En­tre­vis­ta

El in­ge­nie­ro de ori­gen gallego aler­ta de la fal­ta de re­gu­la­ción y de la en­ver­ga­du­ra del cam­bio de épo­ca en cier­nes

La Voz de Galicia (A Coruña) - A Coruña local - - PORTADA - M. CARNEIRO

El in­ge­nie­ro co­ru­ñés Da­vid Pe­rei­ra re­pa­sa los re­tos del fu­tu­ro de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial

La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (IA) se abre pa­so en el mun­do co­mo «la nue­va elec­tri­ci­dad». El sí­mil lo acu­ñó el gu­rú de ori­gen chino An­drew Ng, y el in­ge­nie­ro de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes de ori­gen gallego Da­vid Pe­rei­ra lo ex­pli­ca a re­bu­fo de una tec­no­lo­gía que en me­nos de diez años trae­rá una re­vo­lu­ción a la vi­da de las per­so­nas con con­se­cuen­cias éti­cas y so­cia­les in­sos­pe­cha­das. El asun­to de Fa­ce­book, Cam­brid­ge Analy­ti­ca y la vic­to­ria de Trump ha per­mi­ti­do aso­mar­se a al­gu­nos agu­je­ros le­ga­les.

—¿Cuán­to es el ries­go que en­tra­ña la IA y cuán­ta la ur­gen­cia de re­gu­lar­lo?

—Al­guien di­jo que los hu­ma­nos so­mos tan bue­nos ha­cien­do pre­dic­cio­nes co­mo los mo­nos lan­zan­do dar­dos. Ade­más es­ta­mos ha­blan­do de tec­no­lo­gías ex­po­nen­cia­les, no li­nea­les... Yo le doy una im­por­tan­cia muy, muy al­ta a la re­gu­la­ción. En cuanto la IA em­pie­ce a usar­se ma­si­va­men­te va a cau­sar un im­pac­to enor­me y no so­lo en el em­pleo. Se es­tá po­nien­do el fo­co en al­go fun­da­men­tal: la IA acaba ad­qui­rien­do ses­go po­lí­ti­co, ra­cial o de gé­ne­ro, por­que se en­tre­na con da­tos que pro­por­cio­na­mos los hu­ma­nos, y si los da­tos es­tán ses­ga­dos, la IA acaba ses­ga­da. Y eso es muy peligroso.

—¿Lo es­tán ob­ser­van­do?

—Hay un libro de una cien­tí­fi­ca de da­tos estadounidense que re­co­ge ini­cia­ti­vas pa­ra me­jo­rar la vi­da de los ciu­da­da­nos que aca­ba­ron con­vir­tién­do­se en to­do lo con­tra­rio. Nue­va York re­cu­rrió a la IA pa­ra de­ci­dir en qué barrios te­nía que pa­tru­llar más o me­nos la po­li­cía. Con to­da la bue­na in­ten­ción, evi­ta­ron los da­tos ra­cia­les y se­gre­ga­ron otros de tal ma­ne­ra que la po­li­cía acabó pa­tru­llan­do mu­cho más los barrios ma­yo­ri­ta­ria­men­te ne­gros, y mu­cha más gen­te ne­gra acabó en co­mi­sa­ría. Y eso no im­pli­ca­ba que hu­bie­ra más cri­mi­na­li­dad. Por eso, an­tes de que sea ma­si­va, las Ad­mi­nis­tra­cio­nes tie­nen que ha­cer un es­fuer­zo por le­gis­lar (es un equi­li­brio com­pli­ca­do: ha­cer­lo y per­mi­tir que la tec­no­lo­gía si­ga avan­zan­do) pa­ra evi­tar que la IA pue­da be­ne­fi­ciar a cier­tos gru­pos so­cia­les y per­ju­di­car a otros.

—¿En cuán­to tiem­po se­rá ma­si­vo?

—En­tre cin­co y diez pue­de ser muy ele­va­do, y ya no en com­pa­ñías co­mo Goo­gle o Fa­ce­book, sino en la vi­da dia­ria, con el co­che au­tó­no­mo o los dro­nes.

