«La cla­ve de nues­tro éxi­to es­tu­vo en lo­grar el en­cuen­tro de lo pú­bli­co y lo pú­bli­co»

El ex­re­gi­dor de Bil­bao ex­pon­drá en el fo­ro so­bre la trans­for­ma­ción del bor­de li­to­ral de A Co­ru­ña la re­ge­ne­ra­ción im­pul­sa­da en su ciu­dad, to­do un re­fe­ren­te in­ter­na­cio­nal en bue­nas prác­ti­cas ur­ba­nas

La Voz de Galicia (A Coruña) - Especial1 - - Entrevista -

Ibon Areso (Bil­bao, 1944) es ar­qui­tec­to an­tes que po­lí­ti­co, una vo­ca­ción que mar­ca­ría su di­la­ta­da de­di­ca­ción pú­bli­ca. Co­mo prue­ba, la trans­for­ma­ción de su ciu­dad na­tal, de la que fue al­cal­de y en cu­ya re­ge­ne­ra­ción par­ti­ci­pó des­de los múl­ti­ples pues­tos que ocu­pó en la Ad­mi­nis­tra­ción, au­to­nó­mi­ca y mu­ni­ci­pal, y tam­bién co­mo miem­bro de las en­ti­da­des que im­pul­sa­ron la re­ge­ne­ra­ción de la ciu­dad vas­ca, co­mo Bil­bao Me­tró­po­li-30 o Bil­bao Ría 2000. Par­te de su ex­pe­rien­cia la com­par­ti­rá en el fo­ro abier­to pa­ra de­fi­nir el fu­tu­ro del bor­de li­to­ral de A Co­ru­ña.

— ¿Có­mo se or­ga­ni­zó el pro­ce­so pa­ra re­cu­pe­rar las zo­nas por­tua­rias en Bil­bao?

—La re­cu­pe­ra­ción de nues­tras zo­nas por­tua­rias se es­ta­ble­ció en el con­tex­to del ago­ta­mien­to del mo­de­lo de me­tró­po­li in­dus­trial que tu­vo lu­gar en los años 80 y que pro­du­jo un fuer­te im­pac­to so­cial y ur­bano, con al­tos ín­di­ces de pa­ro. Bil­bao, afec­ta­da por esa si­tua­ción, se vio en la ne­ce­si­dad de ini­ciar un pro­fun­do pro­ce­so de trans­for­ma­ción ur­ba­na, que fue­se ca­paz de ge­ne­rar nue­vas opor­tu­ni­da­des de em­pleo pa­ra sus ciu­da­da­nos, em­pleo que se pro­du­ce fun­da­men­tal­men­te en el sec­tor ter­cia­rio. Esa re­cua­li­fi­ca­ción ha­bía de te­ner uno de sus hi­tos más sig­ni­fi­ca­ti­vos en la trans­for­ma­ción y re­cu­pe­ra­ción de sus fren­tes de agua. Las már­ge­nes del Ner­vión, a tra­vés de la his­to­ria, se fue­ron co­lo­ni­zan­do con ac­ti­vi­da­des in­dus­tria­les y por­tua­rias, por lo que po­de­mos afir­mar que la vi­lla es­tu­vo cons­trui­da de es­pal­das a la ría, pe­ro que la mis­ma, li­be­ra­da me­dian­te el tras­la­do de esas ac­ti­vi­da­des, y por tan­to con sus már­ge­nes por­tua­rias dis­po­ni­bles a cor­to y me­dio pla­zo, se mos­tró co­mo un ele­men­to de enor­me po­ten­cia­li­dad pa­ra cons­ti­tuir el es­pa­cio más cua­li­fi­ca­do y ver­te­bra­dor de la ciu­dad, ar­ti­cu­lan­do es­pa­cios lú­di­cos, re­si­den­cia­les y de ac­ti­vi­da­des ter­cia­rias que re­pre­sen­ta­sen el eje prin­ci­pal de la nue­va ur­be, así co­mo su ele­men­to más em­ble­má­ti­co.

— ¿Qué re­sul­tó más com­ple­jo? ¿Con qué es­co­llos se en­con­tra­ron? ¿Lo más di­fí­cil fue lo­grar la fi­nan­cia­ción o qui­zás po­ner de acuer­do a las Ad­mi­nis­tra­cio­nes?

—La dis­ci­pli­na en ma­te­ria de pla­ni­fi­ca­ción es­tra­té­gi­ca sue­le otor­gar mu­cha im­por­tan­cia al en­cuen­tro de lo pú­bli­co y lo pri­va­do, pe­ro la cla­ve de nues­tro éxi­to con­sis­tió en con­se­guir el en­cuen­tro de lo pú­bli­co y lo pú­bli­co, que es mu­cho más com­pli­ca­do. Re­unir al Go­bierno es­pa­ñol, al Go­bierno vas­co, al Go­bierno Fo­ral de Viz­ca­ya y al go­bierno mu­ni­ci­pal, ca­da uno muy ce­lo­so de sus com­pe­ten­cias y de sus pre­su­pues­tos, y po­ner­los a to­dos jun­tos a re­mar en una mis­ma di­rec­ción fue im­pres­cin­di­ble pa­ra al­can­zar nues­tros ob­je­ti­vos. Pa­ra ello pu­si­mos en fun­cio­na­mien­to una fór­mu­la de coo­pe­ra­ción de di­chas ins­ti­tu­cio­nes, con for­ma de so­cie­dad anó­ni­ma, de­no­mi­na­da Bil­bao Ría 2000.

