Biohe­la­dos para to­dos los gus­tos.

En Bio­fac­tory creen que no pro­du­cir eco­ló­gi­co en Ga­li­cia es una fal­ta de res­pe­to a la tie­rra

La Voz de Galicia (A Coruña) - Especial1 - - Portada - A. MON­TES

Son los pri­me­ros y úni­cos en ha­cer he­la­dos eco­ló­gi­cos en Ga­li­cia y en vis­tas tie­nen in­fluir en es­te ti­po de ali­men­ta­ción por­que pien­san que no exis­te otra for­ma de co­mer me­jor. An­to­nio Gómez y Bro­der Fernández-Oban­za se vol­ca­ron en el ar­te he­la­de­ro en 2014 y has­ta aho­ra su­man 50 va­rie­da­des de he­la­dos di­fe­ren­tes, mu­chos ve­ga­nos, sin glu­ten y sin lac­to­sa, una fies­ta para quie­nes pre­sen­tan in­to­le­ran­cias y aler­gias ali­men­ta­rias y quie­nes des­tie­rran la pro­teí­na ani­mal de su die­ta, in­clui­da la miel. Ade­más sus he­la­dos tie­nen más. O me­nos. Por­que ca­re­cen de ma­te­ria gra­sa, gra­cias a una tec­no­lo­gía es­pe­cial y fuen­tes eco­ló­gi­cas de hi­dra­tos de car­bono, así que tam­bién son un re­cla­mo para quie­nes vi­gi­lan su co­les­te­rol pe­ro aún no para los dia­bé­ti­cos, su ob­je­ti­vo pen­dien­te.

Es­tos dos so­cios, que se de­fi­nen «con in­quie­tu­des por la ali­men­ta­ción eco­ló­gi­ca», ya que traen su ex­pe­rien­cia de la ela­bo­ra­ción de yo­gur eco­ló­gi­co ga­lle­go, su­man a su crea­ti­vo obra­dor la he­la­de­ría ho­mó­ni­ma The Bio­fac­tory, en A Coruña, abier­ta ca­si a la par co­mo la­bo­ra­to­rio de prue­bas y de­gus­ta­ción. Es­te es­ta­ble­ci­mien­to les per­mi­te po­der tes­tar con sus mis­mos clien­tes ca­da va­rie­dad de he­la­do y dar­la el pun­to per­fec­to de sa­bor, cre­mo­si­dad o dul­zor an­tes de lle­var sus pro­duc­tos a los li­nea­les y la hos­te­le­ría co­mo la ca­de­na Gino´s, del gru­po Vips, don­de sus he­la­dos se mue­ven co­mo pez en el pos­tre.

El la­bo­ra­to­rio en ca­sa

Mu­chos de los pa­la­da­res que pa­san por su he­la­de­ría co­ru­ñe­sa son ni­ños, por­que los pa­dres quie­ren ali­men­tos sa­nos para ellos, nos ex­pli­can. Im­pla­ca­bles a la ho­ra de co­men­tar sus im­pre­sio­nes, es­tos so­cios no du­dan en obe­de­cer a los pe­que­ños por­que ela­bo­rar he­la­dos eco­ló­gi­cos es un con­ti­nuo en­sa­yo error, ase­gu­ran. Ade­más, di­cen, «con nues­tra he­la­de­ría eco­ló­gi­ca nor­ma­li­za­mos el con­su­mo de ali­men­ta­ción bio y sir­ve para ha­cer pe­da­go­gía ayu­dan­do a dis­tin­guir las eti­que­tas de ar­te­sano y na­tu­ral, tér­mi­nos muy sos­pe­cho­sos que cuel­gan a tan­tos ar­tícu­los, fren­te al se­llo eco- ló­gi­co, con to­das las ga­ran­tías» y con­tro­les ri­gu­ro­sos que es­ta­ble­ce su nor­ma­ti­va. Tam­bién su pro­duc­to les per­mi­te acer­car­se a los ni­ños con al­go ri­co y sa­lu­da­ble. «Cuan­do ven que el he­la­do es­tá bueno y sa­be a fre­sa o cho­co­la­te y no a co­les o re­po­llo —aso­cia­ción que ni­ños y adul­tos sue­len ha­cer con lo eco­ló­gi­co y lo ve­gano— ya los te­ne­mos ga­na­dos para que si­gan sien­do con­su­mi­do­res de ali­men­tos eco­ló­gi­cos», en­fa­ti­za Bro­der, quien ha lo­gra­do in­cluir The Bio­fac­tory en los me­nús de mu­chos co­le­gios de Ga­li­cia, Ma­drid y Bar­ce­lo­na.

