76 días de hui­da ha­cia de­lan­te

El con­cur­so no te­nía errores, pe­ro la ase­so­ría ju­rí­di­ca di­ce aho­ra que exis­ten «in­frac­cio­nes gra­ves y ma­ni­fies­tas»

La Voz de Galicia (A Coruña) - A Coruña local - - A CORUÑA - XOSÉ GA­GO

El 24 de ene­ro, La Voz pu­bli­có que el go­bierno lo­cal ha­bía com­pra­do, tras un con­cur­so pú­bli­co, dos in­mue­bles a un fir­man­te del ma­ni­fies­to de la Ma­rea. En los días si­guien­tes se su­po que ha­bía co­la­bo­ra­do en la for­ma­ción del par­ti­do, par­ti­ci­pa­do en jor­na­das con lí­de­res de Po­de­mos y las Mareas, y que tra­ba­ja des­de el 2015 co­mo con­sul­tor del go­bierno de la al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na, Ada Co­lau. El 2 de fe­bre­ro, La Voz pu­bli­có que uno de los dos in­mue­bles, por los que el Ayun­ta­mien­to ha­bía pa­ga­do 145.865 eu­ros a su afín, fi­gu­ra­ba en el re­gis­tro de la pro­pie­dad co­mo «lo­cal co­mer­cial», y en el ca­tas­tro co­mo «ofi­ci­nas»; pe­ro el con­cur­so mu­ni­ci­pal se ha­bía con­vo­ca­do pa­ra ad­qui­rir «vi­vien­das» y «edi­fi­cios» pa­ra uso so­cial. Sus ba­ses no ha­bla­ban en nin­guno de sus pun­tos de lo­ca­les co­mer­cia­les.

El PP y el PSOE ha­bían em­pe­za­do a exi­gir ex­pli­ca­cio­nes des­de ene­ro, re­cla­ma­cio­nes que se in­ten­si­fi­ca­ron, y pa­sa­ron a ser res­pal­da­das tam­bién por el BNG, cuan­do se su­po que el go­bierno lo­cal po­dría ha­ber vul­ne­ra­do las ba­ses del con­cur­so.

El eje­cu­ti­vo mu­ni­ci­pal, le­jos de dar ex­pli­ca­cio­nes in­me­dia­tas, se en­ro­có en una es­tra­te­gia con­sis­ten­te en ase­gu­rar que to­do el pro­ce­so ha­bía si­do co­rrec­to: «O pro­ce­de­men­to pa­ra a elec­ción dos in­mo­bles a ad­qui­rir seguiu de for­ma ri­go­ro­sa as ba­ses», con­tes­tó el go­bierno lo­cal a La Voz el 1 de fe­bre­ro; y en de­nun­ciar una su­pues­ta cam­pa­ña de di­fa­ma­ción. Unas de­nun­cias que

cre­cie­ron a me­di­da que lo ha­cían las exi­gen­cias de ex­pli­ca­cio­nes.

El 5 de fe­bre­ro to­da la opo­si­ción res­pal­dó una mo­ción del PP re­cla­man­do que se die­sen ex­pli­ca­cio­nes. El edil res­pon­sa­ble del con­cur­so, Xiao Va­re­la, afir­mó que to­do era «una ar­ti­ma­ña» de los po­pu­la­res pa­ra «di­fa­mar» al go­bierno y que el con­cur­so fue «co­rrec­to» y «xus­ti­fi­ca­do». En un co­mu­ni­ca­do, la Ma­rea ase­gu­ró que el pro­ce­so no pre­sen­ta­ba «nin­gun­ha irre­gu­la­ri­da­de», y atri­buía las crí­ti­cas a un in­ten­to de «en­la­mar» un plan «lim­po», pa­ra ayu­dar a los des­fa­vo­re­ci­dos.

Más pre­sun­tas irre­gu­la­ri­da­des

Pe­ro, an­te el es­cán­da­lo cre­cien­te, se vio obli­ga­da a fa­ci­li­tar a la opo­si­ción ac­ce­so a par­te del ex­pe­dien­te del con­cur­so. Has­ta en­ton­ces, y a pe­sar de la su­pues­ta «trans­pa­ren­cia to­tal» de la que se jac­ta­ba el co­mu­ni­ca­do, so­lo eran pú­bli­cos al­gu­nos do­cu­men­tos. Así se des­cu­brie­ron nue­vas pre­sun­tas irre­gu­la­ri­da­des, que lle­va­ron a los gru­pos a re­cla­mar que los edi­les res­pon­sa­bles del pro­ce­so com­pa­re­cie­sen en co­mi­sión.

