una fun­ción pri­vi­le­gia­da.

El li­bro del 2004 que pre­sen­ta­ba el plan di­rec­tor he­cho en el 2002 pa­ra el cas­tro se ti­tu­la­ba Pla­near el pa­sa­do. Eso es lo que hay que em­pe­zar a ha­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.