¿Bar o sa­la de es­tar en Mon­te Al­to?

José y Be­go­ña abrie­ron O Bar­quei­ro al vol­ver de Sui­za «pa­ra que os fi­llos non ti­ve­sen que emi­grar ta­mén»

La Voz de Galicia (A Coruña) - A Coruña local - - A CORUÑA - RO­DRI GARCÍA

«Soy muy de los ba­res a los que vas y es­tá el due­ño y te sien­tes co­mo en ca­sa». Es­to le de­cía la hos­te­le­ra co­ru­ñe­sa María Can­ce­la (Mery Bris­tol) a Lo­re­to Sil­vo­so en es­te dia­rio. Uno de esos lo­ca­les es O Bar­quei­ro, en el co­ra­zón de Mon­te Al­to, que mu­chos días pa­re­ce la sa­la de es­tar de la gen­te del ba­rrio. Ocu­rría, por ejem­plo, en la vís­pe­ra de la fies­ta de To­dos los San­tos: a eso de las diez de la noche una ni­ña des­ple­ga­ba sus ju­gue­tes so­bre las si­llas de una me­sa; a su la­do tres críos un po­co ma­yo­res que ella ju­ga­ban con sus mó­vi­les. Al fon­do dos abue­los to­ma­ban un vino. En la es­qui­na de una ba­rra ati­bo­rra­da clien­tes de me­dia­na edad ju­ga­ban a los da­dos. Ma­dres y pa­rro­quia­nos con­ver­sa­ban y fu­ma­ban en la puer­ta. Un ma­ri­ne­ro en­tra­ba y pe­día una cer­ve­za. Y las mas­co­tas tam­bién tie­nen su hue­co.

José y Be­go­ña se mul­ti­pli­ca­ban pa­ra sa­lu­dar, son­reír, ser­vir y ofre­cer pin­chos. Iban y ve­nían co­mo lle­van ha­cien­do des­de el día 1 de abril de 1995, cuan­do se hi­cie­ron car­go de un lo­cal don­de el aje­treo es con­ti­nuo de la ma­ña­na a la noche: «Po­la tar­de, de ca­tro e me­dia a cin­co, es­tá un pou­co máis tran­qui­lo», apun­ta José. Lo ha­ce des­pués de re­su­mir un di­le­ma al que se han en­fren­ta­do, y lo si­guen ha­cien­do, mi­les de ga­lle­gos: «Meus pais fo­ron emi­gran­tes; eu fun emi­gran­te e vin pa­ra aquí pa­ra que os fi­llos non ti­ve­sen que emi­grar ta­mén». Es al­go que José Ma­nuel In­fan­te Araújo, na­ci­do en la lo­ca­li­dad que da nom­bre al bar, O Bar­quei­ro, y que el pró­xi­mo vier­nes cum­ple 63 años, ha lo­gra­do «e es­tou con­ten­to por iso, aín­da que hou­bo mo­men­tos nos que pa­re­cía difícil». Tan­to su hi­ja co­mo su hi­jo es­tán tra­ba­jan­do.

He­rál­di­ca de bar

Jun­to a una fo­to de O Bar­quei­ro (Ma­ñón) cuel­ga de la pa­red lo que el di­se­ña­dor Pe­pe Ba­rro lla­mó en las re­des so­cia­les «He­rál­di­ca de bar». El es­cu­do cru­za­do por el azul y blanco de la ban­de­ra ga­lle­ga no tie­ne co­ro­nas, ni leo­nes, ni ba­rras, sino bo­te­llas di­bu­ja­das y el nom­bre del lo­cal arri­ba y un apre­tón de ma­nos aba­jo. «Iso é dos ra­pa­ces que ti­ñan un equi­po de fútbol e ga­ña­ron eses tro­feos», se­ña­la José an­tes de dar otra vuelta con la ban­de­ja de los pin­chos.

En uno de esos mo­men­tos de tran­qui­li­dad del lo­cal, que apro­ve­cha pa­ra co­mer, es­te emi­gran­te de­ta­lla co­mo en 1962 su pa­dre emi­gró a Sui­za y nue­ve años des­pués lo hi­zo su ma­dre. «E no 72 mar­chei eu, na­da máis aca­bar a es­co­la. Ti­ña 15 anos. Alí ca­se non dei­xa­ban tra­ba­llar a esa ida­de e ti­ven que ir á em­bai­xa­da e pe­dir o cer­ti­fi­ca­do de que xa aca­ba­ra a es­co­la». Em­pe­zó en la hos­te­le­ría, lue­go vino a ha­cer la mi­li y aca­bó tra­ba­jan­do en una fá­bri­ca «que era un­ha cou­sa me­llor». Así pa­sa­ron 23 años.

En Sui­za José co­no­ció a Be­go­ña Du­bra Ra­mos, tam­bién emi­gran­te y na­tu­ral de A La­ra­cha, se ca­sa­ron en 1985 y tu­vie­ron dos hi­jos, «os dous na­ci­dos en Suí­za». [A Be­go­ña no le gus­tan las fo­tos, ni sa­lir en el pe­rió­di­co, y, son­rien­do, di­ce que des­de la bo­da nun­ca les hi­cie­ran tan­tas].

Cua­tro po­tas de ca­llos

Al vol­ver de Sui­za se hi­cie­ron car­go del bar. Pri­me­ro es­tu­vo so­lo José, pe­ro el au­men­to de clien­te­la hi­zo que se su­ma­ra Be­go­ña. Aho­ra es lu­gar ha­bi­tual de la gen­te del ba­rrio «pe­ro ve­ñen de moi­tos si­tios e vén bas­tan­te xen­te no­va». Lo acha­ca a la co­mi­da ca­se­ra y los fi­nes de se­ma­na a los ca­llos, «ben, os ga­ra­van­zos que eu fa­go ao meu xei­to, co­mo me en­si­nou mi­ña avoa Do­rin­da». De ni­ño, cuan­do ella se iba «á te­rra» le de­ja­ba ins­truc­cio­nes pa­ra ha­cer­los. «Em­pe­cei cun­ha po­ta de dous qui­los e ago­ra son máis de 30 qui­los que fa­go en ca­tro po­tas. Pe­ro o domingo á un­ha da tar­de xa non que­dan».

Un clien­te re­su­mía así su opi­nión de es­te lo­cal: «Au­tén­ti­co. De los que ya que­dan po­cos».

MARCOS MÍGUEZ

José M. In­fan­te, de O Bar­quei­ro, y Be­go­ña Du­bra, de A La­ra­cha, se co­no­cie­ron en Sui­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.