On­ce con­tra diez en el cam­po de la To­rre

La Voz de Galicia (A Coruña) - A Coruña local - - A CORUÑA - Alfonso An­dra­de

Lo que voy a con­tar su­ce­dió en el fút­bol ba­se co­ru­ñés du­ran­te el puen­te de To­dos los San­tos, en un par­ti­do en­tre los in­fan­ti­les del co­le­gio Ma­ris­tas y de un co­no­ci­do equi­po de la ciu­dad. Cha­va­les de 12 y 13 años pa­ra los que el de­por­te es un mo­tor más de su apren­di­za­je, a ve­ces con de­rro­tas que son gran­des lec­cio­nes, a ve­ces con vic­to­rias que en reali­dad son de­rro­tas.

Sa­ben bien pa­dres y en­tre­na­do­res las di- fi­cul­ta­des que en­tra­ña re­unir al equi­po du­ran­te los puentes, con via­jes, ex­cur­sio­nes y otros pla­nes fa­mi­lia­res que com­pli­can las con­vo­ca­to­rias. Por eso se pre­sen­tó Ma­ris­tas a su ci­ta en la To­rre con so­lo diez fut­bo­lis­tas, pa­ra ju­gar con­tra un ad­ver­sa­rio me­jor cla­si­fi­ca­do en la com­pe­ti­ción y, en prin­ci­pio, fa­vo­ri­to. El en­tre­na­dor co­le­gial co­mu­ni­có la si­tua­ción de in­fe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca al ár­bi­tro, que no pu­so im­pe­di­men­tos pa­ra que el par­ti­do se ce­le­bra­se. Y el téc­ni­co ri­val, en un ges­to de no­ble de­por­ti­vi­dad, de­ci­dió ali­near tam­bién a diez cha­va­les, pres­cin­dien­do del un­dé­ci­mo pa­ra equi­li­brar el en­vi­te.

Pe­ro he aquí que lo que pa­re­cía un due­lo des­com­pen­sa­do re­sul­tó ser un en­fren­ta­mien­to tre­pi­dan­te, así que los jó­ve­nes de Ma­ris­tas, por su mo­ti­va­ción y buen desem­pe­ño, se fue­ron al des­can­so con un va­lio­so em­pa­te y la sen­sa­ción de que in­clu­so po­dían ga­nar el par­ti­do. Y en­ton­ces…

To­do cam­bió. Al­guien en el otro club ter­ció pa­ra va­riar el rum­bo de los acon­te­ci­mien­tos y, ape­lan­do se­gu­ra­men­te al ob­je­ti­vo de la vic­to­ria, de­ter­mi­nó que su equi­po ali­nea­se a 11 fut­bo­lis­tas en el se­gun­do tiem­po, pa­ra sor­pre­sa de los ju­ga­do­res de Ma­ris­tas que, aun­que per­die­ron el par­ti­do, se va­cia­ron en el cam­po y se ga­na­ron el res­pe­to de los asis­ten­tes y efu­si­vos elo­gios de su en­tre­na­dor al fi­na­li­zar.

El cam­bio de pla­nes du­ran­te el des­can­so con­vir­tió un ges­to ele­gan­te y va­lio­so en otro re­cha­za­ble. Una lás­ti­ma, pe­ro por des­gra­cia, pre­vi­si­ble. En el fút­bol —in­clu­so en es­tas ca­te­go­rías— la de­por­ti­vi­dad sue­le aca­bar don­de co­mien­za el re­sul­ta­do. Cuan­do el éxi­to pe­li­gra, des­apa­re­ce la hi­po­cre­sía, se cae la ca­re­ta de la no­ble­za y aso­ma el ros­tro de la am­bi­ción. Ga­nar co­mo sea, eso es to­do. Por ese prin­ci­pio se ri­ge el fút­bol de éli­te, así lo es­ce­ni­fi­can ca­da se­ma­na los pro­fe­sio­na­les en sus clu­bes y así lo in­terio­ri­zan y re­pli­can nu­me­ro­sos en­tre­na­do­res y cha­va­les en la ba­se.

Es ver­dad que no hay na­da irre­gu­lar en ali­near a 11 fut­bo­lis­tas, que es un de­re­cho in­con­tes­ta­ble, co­mo lo es in­ten­tar ga­nar un par­ti­do. Pe­ro con los críos de­be­ría ha­ber siem­pre un lí­mi­te: la for­ma­ción, que en es­te ca­so tie­ne que ver con el va­lor de la de­por­ti­vi­dad. Y ahí es don­de no to­dos los edu­ca­do­res tie­nen la ta­lla ne­ce­sa­ria.

El equi­po en cues­tión ga­nó el par­ti­do de fút­bol... y per­dió el de la en­se­ñan­za. La ma­yor goleada se la lle­vó el de­por­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.