«Pol­ter­geist» en el pa­zo fan­tas­ma

La Voz de Galicia (A Coruña) - A Coruña local - - A CORUÑA - Al­fon­so An­dra­de

En el in­quie­tan­te cas­ti­llo de Ei­lean Do­nan, Es­co­cia, pri­me­ra po­ten­cia mun­dial en fan­tas­mas, tie­nen in­clu­so uno es­pa­ñol. Por pá­ra­mos verdes, agua re­man­sa­da y un den­so man­to de bru­ma va­ga des­de 1719 el es­pí­ri­tu de un sol­da­do del re­gi­mien­to de Fe­li­pe V (a sa­ber qué se le per­dió por aque­llas la­ti­tu­des) que ate­mo­ri­za aún hoy a los na­ti­vos cuan­do pa­sea con su ca­be­za ba­jo el bra­zo.

En el ba­luar­te de Moos­ham (Austria), añe­jo es­ce­na­rio de abo­mi­na­bles eje­cu­cio­nes, las al­mas en pe­na de mu­je­res ase­si­na­das son aho­ra bru­jas, se­res es­pec­tra­les que —di­cen las le­yen­das— com­pi­ten por el te­rri­to­rio con un po­bre des­gra­cia­do que me­ro­dea por los bos­ques cer­ca­nos trans­for­ma­do en hom­bre lo­bo. Lo que re­cuer­da inevi­ta­ble­men­te a aque­lla ex­tra­or­di­na­ria trans­for­ma­ción, do­cu­men­ta­da por Les Lut­hiers, del pe­rro de un con­ven­to de car­me­li­tas que en las no­ches de lu­na lle­na se con­ver­tía en hom­bre.

En fin, Abe­gon­do no es Austria, y me­nos Es­co­cia. Po­dría­mos re­la­tar que sus pa­zos están atei­ga­dos de es­pec­tros, que por ellos se pa­sea con kilt, me­dias al­tas y gai­ta es­co­ce­sa el áni­ma de un ge­ri­fal­te local que asus­ta a los pai­sa­nos con es­pan­to­sos ala­ri­dos: «¡PXOM, PXOM!»... Pe­ro Abe­gon­do no es Es­co­cia y no pue­de com­pe­tir con al­mas en pe­na en cas­ti­llos de os­cu­ros se­cre­tos. Pe­ro, eso sí, tie­ne un pa­zo fan­tas­ma re­bo­san­te de fe­nó­me­nos pa­ra­nor­ma­les que se­ría la en­vi­da de las High­lands.

De he­cho, el úl­ti­mo hit mun­dial en apa­ri­cio­nes y des­apa­ri­cio­nes es el pa­zo de Cren­des, un pol­ter­geist en to­da re­gla: el edi­fi­cio, a la ven­ta en va­rias in­mo­bi­lia­rias has­ta ha­ce unos días, ha des­apa­re­ci­do del ca­tas­tro y del re­gis­tro de la pro­pie­dad. Tam­bién su li­cen­cia se ha es­fu­ma­do, co­mo con­fir­mó el Con­ce­llo. No obs­tan­te, sí fi­gu­ra en el úl­ti­mo plan ge­ne­ral del mu­ni­ci­pio, aun­que en es­te ca­so lo que ha des­apa­re­ci­do es el plan ge­ne­ral del mu­ni­ci­pio, de­ca­pi­ta­do sin com­pa­sión por el Tri­bu­nal Su­pre­mo ha­ce un año.

Ade­más, un es­cu­do de ar­mas y unas cuan­tas pie­dras se vo­la­ti­li­za­ron del pa­zo de Rei­bó (Ne­grei­ra) pa­ra re­cons­ti­tuir­se con otra for­ma en Abe­gon­do, a 75 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, sin que, has­ta ayer, sa­lie­se al­guien a ex­pli­car la trans­mu­ta­ción de los mu­ros, un su­ce­so que los ex­per­tos si­túan en­tre 1995 y 1998. Aho­ra pa­re­ce que un fa­mi­liar de los he­re­de­ros ha­bría tras­la­da­do los res­tos.

Fan­tas­ma­gó­ri­ca es tam­bién la web de Tu­ris­mo de Ga­li­cia, que si­guió lo­ca­li­zan­do en Rei­bó los ve­tus­tos si­lla­res de un pa­zo que ya no exis­te en Ne­grei­ra y que, mu­ta­tis mu­tan­dis, se eri­ge aho­ra en Abe­gon­do, adon­de fue tras­la­da­do pie­dra a pie­dra, se­gún la pu­bli­ci­dad de las in­mo­bi­lia­rias que lo te­nían a la ven­ta. To­do un mis­te­rio que ha­ce pa­li­de­cer las caras de Bél­mez y que con­ven­dría que al­guien acla­ra­se por com­ple­to. Que los fan­tas­mas no exis­ten, pe­ro las fan­tas­ma­das sí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.