CAMINO LA ETER­NA FAS­CI­NA­CIÓN POR EL FIN DEL MUN­DO

LA RUTA JA­CO­BEA, QUE HUN­DE SUS ORÍ­GE­NES EN TIEM­POS AN­TE­RIO­RES A LA CRIS­TIA­NI­ZA­CIÓN, CO­NEC­TA LA COS­TA DA MOR­TE CON EL MUN­DO Y ES UNA PUER­TA DE EN­TRA­DA IDEAL PA­RA CO­NO­CER­LA.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Especial1 - - News - J. V. LA­DO TEX­TO / J. M. CA­SAL, XESÚS BÚA FO­TOS

En 1480 el do­mi­ni­co ale­mán Fe­lix Fa­ber, en uno de los pri­me­ros re­la­tos que se con­ser­van al res­pec­to es­cri­bía: «Des­pués de aque­llo no hay más mun­do; hay agua po­de­ro­sa que na­die co­no­ce». Ha­ce dos se­ma­nas, en un fo­ro pro­mo­vi­do por una co­no­ci­da mar­ca de ali­men­ta­ción, otro pe­re­grino, en es­te ca­so po­la­co, ex­pli­ca que «re­sul­ta ma­ra­vi­llo­so lo que se sien­te mi­ran­do a la in­men­si­dad del mar cuan­do se po­ne el sol». Hablan de lo mis­mo, de la fas­ci­na­ción que en el ser hu­mano ha ge­ne­ra­do, por lo me­nos del si­glo II, los tiem­pos del Fi­nis Te­rrae ro­mano y la le­yen­da del Ara So­lis, el al­tar del sol, por lle­gar al fin del mun­do co­no­ci­do. De ahí, el Camino a Fis­te­rra y Mu­xía, que ya apa­re­ce en el Có­di­ce Ca­lix­tino del si­glo XII, es­té con­si­de­ra­do co­mo muy an­te­rior al Camino de San­tia­go aso­cia­do a los res­tos del Após­tol. De he­cho, la ma­yo­ría de his­to­ria­do­res coin­ci­den que no se tra­ta más que de la ten­den­cia ha­bi­tual del me­die­vo a cris­tia­ni­zar to­da tra­di­ción o creen­cia pa­ga­na pre­exis­ten­te. Se­gu­ra­men­te así es co­mo la Cos­ta da Mor­te en­tra en el ca­tá­lo­go de las pe- re­gri­nos a San­tia­go que sur­can Eu­ro­pa, aun­que eso real­men­te aho­ra sea lo de me­nos, por­que lo im­por­tan­te es la vi­da que tie­ne la ruta, to­das las ma­ra­vi­llas que per­mi­te des­cu­brir y la, to­da­vía au­sen­cia de sa­tu­ra­ción, que em­pie­za a cas­ti­gar al­gu­nos tra­mos del Camino Fran­cés.

Na­tu­ra­le­za.

To­dos los ca­mi­nos tie­nen en­can­to na­tu­ral, pe­ro pro­ba­ble­men­te en nin­guno se ob­ser­ve con tan­to vi­gor la exu­be­ran­cia y el vi­gor del cli­ma atlán­ti­co, que se va ma­ni­fes­tan­do en­tre es­pa­cios flu­via­les, des­de Pon­te Ma­cei- ra (en­tre Ne­grei­ra y Ames) a Pon­te Ol­vei­ra (en­tre Ma­za­ri­cos y Dum­bría) an­tes del al­to de A Ar­ma­da (Cee), el pri­mer pun­to des­de el que se di­vi­sa el mar y lue­go to­do el tra­za­do ya ro­zan­do el li­to­ral por la ría de Cor­cu­bión ofre­ce es­ce­nas de pos­tal, que eclo­sio­nan fren­te al Atlán­ti­co en el ca­bo Fis­te­rra y en la pun­ta da Bar­ca.

Pa­tri­mo­nio.

Aun­que en la ruta hay va­lo­res an­te­rio­res co­mo pe­tro­gli­fos, dól­me­nes y cas­tros y tam­bién mues­tras des­ta­ca­das de ar­qui­tec­tu­ra ci­vil los ves­ti­gios re­li­gio­sos lo do­mi­nan to­do, con la igle­sia gó- ti­ca de San­ta Ma­ría das Areas de Fis­te­rra y la románica de San Xiao de Mo­rai­me, con to­do su en­torno mo­nás­ti­co, co­mo prin­ci­pa­les va­lo­res.

Cos­mo­po­li­tis­mo.

El Camino, ade­más de una in­yec­ción eco­nó­mi­ca im­por­tan­te pa­ra una zo­na con­de­na­da por el de­cli­ve de los sec­to­res pri­ma­rios, ha con­ver­ti­do la zo­na, y par­ti­cu­lar­men­te Fis­te­rra, en un cri­sol de len­guas, na­cio­na­li­da­des cul­tu­ras,... que se em­pie­za a no­tar en to­dos los fren­tes, des­de la pre­sen­cia de otras gas­tro­no­mías has­ta la evo­lu­ción de los usos so­cia­les.

EL TRA­ZA­DO En to­tal son 146 ki­ló­me­tros los que com­po­nen la úni­ca ruta ja­co­bea que no tie­ne San­tia­go de Com­pos­te­la co­mo me­ta sino co­mo pun­to de par­ti­da; 86 se­pa­ran la ciu­dad del Após­tol del ca­bo Fis­te­rra y 88 del san­tua­rio de No­sa Se­ño­ra da Vir­xe da Bar­ca de Mu­xía, de los que los pri­me­ros 59 son co­mu­nes, ya que la vía se bi­fur­ca en O Hos­pi­tal (Dum­bría). Los otros 33 co­nec­tan am­bas lo­ca­li­da­des por la cos­ta.

CA­BO FIS­TE­RRA Es el mas­ca­rón de proa del atrac­ti­vo tu­rís­ti­co, cul­tu­ral y pa­tri­mo­nial de la Cos­ta da Mor­te. Se en­cuen­tra en­tre los pun­tos más vi­si­ta­dos de Ga­li­cia y su ma­gia se con­cen­tra en su con­di­ción de fin del Camino y en ver co­mo el sol mue­re so­bre el Atlán­ti­co ca­da tar­de.

PUN­TA DA BAR­CA El san­tua­rio ma­riano de No­sa Se­ño­ra da Vir­xe da Bar­ca, asen­ta­do so­bre otro muy an­te­rior pé­treo, aso­cia­do a ri­tos pa­ga­nos, es el prin­ci­pal des­tino de Mu­xía, en el que se cen­tra la le­yen­da de la apa­ri­ción de la Vir­gen al Após­tol en su Bar­ca de pie­dra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.