Pa­ra­da y fon­da en el via­je a Áfri­ca

Los cha­rran­ci­tos co­mu­nes lle­gan de pa­so rum­bo a cos­tas afri­ca­nas

La Voz de Galicia (A Coruña) - A Coruña local - - AGENDA - AN­TO­NIO SANDOVAL REY

Los he vis­to mu­chas ve­ces en pleno via­je so­bre las olas, siem­pre a bue­na dis­tan­cia de la cos­ta pa­ra no po­nér­se­lo fá­cil a los hal­co­nes de los acan­ti­la­dos. For­man en­ton­ces ban­da­das fa­mi­lia­res que vue­lan con ale­teos rá­pi­dos, a ve­ces in­te­gra­das en gru­pos de otras es­pe­cies de cha­rra­nes ma­yo­res que ellos. Si a su pa­so en­cuen­tran un tron­co o un pa­lé flo­tan­tes, arras­tra­dos por las co­rrien­tes, a me­nu­do se po­san a des­can­sar un ra­to. Lue­go con­ti­núan.

Su bre­ve ta­ma­ño es lo que más lla­ma la aten­ción, tan­to en la dis­tan­cia co­mo cuan­do los tie­nes cer­ca, co­mo me su­ce­de aho­ra aquí en la ría de O Bur­go. Po­drían ins­ta­lar­se có­mo­da­men­te en el cuen­co de una mano. Pa­re­ce men­ti­ra que sean pa­rien­tes le­ja­nos de nues­tras cor­pu­len­tas ga­vio­tas. Am­bas es­tir­pes per­te­ne­cen al subor­den de­no­mi­na­do por la cien­cia La­ri, que in­clu­ye ade­más, en­tre otros, a los araos.

¿Fal­ta mu­cho?

Uno de los jó­ve­nes de es­ta fa­mi­lia no pa­ra de de­man­dar la aten­ción de sus ma­yo­res. Pe­ro es­tos le ig­no­ran, con una im­pa­vi­dez que no tras­lu­ce ni fas­ti­dio ni pa­cien­cia, sino ese es­toi­cis­mo con el que, en los via­jes más lar­gos, to­dos los pa­dres apren­de­mos a so­bre­lle­var el abu­rri­mien­to de nues­tros hi­jos pe­que­ños. O su ne­ce­si­dad de com­pren­der cuál es el sig­ni­fi­ca­do de «to­da­vía mu­cho». Aún les que­da, sí. Más que «mu­cho». Su des­tino es­tá en otro con­ti­nen­te: van so­bre to­do ha­cia las cos­tas de Se­ne­gal y Mau­ri­ta­nia.

Sin em­bar­go, lo que le su­ce­de al jo­ven cha­rran­ci­to es que tie­ne ham­bre. Has­ta ha­ce na­da sus pro­ge­ni­to­res to­da­vía Ejem­pla­res de cha­rran­ci­to co­mún.

se preo­cu­pa­ban de lle­nar­le el pi­co de pe­ce­ci­tos. Ya no. «Aho­ra eres ma­yor», pa­re­cen ex­pre­sar­le con su ges­to im­pa­si­ble, «así que esas pro­tes­tas no te ser­vi­rán de na­da». Ha­ce dos se­ma­nas pre­sen­cié una es­ce­ni­ta si­mi­lar con una fa­mi­lia de cha­rra­nes pa­ti­ne­gros, co­mo con­té en es­ta mis­ma pá­gi­na.

Em­pie­za el co­le­gio

El co­le­gio de los cha­rran­ci­tos y los cha­rra­nes es la pro­pia

vi­da sal­va­je. Sus pa­dres son a la vez sus pro­fe­so­res y sus com­pa­ñe­ros. Sus au­las no son otras que la in­men­si­dad oceá­ni­ca y los re­fu­gios que van en­con­tran­do por el ca­mino en su via­je ha­cia el sur. So­lo re­ci­ben una bue­na no­ta: la su­per­vi­ven­cia. Pa­ra es­to los hu­ma­nos po­de­mos echar­les una mano.

Al fin y al ca­bo, se lo de­be­mos. Mu­chos de sus lu­ga­res tra­di­cio­na­les de cría, y de re­po­so du­ran­te sus via­jes, Es­te es el pe­so apro­xi­ma­do de un cha­rran­ci­to, que lle­ga a vi­vir, por cier­to, más de 20 años. Dos dé­ca­das de via­jes en­tre Áfri­ca y Europa, a me­nu­do con pa­ra­da y fon­da en Ga­li­cia.

han si­do al­te­ra­dos por nues­tra mano. Por eso allá don­de anidan en la Europa atlán­ti­ca exis­ten va­rios pro­yec­tos des­ti­na­dos a re­cu­pe­rar sus co­lo­nias, con cla­ra ten­den­cia a la ba­ja en es­tas úl­ti­mas dé­ca­das.

¿Per­te­ne­ce­rán es­tos ejem­pla­res que ten­go an­te mí a una de esas po­bla­cio­nes? Quién sa­be. Sea co­mo sea, pro­cu­ro man­te­ner­me le­jos de ellos, pa­ra que des­can­sen sin al­te­rar­se por mi pre­sen­cia. En el ca­so de los ma­yo­res, lo que les per­mi­ta ese jo­ven tan in­sis­ten­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.