Au­to­di­dac­tas

An­to­nio y Bro­der mues­tran su or­gu­llo al ha­ber te­ni­do que apren­der so­los es­te ofi­cio ya que no po­dían se­guir el ejem­plo de las mar­cas in­dus­tria­les «por­que la ali­men­ta­ción eco­ló­gi­ca ex­clu­ye cier­tos in­gre­dien­tes que tam­bién usa la he­la­de­ría ar­te­sa­nal», co­mo los emul­sio­nan­tes ar­ti­fi­cia­les o in­gre­dien­tes con re­si­duos agro­quí­mi­cos, «por ejem­plo las fre­sas con­ven­cio­na­les has­ta con 20 tra­ta­mien­tos fi­to­sa­ni­ta­rios dis­tin­tos», ex­pli­can. «Hay po­ca ex­pe­rien­cia en es­te ti­po de he­la­de­ría eco­ló­gi­ca en la que no­so­tros te­ne­mos que con­se­guir la mis­ma cre­mo­si­dad que el res­to de los he­la­dos y afi­nar mu­cho para aguan­tar la ca­de­na de frío», es­pe­ci­fi­ca Bro­der. El con­su­mi­dor quie­re un he­la­do ex­tra­mou­se y ellos lo con­si­guen de for­ma na­tu­ral apli­can­do un pro­ce­so len­to, de 24 ho­ras, co­mo se ha­cían an­ti­gua­men­te los he­la­dos. Pri­me­ro se pas­teu­ri­zan los in­gre­dien­tes que lo re­quie­ren, «aun­que no la fru­ta para no des­truir sus nu­trien­tes», ma­ti­za es­te em­pren­de­dor, lue­go se de­ja ma­du­rar la mez­cla para que los fer­men­tos del yo- gur desa­rro­llen sus bac­te­rias y los in­gre­dien­tes se emul­sio­nen de for­ma na­tu­ral, y fi­nal­men­te se man­te­ca el pro­duc­to mien­tras se va con­ge­lan­do para evi­tar la cristalización del he­la­do.

El pa­raí­so ga­lle­go

Para The Bio­fac­tory, Ga­li­cia in­vi­ta a pro­du­cir en eco­ló­gi­co. «Nos apro­ve­cha­mos de los re­cur­sos y un en­torno pri­vi­le­gia­do en el que para te­ner una bue­na ma­te­ria pri­ma so­lo hay que sa­car las va­cas a pas­tar y plan­tar fru­tos del bos­que pe­ro con to­do y con eso, en eco­ló­gi­co hay muy po­qui­to», con­fie­san. Apos­tar por pro­du­cir le­che eco­ló­gi­ca es una cues­tión de con­vic­cio­nes, cree su ge­ren­te, ya que su­po­ne pa­sar de pa­gar los 30 cén­ti­mos de eu­ro por li­tro en la con­ven­cio­nal a los 90 cén­ti­mos en la eco­ló­gi­ca, es­ti­man.

Por eso con­ju­gar pre­cio y ca­li­dad res­trin­gien­do már­ge­nes es un ejer­ci­cio com­pli­ca­do «pe­ro se tra­ta de ha­cer un pro­duc­to que da­rías a tus hi­jos». Con­si­de­ran una pe­na que no se su­men más ga­na­de­ros por­que la ga­na­de­ría sos­te­ni­ble ge­ne­ra ri­que­za en el en­torno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.