— ¿Có­mo se de­ci­dió el di­se­ño ur­bano? ¿Dón­de en­con­tra­ron el mo­de­lo a se­guir?

—Los pa­rá­me­tros fun­da­men­ta­les del nue­vo di­se­ño se es­ta­ble­cie­ron en el nue­vo Plan Ge­ne- ral de Or­de­na­ción Ur­ba­na, ne­ce­sa­rio pa­ra pa­sar de la ciu­dad in­dus­trial a la ciu­dad po­sin­dus­trial, que die­se lu­gar a una ciu­dad más ama­ble y con ma­yor ca­li­dad me­dioam­bien­tal a fin de po­si­bi­li­tar el desa­rro­llo del sec­tor ter­cia­rio que nos die­se los nue­vos pues­tos de tra­ba­jo. Pos­te­rior­men­te, pa­ra el di­se­ño por­me­no­ri­za­do de las an­ti­guas zo­nas por­tua­rias y fe­rro­via­rias a su ser­vi­cio se con­vo­có un con­cur­so. Igual­men­te me­dian­te con­cur­so se re­dac­tó el pro­yec­to de ur­ba­ni­za­ción de esos es­pa­cios. A fi­na­les de los años 80 exis­tían ya al­gu­nas ex­pe­rien­cias co­mo la desa­rro­lla­da en el puer­to de Baltimore y se es­ta­ba ges­tio­nan­do la ope­ra­ción de los Doc­klands de Lon­dres.

— ¿Có­mo se ca­na­li­zó la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na?

—En aque­lla épo­ca la so­cie­dad es­ta­ba muy de­pri­mi­da por el pa­ro, la pro­fun­da cri­sis, y con po­ca es­pe­ran­za en el fu­tu­ro. Por ello más que ar­ti­cu­lar una par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na con­ven­cio­nal, se cons­ti­tu­yó la Aso­cia­ción pa­ra la Re­vi­ta­li­za­ción del Bil­bao Me­tro­po­li­tano, Bil­bao Me­tró­po­li 30, a los efec­tos de con­se­guir la im­pli­ca­ción del sec­tor pri­va­do y otros co­lec­ti­vos en el es­fuer­zo con­jun­to de re­no­va­ción y re­vi­ta­li­za­ción.

— ¿Con qué apo­yos in­ver­so­res con­ta­ron? ¿El re­torno su­pera lo gastado?

—Evi­den­te­men­te el pro­ce­so global de trans­for­ma­ción de Bil­bao con­lle­vó tam­bién in­ver­sio­nes pre­su­pues­ta­rias. Pe­ro en la par­te que afec­ta a la trans­for­ma­ción de sus fren­tes de agua y de las an­ti­guas zo­nas por­tua­rias y fe­rro­via­rias, las plus­va­lías ur­ba­nís­ti­cas ob­te­ni­das de los nue­vos desa­rro­llos ur­ba­nos, so­bre unos sue­los que se ha­bían con­ver­ti­do en ob­so­le­tos pe­ro que te­nían una te­rri­ble po­ten­cia­li­dad ur­ba­nís­ti­ca, fi­nan­cia­ron so­bra­da­men­te la ope­ra­ción e in­clu­so ge­ne­ra­ron ex­ce­den­tes pa­ra otras ac­tua­cio­nes. Tam­bién de­bo re­co­no­cer que no­so­tros tu­vi­mos la suer­te de desa­rro­llar es­ta ope­ra­ción en la épo­ca de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, pre­via a la cri­sis del 2008. Otras zo­nas en las que se es­tá tra­ba­jan­do en la ac­tua­li­dad han re­que­ri­do un desa­rro­llo más pro­lon­ga­do en el tiem­po.

— Con la pers­pec­ti­va del tiem­po, ¿cam­bia­ría o me­jo­ra­ría al­go de lo he­cho?

—Da­da mi im­pli­ca­ción en el pro­ce­so, me re­sul­ta di­fí­cil plan­tear si ten­dría­mos que ha­ber he­cho al­go di­fe­ren­te a lo que hi­ci­mos, so­bre to­do cuan­do se ha con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te in­ter­na­cio­nal de bue­nas prác­ti­cas, con nu­me­ro­sos pre­mios. En cual­quier ca­so, a ni­vel de dis­cu­sión, se plan­tea si fren­te a una re­no­va­ción bas­tan­te pro­fun­da co­mo la rea­li­za­da se te­nían que ha­ber man­te­ni­do más ele­men­tos de las pre­exis­ten­cias por­tua­rias o in­dus­tria­les, lo cual siem­pre es ob­je­to de de­ba­te.

«La ría se con­vir­tió en el eje prin­ci­pal de la nue­va ur­be y su ele­men­to más em­ble­má­ti­co»

«Las plus­va­lías de los nue­vos desa­rro­llos ur­ba­nos fi­nan­cia­ron la ope­ra­ción e in­clu­so ge­ne­ra­ron ex­ce­den­tes»

FO­TO J. M. MAR­TÍ­NEZ

El ar­qui­tec­to y exal­cal­de Ibon Areso es­tá con­si­de­ra­do uno de los ar­tí­fi­ces de la trans­for­ma­ción y re­vi­ta­li­za­ción de Bil­bao.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.