Ma­ra­to­nia­nos a cen­te­na­res

La sép­ti­ma edi­ción de la ca­rre­ra Co­ru­ña42 con­vir­tió el cen­tro de la ciu­dad en un in­men­so cir­cui­to

La Voz de Galicia (A Coruña) - Especial1 - - Portada - PA­BLO GÓ­MEZ, EDUAR­DO EIROA A CORUÑA / LA VOZ

Ocho y pi­co de la ma­ña­na en el cen­tro (no es­tric­ta­men­te co­mer­cial) de Ma­ri­ne­da. Re­tiem­bla el as­fal­to, pe­ro el trá­fi­co ro­da­do ha­ce ho­ras que es­tá in­te­rrum­pi­do. Al­re­de­dor de seis­cien­tos fi­lí­pi­des se reúnen al pie del Obe­lis­co pa­ra dar­le for­ma a la sép­ti­ma edi­ción de la Co­ru­ña42, el ma­ra­tón ga­lle­go. Ade­más, ayer cons­ti­tu­yó el cam­peo­na­to au­to­nó­mi­co de la dis­tan­cia, tan­to ab­so­lu­to co­mo de veteranos y clu­bes. La 10K con la que se com­ple­men­tó fue so­lo la guin­da. La fies­ta fue com­ple­ta, aun­que co­men­zó con el pie cam­bia­do.

Unos vein­te mi­nu­tos de de­mo­ra en el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da en­fria­ron (y, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, ca­len­ta­ron al mis­mo tiem­po) a los pre­sen­tes, con o sin pan­ta­lón cor­to. El re­vue­lo se hi­zo no­tar.

El re­tra­so en la sa­li­da del ma­ra­tón se de­bió a re­vi­sio­nes de la po­li­cía de úl­ti­ma ho­ra. Esas ac­tua­cio­nes po­drían es­tar re­la­cio­na­das con el con­flic­to la­bo­ral que man­tie­nen el go­bierno lo­cal y los agen­tes en A Coruña. Es­tos úl­ti­mos lle­van me­ses pro­tes­tan­do pa­ra re­cla­mar que se les apli­que la subida sa­la­rial pac­ta­da ha­ce años y que no han lo­gra­do. Esa fue la cau­sa de que mu­chos agen­tes se die­sen de ba­ja del dis­po­si­ti­vo de vi­gi­lan­cia, con so­lo una de­ce­na de po­li­cías, in­clu­yen­do man­dos, con­tro­lan­do el ma­ra­tón ayer. Ha­bi­tual­men­te el nú­me­ro es sen­si­ble­men­te ma­yor. De he­cho, el Ayun­ta­mien­to re­cu­rrió a una em­pre­sa de se­gu­ri­dad pri­va­da pa­ra su­plir esa fal­ta de plan­ti­lla.

Ya con las za­pa­ti­llas que­man­do el as­fal­to, ca­si dos mil atle­tas en dos tan­das to­ma­ron las prin­ci­pa- les ca­lles de A Coruña acom­pa­ña­dos de la ban­da so­no­ra pro­por­cio­na­da por los cen­ce­rros, ma­ta­sue­gras, aplau­sos, gri­tos de áni­mo (y sa­lu­dos co­mo el que Ra­fi­ta le de­di­có a Pa­bli­to de un la­do al otro de los Can­to­nes).

Ros­tros co­no­ci­dos, co­mo el del fis­cal y es­cri­tor Luis An­gui­ta Jue­ga, con­tri­bu­ye­ron al buen am­bien­te que se res­pi­ra en jor­na­das co­mo la de ayer. El vien­to, los di­fe­ren­tes cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra y la pre­sen­cia de pre­ci­pi­ta­cio­nes in­ter­mi­ten­tes fue­ron el ade­re­zo que fal­ta­ba pa­ra dar­le emo­ción a la ma­ña­na.

Al ca­bo de la ma­ña­na, el Obe­lis­co se fue des­pe­jan­do pa­ra de­jar si­tio pa­ra las ma­ni­fes­ta­cio­nes pro­gra­ma­das en la zo­na cen­tro y la pla­za de Ma­ría Pi­ta se con­vir­tió en el cen­tro neu­rál­gi­co de una ca­rre­ra de do­ble en­tre­ga (42 y 10 ki­ló­me­tros) que fue el me­jor re­me­dio con­tra el frío que pa­re­cía que se apo­de­ra­ba de vez en cuan­do de la lí­nea de me­ta si­tua­da frente al con­sis­to­rio.

Fi­nal­men­te, Ma­nuel Gustavo Ca­ñar, Mó­ni­ca Gra­ne­ro (en el ma­ra­tón) y Pe­dro Ni­mo y Pau­la Ma­yo­bre (en la ca­rre­ra de diez ki­ló­me­tros) fue­ron pro­ta­go­nis­tas.

ÁN­GEL MAN­SO

El ma­ra­tón co­ru­ñés ga­na sol­ven­cia y adep­tos de re­nom­bre, co­mo Bernardo Gar­cía (en pri­mer plano, con ca­mi­se­ta blan­ca), en la mul­ti­tud de ins­cri­tos de ca­da edi­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.