«Des­de el 39 su­frí pa­ra man­te­ner el rit­mo»

MÓ­NI­CA GRA­NE­RO GA­NA­DO­RA FE­ME­NI­NA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Especial1 - - Coruña 42 - E. EIROA A CORUÑA / LA VOZ

La be­tan­cei­ra al­can­za lo más al­to del po­dio por se­gun­da vez con­se­cu­ti­va, pe­ro el vien­to le im­pi­dió ha­cer su me­jor mar­ca

Mó­ni­ca Gra­ne­ro (Be­tan­zos, 1981), cuenta sus ma­ra­to­nes por lau­re­les. LLe­va cua­tro y so­lo una vez, en Ma­llor­ca, no lo­gró el oro, aun­que sí el sub­cam­peo­na­to de Es­pa­ña. En A Coruña ga­nó tam­bién el año pa­sa­do. Ayer, una vez más, se im­pu­so con cla­ri­dad con 2 ho­ras y 59 mi­nu­tos. Se que­dó a un mi­nu­to de su me­jor mar­ca, que ve­nía bus­can­do, pe­ro no pu­do ser.

—¿Con­ten­ta con el re­sul­ta­do?

—Sí, pe­ro vien­to me pa­só fac­tu­ra. Hu­bo tra­mos con rá­fa­gas te­rri­bles, fue muy du­ro. Fue más du­ro que el año pa­sa­do. Es­ta vez, des­de el ki­ló­me­tro 39 su­frí pa­ra man­te­ner un rit­mo cons­tan­te y al fi­nal apre­té un po­co. Tam­bién sa­lió el sol y el ca­lor me afec­tó.

—¿Qué le gus­tó más de la prue­ba?

—Lo me­jor es la ani­ma­ción de la gen­te y el com­pa­ñe­ris­mo. Me sen­tí muy arro­pa­da. Al fi­nal me acom­pa­ñó un chi­co un buen tre­cho y des­de aquí le doy las gra­cias. En otras ca­rre­ras que no sean un ma­ra­tón no hay esas ayu­das.

—¿Hay o no hay mu­ro?

—Ni mu­ro ni na­da, no lo vi y es­pe­ro no ver­lo nun­ca. Eso es al­go psi­co­ló­gi­co y en es­ta prue­ba se tra­ta de ser fuer­te men­tal­men­te. Lo cier­to es que en un ma­ra­tón se su­fre, no lle­gué ro­ta, pe­ro es­to pa­sa fac­tu­ra.

—¿Fue es­te su ma­ra­tón más du­ro?

—El pri­me­ro que co­rrí, el de Pam­plo­na, fue el más du­ro, y lo ga­né.

—La fe­de­ra­ción no le da­rá el cam­peo­na­to ga­lle­go por­que no pa­só por una de sus cá­ma­ras de con­trol, aun­que re­co­no­ce que tan­to la mar­ca co­mo el pues­to no se dis­cu­ten. Des­pués de más de 42 ki­ló­me­tros eso no pue­de sen­tar muy bien.

—El cam­peo­na­to lo re­cla­ma­ré. En­tien­do que el re­gla­men­to es el re­gla­men­to, pe­ro no es lo mis­mo ha­cer tram­pa que un des­pis­te. La ca­rre­ra la co­rrí y la ga­né, y eso es lo im­por­tan­te.

—¿Pre­pa­ró mu­cho es­ta ci­ta?

—Ve­nía muy en­tre­na­da pa­ra ha­ce me­jor mar­ca, se­guí el guion de mi en­tre­na­dor al pie de la le­tra, pe­ro no pu­do ser. Al fi­nal per­dí tres se­ma­nas de en­tre­na­mien­to por en­fer­me­dad. La ver­dad es que da un po­co de ra­bia.

—El éxi­to de­por­ti­vo su­po­ne mu­chas ho­ras de tra­ba­jo pre­vio.

—So­lo pue­do de­cir cha­pó a mi fa­mi­lia y a mi no­vio, que siem­pre me es­tán apo­yan­do. Y agra­de­cer­le el tra­ba­jo a Su­so, mi en­tre­na­dor, a mi club, el Mon­tui­ri y a los pa­tro­ci­na­do­res.

—Dos años y dos vic­to­rias. ¿Ob­je­ti­vo cum­pli­do?

—Pues sí, ob­je­ti­vo cum­pli­do, es­toy muy sa­tis­fe­cha. A ve­ces es­tás co­rrien­do un ma­ra­tón te di­ces: es­to no lo vuel­vo a ha­cer. Pe­ro al aca­bar­lo lo ves de otra ma­ne­ra, se dis­fru­ta al fi­nal.

ÁN­GEL MAN­SO

Mó­ni­ca Gra­ne­ro re­pi­tió triun­fo en la dis­tan­cia rei­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.