Al tér­mino de una de ellas,

Xiao Va­re­la reite­ró sus acu­sa­cio­nes de que to­do se de­bía a una cam­pa­ña de «di­fa­ma­ción» y ase­gu­ró en pú­bli­co que no te­nían co­no­ci­mien­to de nin­gún error. A puer­ta ce­rra­da, en las co­mi­sio­nes, lle­gó a ha­blar de «exe­cu­ción me­diá­ti­ca», pe­ro re­co­no­ció en más de una de­ce­na de oca­sio­nes la po­si­bi­li­dad de que los fun­cio­na­rios im­pli­ca­dos en el pro­ce­so hu­bie­sen co­me­ti­do errores.

La Ma­rea lle­gó a ma­ni­pu­lar el ví­deo de una rue­da de pren­sa de Ro­sa Ga­lle­go (PP) fren­te a uno de los pi­sos, unas ofi­ci­nas se­gún el Ca­tas­tro, acu­sán­do­la de des­ve­lar la ubi­ca­ción de un fu­tu­ro pi­so so­cial. En las re­des, des­de di­ver­sas cuen­tas anó­ni­mas y per­so­na­les, se lan­za­ron du­ran­te se­ma­nas in­sul­tos y acu­sa­cio­nes con­tra los edi­les de la opo­si­ción, es­pe­cial­men­te los del PP y el PSOE, que de­nun­cia­ban las pre­sun­tas irre­gu­la­ri­da­des en el con­cur­so. Fue­ron res­pon­di­das, tam­bién anó­ni­man­te, por cuen­tas si­mi­la­res con ata­ques a Fe­rrei­ro y la Ma­rea.

El al­cal­de no se que­dó al mar­gen de la tác­ti­ca. El 5 de mar­zo ta­chó las crí­ti­cas de «es­tra­te­xia pa­té­ti­ca» de los po­pu­la­res, a los

que acu­só de «di­fa­mar e in­sul­tar» a su go­bierno. Ase­gu­ró que se ha­bían da­do «to­das as ex­pli­ca­cións» y que el asun­to «non dá pa­ra máis» por mu­cho que se in­ten­ta­se «es­ti­rar co­mo un chi­cle».

Vio­la­cio­nes del or­den ju­rí­di­co

Pe­ro la pre­sión no ce­jó, y en las co­mi­sio­nes el go­bierno lo­cal se vio obli­ga­do a en­viar el ex­pe­dien­te a la ase­so­ría ju­rí­di­ca. Su in­for­me se co­no­ció el pa­sa­do mar­tes, 76 días des­pués de ini­ciar­se la po­lé­mi­ca. En ese tiem­po, el ex­pe­dien­te «ri­go­ro­so» que no te­nía ni una irre­gu­la­ri­dad, pa­só a con­ver­tir­se en un do­cu­men­to con «in­cum­pli­mien­tos» y «vi­cios».

La re­vi­sión de ofi­cio a la que de­be so­me­ter­se, se­gún la di­rec­to­ra de la ase­so­ría que nom­bró di­rec­ta­men­te el al­cal­de, es­tá re­ser­va­da pa­ra, de acuer­do a las ci­tas que fi­gu­ran en su in­for­me, trá­mi­tes con «gra­ví­si­mas y sus­tan­cia­les in­frac­cio­nes de la ley», se­gún el Su­pre­mo; o «vio­la­cio­nes más gra­ves del or­de­na­mien­to ju­rí­di­co», de acuer­do al Con­se­jo de Es­ta­do. In­clu­so así, el al­cal­de ya ha anun­cia­do que na­die asu­mi­rá res­pon­sa­bi­li­da­des po­lí­ti­cas.

«Nin­gun­ha irre­gu­la­ri­da­de» de­cía el co­mu­ni­ca­do que la Ma­rea pu­bli­có el 6 de fe­bre­ro, en el que se de­nun­cia­ba un su­pues­to in­ten­to de «en­la­mar» un pro­ce­so «lim­po» pa­ra ayu­dar a los des­fa­vo­re­ci­dos.

«Co­rrec­to». El 5 de fe­bre­ro Xiao Va­re­la di­jo que las crí­ti­cas eran «una ar­ti­ma­ña» pa­ra «di­fa­mar» al go­bierno de la ciu­dad, atri­bu­yén­do­les prác­ti­cas de co­rrup­ción. «Non vai a co­lar», di­jo.

«Un chi­cle». El 5 de mar­zo, Fe­rrei­ro di­jo que la po­lé­mi­ca era una «es­tra­te­xia pa­té­ti­ca» del PP pa­ra «di­fa­mar e in­sul­tar», y que el te­ma se «es­ti­ra­ba co­mo el chi­cle» pe­ro que no da­ba «pa­ra máis».

El PSOE fue acu­sa­do de apo­yar al PP cuan­do cri­ti­có el pro­ce­di­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.