Los gol­pes de una vi­da ro­que­ra to­tal

El ba­te­ría de Los Pla­ne­tas re­la­ta en «Cua­tro mi­llo­nes de gol­pes» sus pe­ri­pe­cias con la ban­da gra­na­di­na, así co­mo su pa­sa­do con KGB y La­gar­ti­ja Nick. Se tra­ta de un pa­seo di­ver­ti­do, alo­ca­do y emo­ti­vo por una bio­gra­fía que «po­dría ha­ber fil­ma­do Al­mo­dó­var»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - LIBROS - TEX­TO: JA­VIER BE­CE­RRA

En el año 2013 exis­tían ru­mo­res de que Eric Ji­mé­nez de­ja­ba Los Pla­ne­tas. La ban­da te­nía fir­ma­dos dos con­cier­tos muy par­ti­cu­la­res con el Pri­ma­ve­ra Sound. En ellos, re­vi­sa­rían te­ma a te­ma el dis­co que la crí­ti­ca con­si­de­ra co­mo el pun­to más al­to de su ca­rre­ra Una se­ma­na en el mo­tor de un au­to­bús (1998). Pri­me­ro lo ha­rían en Barcelona. Lue­go en Opor­to. En la se­gun­da fe­cha ha­bía cien­tos de gallegos es­pe­ran­do si­tio fren­te a la cruz tó­xi­ca de la por­ta­da que emi­tían las pan­ta­llas. No se ha­bla­ba de otra co­sa an­tes de em­pe­zar. El pa­se en Cataluña no ha­bía si­do del to­do bueno. To­do pre­sa­gia­ba una des­gra­cia pla­ne­ta­ria. La ban­da subió a es­ce­na. Arran­ca­ron con Se­gun­do

pre­mio, la can­ción que cam­bia­ría pa­ra siem­pre el rum­bo de los gra­na­di­nos. Eric to­mó la ba­te­ría. Em­pe­za­ron los gol­pes. Aba­jo, los fans ex­pe­ri­men­ta­ron un es­ca­lo­frío que bo­rró al ins­tan­te to­das las du­das que des­per­ta­ba.

La can­ción, in­ter­pre­ta­da 15 años des­pués, te­nía ner­vio y una mal­sa­na elec­tri­ci­dad que se ex­ten­día más allá del es­ce­na­rio. Y eso era así gra­cias a ese mons­truo que apo­rrea­ba con tan­to sen­ti­mien­to y pre­ci­sión la ba­te­ría. Con­ti­nuó to­do el con­cier­to. «Me gus­ta el mo­men­to de sa­lir al es­ce­na­rio en me­dio de la os­cu­ri­dad y de pron­to con­ver­tir­me en un ilu­mi­na­do gra­cias al dis­pa­ro que me lan­zan los fo­cos. Es­tar aquí arri­ba es co­mo sen­tir el cie­lo», di­ce Eric en el pró­lo­go de

Cua­tro mi­llo­nes de gol­pes. Aquel día lo sin­tió y lo hi­zo sen­tir. Si se tra­ta­ba una des­pe­di­da, era al­go así co­mo la de Zi­da­ne en el mun­dial del 2006 dan­zan­do con­tra Bra­sil con los mo­vi­mien­tos del me­jor fut­bo­lis­ta del pla­ne­ta. Afor­tu­na­da­men­te, Eric no aban­do­nó. La pa­sa­da Na­vi­dad se le pu­do ver en su par­ti­cu­lar pa­raí­so es­cé­ni­co en A Co­ru­ña. Su ban­da fir­mó un con­cier­to im­pre­sio­nan­te. Co­mo siem­pre, él mar­có el rit­mo con esos gol­pes que se re­par­ten en las cer­ca de 300 pá­gi­nas de es­te li­bro.

