Los pen­sio­nis­tas y la dig­ni­dad

La de­fen­sa del sis­te­ma pú­bli­co de pen­sio­nes reúne a un mi­llar de per­so­nas en una mar­cha sin em­ble­mas par­ti­dis­tas

La Voz de Galicia (A Coruña) - A Coruña local - - A CORUÑA - M. C. A CORUÑA / LA VOZ

«El cuen­to de ir de ca­sa al tra­ba­jo y del tra­ba­jo a ca­sa se aca­bó. Nos quieren do­mes­ti­ca­dos. ¿Ves a la gen­te? Es­tá dis­fru­tan­do. Las ca­lles son nues­tras», pro­cla­ma de­lan­te de Co­rreos el pen­sio­nis­ta Juan Ma­nuel Díaz Gai­tán, afir­man­do el es­pa­cio pú­bli­co con alu­sio­nes al li­be­ra­lis­mo, el Pac­to de To­le­do y los cin­cuen­ta años de ma­yo del 68. Es­tas ca­lles nun­ca fue­ron Pa­rís, pe­ro aque­lla ge­ne­ra­ción es la mis­ma que ayer can­ta­ba en la úl­ti­ma mo­vi­li­za­ción en de­fen­sa del sis­te­ma pú­bli­co de pen­sio­nes. Con­vo­ca­ba Mo­de­pen. Vein­ti­cua­tro ho­ras an­tes, dos con­cen­tra­cio­nes pro­mo­vi­das por los sin­di­ca­tos —CIG por un la­do y CC. OO. y UGT por otro— re­co­gían la in­dig­na­ción so­cial por el des­man­te­la­mien­to de las pres­ta­cio­nes es­ta­ta­les de los ju­bi­la­dos, en ja­que, se­gún cer­ti­fi­có el pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, en su re­cien­te lla­ma­mien­to al aho­rro.

No hu­bo crí­ti­cas por la con­vo­ca­to­ria con tan es­tre­cho mar­gen de con­cen­tra­cio­nes de una u otra ads­crip­ción. Na­die ape­ló a la uni­dad. «To­das as ac­cións que se em­pren­dan son ne­ce­sa­rias», afir­mó un por­ta­voz de la or­ga­ni­za­ción, des­mar­ca­da en su ma­ni­fies­to fun­da­cio­nal de «to­do so­me­te­men­to a ins­tan­cia par­ti­da­ria, ins­ti­tu­cio­nal ou pa­tro­nal al­gun­ha». «Trans­ver­sal y fe­mi­nis­ta», la mo­vi­li­za­ción que ayer dis­cu­rrió entre el Obe­lis­co y la pla­za de Ma­ría Pi­ta vol­ve­rá a las ca­lles mien­tras las fuer­zas po­lí­ti­cas del ar­co par­la­men­ta­rio no se­llen un pac­to de Es­ta­do que ga­ran­ti­ce el fu­tu­ro de las pen­sio­nes pú­bli­cas.

Pri­va­ti­za­ción

Con esa vo­lun­tad de que­dar­se se pre­pa­ró la mar­cha en los tres úl­ti­mos días. «Te­mos que for­ta­le­cer­nos co­mo mo­ve­men­to», alen­tó Al­fon­so Mas­cu­ña­na, uno de los trein­ta ac­ti­vis­tas que lle­va­ron ade­lan­te las pro­tes­tas de Mo­de­pen en la ciu­dad has­ta el vier­nes pa­sa­do. Des­de ese día su­pe­ran el cen­te­nar. Una asam­blea en Mo­ne­los y ac­tos in­for­ma­ti­vos en el Obe­lis­co y el Agra atra­je­ron a «más de cien per­so­nas in­tere­sa­das en par­ti­ci­par y con ne­ce­si­dad de res­pues­tas so­bre tres cues­tio­nes fun­da­men­ta­les —ex­pli­ca Díaz Gai­tán—: nues­tra po­si­ción en con­tra de que na­die ca­pi­ta­li­ce la de­fen­sa de las pen­sio­nes; la in­ter­pre­ta­ción de la ofer­ta lan­za­da por el Go­bierno, que tie­ne el va­lor que tie­ne por­que es­tá su­je­ta a cues­tio­nes pre­su­pues­ta­rias, y ese plan de pen­sio­nes que pre­pa­ra la Unión Eu­ro­pea a tra­vés de los ban­cos y las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, que al igual que la an­te­rior cla­ra­men­te tra­ta de su­plan­tar el sis­te­ma pú­bli­co».

Cerca de un mi­llar de per­so­nas se pre­sen­ta­ron en el lu­gar del arran­que con car­te­les con di­bu­jos re­la­tan­do ex­pe­rien­cias per­so­na­les, his­to­rias de humor co­mo la que in­vo­ca­ba un ra­yo «de un bi­llón de vol­tios so­bre el Congreso», le­mas mul­ti­pli­ca­dos en DIN A4 —«-gas­tos mi­li­ta­res + es­cue­las y hos­pi­ta­les», «o po­bo na rúa non hai quen o ca­le»—, y en la ca­be­za de la mar­cha un ca­rri­to de la com­par­sa Os Ma­ra­cos pre­si­di­do por un for­mi­da­ble Ra­joy con pu­ro y ma­le­tín, re­cla­man­do, al son de Li­ber­tad sin ira, apor­ta­cio­nes pa­ra el Fon­do de Re­ser­va de la Se­gu­ri­dad So­cial, do­ta­do en el 2011 con 66.000 mi­llo­nes de eu­ros y men­gua­do el año pa­sa­do a 10.000 mi­llo­nes, se­gún re­cor­dó una ma­ni­fes­tan­te.

Los jó­ve­nes

«A mí me pa­re­ce que to­do es­to es muy in­jus­to. To­dos han tra­ba­ja­do mu­cho, se han man­cha­do mu­cho las ma­nos y aho­ra las es­tán pa­san­do ca­nu­tas mien­tras otros se en­cuen­tran di­vi­na­men­te», ad­vir­tió Ma­ri­na Gun­dín, de 28 años. No fue la úni­ca jo­ven. La in­vi­ta­ción de Mo­de­pen pa­ra con­ver­tir la ma­ni­fes­ta­ción en un ac­to por la dig­ni­dad mo­vió a una mu­che­dum­bre com­pro­me­ti­da y di­ver­sa. A las ocho y me­dia de la tar­de, con ven­ta­rrón frío del sur, los de la ca­be­ce­ra en­tra­ban en Ma­ría Pi­ta, pu­ños en al­to, can­tan­do: «¡El pue­blo, uni­do, ja­más se­rá ven­ci­do...!».

CÉSAR QUIAN

Un mi­llar de per­so­nas se ma­ni­fes­ta­ron en de­fen­sa de las pen­sio­nes un día des­pués de las pro­tes­tas con­vo­ca­das por los sin­di­ca­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.