Mohs ya tie­ne quien lo imi­te en el Chuac

Der­ma­tó­lo­gos, plás­ti­cos y pa­tó­lo­gos prac­ti­can jun­tos la ci­ru­gía mi­cro­grá­fi­ca en tu­mo­res de piel

La Voz de Galicia (A Coruña) - A Coruña local - - A CORUÑA - R. DO­MÍN­GUEZ

Fre­de­ric Ed­ward Mohs fue un ci­ru­jano es­ta­dou­ni­den­se que en 1938 desa­rro­lló la ci­ru­gía mi­cro­grá­fi­ca pa­ra de­ter­mi­na­dos cán­ce­res de piel. Esa ope­ra­ción lle­va su nom­bre y en el Chuac han crea­do un equi­po con­jun­to de der­ma­tó­lo­gos, pa­tó­lo­gos y plás­ti­cos pa­ra apli­car­la, me­jo­ra­da con el avan­ce de la téc­ni­ca, jun­tos en el mis­mo qui­ró­fano. Se tra­ta de una in­ter­ven­ción de pre­ci­sión que, has­ta aho­ra, exi­gía re­mi­tir a los pa­cien­tes a otros cen­tros, la ma­yo­ría pri­va­dos y de fue­ra de Ga­li­cia. La ope­ra­ción se ba­sa en cor­tar el te­ji­do en pla­nos y, sin que el en­fer­mo sal­ga de la me­sa de ope­ra­cio­nes, ba­jo el mi­cros­co­pio ir com­pro­ban­do ca­da una de esas lon­chas pa­ra ex­tir­par has­ta el bor­de mis­mo de las cé­lu­las tu­mo­ra­les.

«Es muy im­por­tan­te la to­po­gra­fía de la le­sión, por­que hay que sa­ber en qué pun­to con­cre­to es­tá el bor­de del tu­mor pa­ra qui­tar­lo to­do y evi­tar que re­ci­di­ve, pe­ro tam­bién pa­ra ex­tir­par lo jus­to y evi­tar de­fec­tos», ex­pli­ca el doc­tor Án­gel Con­cha, je­fe de Ana­to­mía Pa­to­ló­gi­ca, gru­po al que le to­ca la ta­rea de rea­li­zar esa la­bo­rio­sa pre­pa­ra­ción de los cor­tes de las mues­tras pa­ra ver las cé­lu­las ba­jo el mi­cros­co­pio

La re­le­van­cia de ese con­trol de los lí­mi­tes ra­di­ca en que se tra­ta de tu­mo­res ma­lig­nos, ge­ne­ral­men­te car­ci­no­mas ba­so­ce­lu­la­res. Son muy fre­cuen­tes, unos mil al año se de­tec­tan so­lo en el área sa­ni­ta­ria, apa­re­cen en cual­quier par­te del cuer­po con ve­llo (se sal­van los la­bios, las pal­mas de las ma­nos y las plan­tas de los pies) y, aun­que no sue­len dar me­tás­ta­sis, no de­jan de cre­cer. Es, ade­más, bas­tan­te co­mún que se alo­jen en la ca­ra.

En los pár­pa­dos

«Si apa­re­ce en la es­pal­da, que es una lo­ca­li­za­ción fre­cuen­te, no tie­nes que re­cu­rrir a es­ta ci­ru­gía por­que hay acres y acres de piel pa­ra qui­tar», apun­ta Eduar­do Fon­se­ca, je­fe de Der­ma­to­lo­gía. Pe­ro el pro­ble­ma es que a ve­ces el tu­mor mi­de 10 cen­tí­me­tros y se si­túa en zo­nas de ries­go, co­mo el pár­pa­do. «Pue­de lle­gar a ser un pro­ble­ma ex­tir­par­lo, y cuan­do lo ex­tir­pas el pro­ble­ma es ce­rrar­lo», ex­pli­ca. Ahí en­tran los ci­ru­ja­nos es­té­ti­cos. «Nues­tra fun­ción es se­cun­da­ria, es­ta­mos pa­ra cu­brir esos agu­je­ros», des­cri­be Ja­vier Va­le­ro, je­fe de Ci­ru­gía Plás­ti­ca. Pa­ra ello, re­cu­rren a col­ga­jos, a mo­ver piel pró­xi­ma, y si no rea­li­zan in­jer­tos de otras zo­nas cer­ca­na pa­ra que el co­lor y la tex­tu­ra sean si­mi­la­res.

Las in­ter­ven­cio­nes de ci­ru­gía ma­yor am­bu­la­to­ria se rea­li­zan en el Aben­te y La­go, y el pa­cien­te no sue­le ne­ce­si­tar in­gre­so. Has­ta aho­ra, lle­van do­ce ca­sos con bue­nos re­sul­ta­dos. Tres de ellos, ade­más, pre­sen­ta­ban una sin­gu­la­ri­dad con res­pec­to a otros equi­pos: ope­ran otro ti­po de tu­mor, el der­ma­to­fi­bro­sar­co­ma pro­tu­be­rans, que «es es­pe­cial­men­te com­ple­jo pa­ra la ci­ru­gía y la re­cons­truc­ción, por­que in­fil­tra co­mo las raí­ces de un ár­bol», des­cri­be Con­cha.

«Los pa­cien­tes an­tes te­nían que ir al Chop a Pon­te­ve­dra, que es­tá sa­tu­ra­do, o bien a Va­len­cia, Ma­drid o León», re­cal­ca Fon­se­ca co­mo uno de los be­ne­fi­cios de la pues­ta en mar­cha del equi­po. «Se me­jo­ra la ca­li­dad y se re­du­cen las se­cue­las», aña­de Va­le­ro. «Y se evi­tan otras ci­ru­gías —ter­cia Con­cha— por­que se re­du­ce la ta­sa de re­in­ci­den­cia» y, en con­se­cuen­cia, pe­se a ser una téc­ni­ca ca­ra, se re­du­cen los cos­tes.

El equi­po a tres ban­das fun­cio­na­rá co­mo cen­tro de re­fe­ren­cia en ci­ru­gía de Mohs pa­ra el área sa­ni­ta­ria de A Co­ru­ña, pe­ro tam­bién pa­ra Lu­go y Fe­rrol, con unos cri­te­rios de in­di­ca­ción me­di­dos y téc­ni­cos. Cal­cu­lan que prac­ti­ca­rán cien ca­sos al año.

La pues­ta en mar­cha de es­ta téc­ni­ca se de­be a una en­tu­sias­ta der­ma­tó­lo­ga, Nu­ria Vi­lla­ma­rín Be­llo. «Ha­cía tiem­po que lo es­tá­ba­mos in­ten­tan­do. Ella hi­zo la re­si­den­cia aquí, fue a for­mar­se por su cuen­ta un año a Ma­drid y lle­gó con tan­to in­te­rés por mon­tar­la que nos ani­mó a to­dos», cuen­ta Fon­se­ca. Así, se le su­ma­ron tam­bién los pa­tó­lo­gos Te­re­sa Ye­bra-Pi­men­tel, Te­re­sa Hermida, Jor­ge Pom­bo; los téc­ni­cos Azu­ce­na Hér­cu­les, Jo­se­fi­na Ló­pez y Juan Bo­no­me; y los ci­ru­ja­nos plás­ti­cos Al­ba Gon­zá­lez y Jo­sé Vi­cen­te La­goa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.