Sa­ni­dad

La coor­di­na­do­ra del do­cu­men­to eu­ro­peo so­bre la asis­ten­cia a la insuficiencia car­día­ca avan­za­da apues­ta por el tra­ba­jo coor­di­na­do y en red de to­dos los cen­tros

La Voz de Galicia (A Coruña) - A Coruña local - - PORTADA - R. DO­MÍN­GUEZ

Ma­ri­sa Cres­po coor­di­na el do­cu­men­to eu­ro­peo de asis­ten­cia a la insuficiencia car­día­ca

Tras dos años de tra­ba­jo, en el Con­gre­so Eu­ro­peo de Car­dio­lo­gía ce­le­bra­do en Mú­nich se ha de­ba­ti­do acer­ca de ha­cia dón­de ha de ir la aten­ción a la insuficiencia car­día­ca avan­za­da (ICA) a raíz del es­tu­dio coor­di­na­do por la car­dió­lo­ga del Chuac Ma­ri­sa Cres­po (San­trós-Cea-Ou­ren­se, 1961). «Es un do­cu­men­to de con­sen­so pu­bli­ca­do en el Eu­ro­pean Jour­nal of Heart Fai­lu­re, han par­ti­ci­pa­do 24 car­dió­lo­gos de to­da Europa, uno de EE. UU. y de Es­pa­ña tam­bién es­tá Eduar­do Bar­ge Ca­ba­lle­ro, com­pa­ñe­ro del hospital», ex­pli­ca.

—¿Por qué es tan re­le­van­te la insuficiencia car­día­ca (IC)?

—Es una pa­to­lo­gía que afec­ta al 1 % de la po­bla­ción ge­ne­ral, aun­que aumenta mu­cho con la edad. El 5 % de to­dos ellos aca­ban su­frien­do IC avan­za­da cuan­do, a pe­sar de los tra­ta­mien­tos, los fár­ma­cos, los mar­ca­pa­sos, des­fi­bri­la­do­res y re­sin­cro­ni­za­do­res, si­guen con sín­to­mas se­ve­ros y mal pro­nós­ti­co. Al­gu­nos ne­ce­si­ta­rán un tras­plan­te, otros un dis­po­si­ti­vo de asis­ten­cia ven­tri­cu­lar o co­ra­zón ar­ti­fi­cial y otros cui­da­dos paliativos.

—¿Han re­de­fi­ni­do cuá­les son esos cri­te­rios pa­ra re­co­no­cer­lo?

—Bá­si­ca­men­te son que ten­ga sín­to­mas se­ve­ros y per­ma­nen­tes, es de­cir, fa­ti­ga en re­po­so, que ten­ga una dis­fun­ción car­día­ca se­ve­ra, que ha­ya te­ni­do epi­so­dios de con­ges­tión pul­mo­nar o sis­té­mi­ca con hos­pi­ta­li­za­cio­nes fre­cuen­tes o ne­ce­si­dad de acu­dir de for­ma ur­gen­te por arrit­mias gra­ves, y que ha­ya una al­te­ra­ción im­por­tan­te de la ca­pa­ci­dad de ejer­ci­cio.

—¿Por qué es­ta ac­tua­li­za­ción?

—Por­que es muy im­por­tan­te iden­ti­fi­car bien al pa­cien­te que la su­fre pa­ra no en­viar­lo de­ma­sia­do tar­de al cen­tro de re­fe­ren­cia don­de le po­drán ofre­cer las te­ra­pias avan­za­das o com­ple­jas que ne­ce­si­ta.

—Por­que de lo con­tra­rio...

—Si se re­mi­te de­ma­sia­do tar­de, con da­ño pul­mo­nar, he­pá­ti­co o re­nal muy avan­za­do, ya no pue­de be­ne­fi­ciar­se del tras­plan­te o el co­ra­zón ar­ti­fi­cial. Es im­por­tan­te sa­ber quién se pue­de be­ne­fi­ciar por­que su pro­nós­ti­co va­ría y se pue­de alar­gar su su­per­vi­ven­cia.

—¿Por eso han ela­bo­ra­do el do­cu­men­to de con­sen­so?

—El do­cu­men­to es pa­ra ayu­dar a to­dos los que están im­pli­ca­dos en la asis­ten­cia a es­tos pa­cien­tes. El pa­cien­te es de to­dos, y en­tre to­dos hay que ase­gu­rar­le la me­jor aten­ción. Se tra­ta de dar a co­no­cer qué op­cio­nes hay, qué se le pue­de y de­be ofre­cer y cuán­do, en qué mo­men­to.

—¿Es­tá es­ta­ble­ci­do có­mo ha­cer­lo a ni­vel or­ga­ni­za­ti­vo?

—Pro­po­ne­mos un mo­de­lo de or­ga­ni­za­ción por­que hay que ase­gu­rar que el pa­cien­te, in­de­pen­dien­te­men­te de su ubi­ca­ción pue­da be­ne­fi­ciar­se de to­dos los tra­ta­mien­tos. En Es­pa­ña te­ne­mos al­go im­por­tan­te: la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Car­dio­lo­gía ha de­fi­ni­do los es­tán­da­res de ca­li­dad de las uni­da­des de IC se­gún la com­ple­ji­dad de ca­da cen­tro, lo que de­be te­ner y ofre­cer ca­da una de ellas. Se es­ta­ble­cie­ron tres ti­pos de uni­da­des di­fe­ren­tes, la co­mu­ni­ta­ria, la es­pe­cia­li­za­da y la avan­za­da. Apro­ve­chan­do que en Es­pa­ña ya te­nía­mos es­te pro­ce­so de cla­si­fi­ca­ción, di­se­ña­mos un mo­de­lo de asis­ten­cia ba­sa­do en un con­cep­to que fun­cio­na en avia­ción, hub and spo­ke, una rue­da cen­tral con mu­chos ra­dios. Hay que tra­ba­jar en red.

—Pon­ga un ejem­plo, por fa­vor.

—A un pa­cien­te de Ou­ren­se le pue­den ha­cer allí el diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co. Si ne­ce­si­ta­se una ci­ru­gía car­día­ca, ten­dría que ir a Vi­go. Si ne­ce­si­ta un tras­plan­te, ha­brá que re­mi­tir­lo al Chuac. Pe­ro no to­dos los pa­cien­tes de Ou­ren­se tie­nen que ve­nir aquí, so­lo los que ne­ce­si­ten te­ra­pias com­ple­jas. En ca­da hospital de­be­ría ha­ber una uni­dad de IC, pe­ro no to­dos tie­nen que te­ner te­ra­pias avan­za­das. Por eso se ha de­fi­ni­do con qué de­be con­tar ca­da una, la co­mu­ni­ta­ria, la es­pe­cia­li­za­da y la avan­za­da, tan­to en me­dios téc­ni­cos co­mo en per­so­nal, sus com­pe­ten­cias... Y se ha in­vi­ta­do a las uni­da­des a que se acre­di­ten. Otro ejem­plo: un pa­cien­te tras­plan­ta­do ha­ce años que se rom­pe la ca­de­ra no tie­ne que ve­nir aquí, pe­ro tie­nes que es­tar co­mu­ni­ca­do con su hospital pa­ra que no le fal­ten los in­mu­no­su­pre­so­res. Pa­ra eso es cla­ve tra­ba­jar en red, in­clu­yen­do la Aten­ción Pri­ma­ria.

EDUAR­DO PÉREZ

Ma­ri­sa Cres­po es car­dió­lo­ga del Chuac des­de 1993.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.