—¿Han reac­cio­na­do los go­bier­nos?

—Es­tán em­pe­zan­do. En Es­pa­ña un gru­po de sa­bios es­tá avan­zan­do en el pri­mer libro blan­co, Ma­cron ha lan­za­do un plan bas­tan­te am­bi­cio­so, la UE acaba de sa­car un con­cur­so pa­ra crear un gru­po de ex­per­tos (del que es­pe­ro for­mar par­te) que se en­car­ga­rá de de­fi­nir es­tán­da­res tec­no­ló­gi­cos, re­gu­la­ción y recomendaciones a ni­vel éti­co y so­cial. Es­tán em­pe­zan­do a ser cons­cien­tes del im­pac­to que va a te­ner en la evo­lu­ción de la so­cie­dad, y pa­re­ce cla­ro que los paí­ses que se­pan en­ten­der esto y em­pie­cen a tra­ba­jar van a te­ner ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas.

—¿Qué so­cie­dad nos va a traer?

—Es­ta­mos en un cam­bio de épo­ca, no en una épo­ca de cam­bios. Va­mos a con­ver­tir­nos en una so­cie­dad don­de la de­man­da se­rá más per­so­na­li­za­da y, so­bre to­do, más in­me­dia­ta. Los pro­duc­tos van a te­ner que ser in­di­vi­dua­les, es­pe­cí­fi­cos y di­se­ña­dos pa­ra no­so­tros. El co­che au­tó­no­mo va a re­vo­lu­cio­nar por com­ple­to la in­dus­tria del trans­por­te y la au­to­mo­ción. Com­prar­se un co­che pierde to­do el sen­ti­do. Y lo que vie­ne de­trás: si de­ja­mos de te­ner un co­che en pro­pie­dad, ¿pa­ra qué que­re­mos apar­ca­mien­tos? Si po­de­mos lla­mar a un co­che au­to­nó­mo pa­ra que nos re­co­ja a una ho­ra de­ter­mi­na­da... Y así con cual­quier em­pre­sa y cual­quier ser­vi­cio...

—¿Y el desafío?

—A ni­vel tec­no­ló­gi­co es fun­da­men­tal ex­pli­car có­mo la IA es­tá to­man­do las de­ci­sio­nes que to­ma, por­que aho­ra no es po­si­ble. No es­ta­mos sien­do ca­pa­ces aún de ex­pli­car qué es­tá pa­san­do ahí den­tro pa­ra que la IA to­me la de­ci­sión. Y eso es un pro­ble­ma le­gal, éti­co y tec­no­ló­gi­co. Pe­ro el ma­yor pa­ra mí es­tá en la par­te hu­ma­na. Có­mo va­mos a ges­tio­nar el cam­bio em­pre­sa­rial y so­cial que se nos vie­ne en­ci­ma. Có­mo ha­cer que las so­cie­da­des si­gan sien­do com­pe­ti­ti­vas y, muy im­por­tan­te (por­que habrá mu­chas ta­reas que se au­to­ma­ti­za­rán), có­mo ha­cer pa­ra que esa gen­te que pierde su tra­ba­jo sea ca­paz de adap­tar­se nues­tras em­pre­sas sean ca­pa­ces de crear nue­vos ro­les y nue­vos per­fi­les pa­ra po­der em­plear a to­da esa par­te de la so­cie­dad.

CÉ­SAR QUIAN

En la cá­te­dra de la UDC. Da­vid Pe­rei­ra abrió el vier­nes el pro­gra­ma for­ma­ti­vo de la cá­te­dra UDC-Everis con una con­fe­ren­cia so­bre la con­tri­bu­ción de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial a la trans­for­ma­ción di­gi­tal de las em­pre­sas. «A cor­to pla­zo va a ser una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va, pe­ro a lar­go pla­zo la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial va a ser im­pres­cin­di­ble pa­ra com­pe­tir en el mer­ca­do», ase­gu­ra el in­ge­nie­ro, que lla­ma la aten­ción so­bre la es­ca­sez de ta­len­to en es­ta dis­ci­pli­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.