Eric Ji­mé­nez es un ba­te­ría ex­cep­cio­nal, de los que di­bu­jan el es­que­le­to de una ma­sa de so­ni­do y la do­tan de una per­so­na­li­dad in­con­fun­di­ble. Pe­ro tras ello, se es­con­de un ti­po con una vi­da no­ve­les­ca, lle­na de al­tos y ba­jos, de mo­men­tos su­rrea­lis­tas y alo­ca­dos, de bue­nas y ma­las in­ten­cio­nes y pa­seos por al­gu­nas de las obras maes­tras del rock y el pop en Es­pa­ña. En Cua­tro mi­llo­nes de gol­pes, don­de ase­gu­ra que su vi­da la po­dría ha­ber fil­ma­do Al­mo­dó­var, ha­bla de to­do ello con sin­ce­ri­dad y gra­cia. Des­pier­ta las son­ri­sas del lector, al tiem­po que le arran­ca más de un sus­pi­ro cuan­do re­la­ta epi­so­dios ma­yúscu­los con En­ri­que Mo­ren­te o se enreda en la mís­ti­ca so­no­ra de Los Pla­ne­tas. To­do de un mo­do sen­ci­llo, ágil y di­rec­to. No, no es­ta­mos aquí an­te un mú­si­co pre­ten­cio­so con ín­fu­las li­te­ra­rias. Al con­tra­rio, nos en­con­tra­mos an­te un hom­bre que es­cri­be con el mis­mo tono de quien es­tá to­mán­do­se unas ca­ñas con un ami­go, abrién­do­le las pá­gi­nas de su dia­rio.

TAM­BO­RES Y FALANGE

Así nos to­pa­mos con una in­fan­cia en la pen­sión Pe­ni­bé­ti­ca con un pa­dre ca­na­lla que le lle­gó a apun­tar con una pis­to­la y un cha­va­lín que que­ría to­car el tam­bor. Pa­ra ello in­gre­só en la Or­ga­ni­za­ción Ju­ve­nil Es­pa­ño­la Falange y, po­co des­pués, en ple­na ado­les­cen­cia lo aban­do­nó to­do por el rock n’ roll. Se­ría con KGB, mí­ti­ca for­ma­ción de punk gra­na­dino de esas que sa­le mil ve­ces ci­ta­da cuan­do se ha­bla de 091, La­gar­ti­ja Nick o Los Pla­ne­tas. Sin te­ner aún la ma­yo­ría de edad, Eric an­da­ba me­ti­do ya en fre­ga­dos ro­que­ros. Pa­ra el fan, sin em­bar­go, lo más in­tere­san­te ven­drá con su in­gre­so en La­gar­ti­ja Nick, im­pres­cin­di­ble ban­da del rock pa­trio to­tal­men­te anár­qui­ca en su fun­cio­na­mien­to. Los pa­sa­jes de sus con­cier­tos alo­ca­dos son de mo­rir­se de ri­sa. El re­la­to de la ges­ta­ción de Omega (1996) es de los de po­ner la piel de ga­lli­na y fan­ta­sear con to­do el ma­te­rial que el mú­si­co ase­gu­ra que se gra­bó y per­ma­ne­ce iné­di­to.

Sin em­bar­go, la par­te más co­no­ci­da de la bio­gra­fía de Eric Ji­mé­nez lle­ga con Los Pla­ne­tas. El de­li­ran­te re­cuer­do del via­je a Nue­va York pa­ra gra­bar Una se­ma­na en el mo­tor del au­to­bús es des­ter­ni­llan­te. Su vi­sión del gru­po, in­ter­na y ex­ter­na, re­sul­ta pre­ci­sa y re­ve­la­do­ra. Y el fan dis­fru­ta­rá sin du­da de to­das sus pa­la­bras.

Eric Ji­mé­nez (el pri­me­ro por la iz­quier­da en la ima­gen) re­cuer­da en el li­bro al­gu­nos de los pa­sa­jes más no­ve­les­cos de su vi­da

«CUA­TRO MI­LLO­NES DE GOL­PES» AU­TOR

ERIC JI­MÉ­NEZ EDI­TO­RIAL PLA­ZA & JA­NÉS La bio­gra­fía del mú­si­co con­ta­da con mu­cho hu­mor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.