Y por fin, la ca­pi­ta­na Amé­ri­ca

La «re­vo­lu­ción Mar­vel» su­ma y si­gue: mien­tras ba­te ré­cords his­tó­ri­cos de ta­qui­lla (el ma­yor ré­cord de un es­treno) con «Los Ven­ga­do­res, Infinity War», ya di­se­ña su pró­xi­mo gran éxi­to, con una su­per­he­roí­na co­mo pro­ta­go­nis­ta ab­so­lu­ta

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - CINE - TEX­TO: CAR­LOS PE­REI­RO

Los per­so­na­jes fe­me­ni­nos del có­mic dan aho­ra el sal­to a la pan­ta­lla

Si al­go ha sa­bi­do con­ju­gar Mar­vel Stu­dios de una ma­ne­ra ad­mi­ra­ble es su afán por las ex­pec­ta­ti­vas, los su­pues­tos y las po­si­bi­li­da­des. Hoy, al­gu­nos lo lla­ma­rían hy­pe, esas es­ce­nas post cré­di­tos que pre­mian al es­pec­ta­dor que aguan­ta en la sa­la has­ta la úl­ti­ma le­tra. En ellas se ven re­ta­zos de enemi­gos fu­tu­ros, alia­dos, na­rra­ti­vas y, co­mo ha si­do el úl­ti­mo ca­so, un ha­lo de es­pe­ran­za. Ojo, por­que se ave­ci­nan spoi­lers. Avi­sa­do que­da. La pe­que­ña es­ce­na fi­nal de Infinity War trae con­si­go un gui­ño in­ne­ga­ble al fu­tu­ro del UCM (Uni­ver­so Ci­ne­ma­to­grá­fi­co Mar­vel) y del pro­pio cam­bio ge­ne­ra­cio­nal que su­fri­rán los su­per­hé­roes. Nick Fury lo­gra lan­zar un men­sa­je después de que Tha­nos eje­cu­te su plan, y el re­cep­tor, o el sím­bo­lo que se mues­tra, no de­ja du­dar a la du­da: Fury con­tac­ta con una de las he­roí­nas más po­de­ro­sas ja­más crea­das. Cap­tain Mar­vel, el seu­dó­ni­mo de Ca­rol Dan­vers en la fic­ción (Brie Lar­son en el mun­do real), se es­tre­na­rá ape­nas un mes an­tes que Ven­ga­do­res 4, en mar­zo del año que vie­ne. Su pe­lí­cu­la es­ta­rá am­bien­ta­da en los 90 por lo que las teo­rías que cir­cu­lan so­bre có­mo es­tas obras se co­nec­ta­rán son nu­me­ro­sas, aun­que to­do pa­re­ce in­di­car que la su­per­he­roí­na ten­drá al­gún pa­pel cla­ve en la tra­ma, in­clu­so, co­mo la gran sal­va­do­ra del uni­ver­so.

No es al­go ele­gi­do al azar. Mar­vel Stu­dios quie­re más pre­sen­cia fe­me­ni­na en pan­ta­lla, y no de una ma­ne­ra se­cun­da­ria o su­pe­di­ta­da a otros hé­roes (Black Pant­her es el ejem­plo re­cien­te de in­clu­sión de per­so­na­jes fe­me­ni­nos fuer­tes e in­de­pen­dien­tes). Una nue­va lí­nea que ya ha­ce años ex­plo­tó en los có­mics de ca­ra a am­pliar la di­ver­si­dad de los su­per­hé­roes (so­bre el pa­pel ya ha llo­vi­do des­de que Thor es mu­jer, Ca­pi­tán Amé­ri­ca es afro­ame­ri­cano o Hulk es un cha­val co­reano). Ca­si vein­te pe­lí­cu­las después, al fin Mar­vel es­tre­na­rá una pe­lí­cu­la con una he­roí­na co­mo pro­ta­go­nis­ta ab­so­lu­ta.

Cuan­do más se po­nía en du­da de si el gé­ne­ro de los su­per­hé­roes em­pe­za­ba a es­tar de ca­pa caí­da en el ci­ne, de si la mo­da de los mu­tan­tes ha­bía pa­sa­do, de si ca­bía al­gu­na po­si­bi­li­dad de que el pú­bli­co se mos­tra­se ex­te­nua­do… ha lle­ga­do a los ci­nes Ven­ga­do­res: Infinity War. Y to­do ha sal­ta­do por los ai­res. Pri­me­ra­men­te, la ta­qui­lla; lo­gran­do el ré­cord de recaudación de un es­treno de la his­to­ria. En EE.UU. su­mó 250 mi­llo­nes de dó­la­res, a ni­vel glo­bal, 630. Al mis­mo tiem­po, tam­bién ha vo­la­do el pú­bli­co, que se ha en­con­tra­do an­te la cul­mi­na­ción del UCM. Una aven­tu­ra que co­men­zó ha­ce diez años con Iron Man y que el pa­sa­do fin de se­ma­na traía al me­jor vi­llano de la fac­to­ría que se ha­ya vis­to. El apa­bu­llan­te Tha­nos. Al fin en un pa­pel pro­ta­go­nis­ta. El am­bi­cio­so pro­yec­to de los su­per­hé­roes ha ga­na­do. Por enésima vez. Una dé­ca­da, así, co­mo si na­da. Aquel ni­ño que vio con 8 años a Ro­bert Dow­ney Jr. con­vir­tién­do­se en Iron Man es hoy ma­yor de edad. Y to­da­vía le es fiel. Las ci­fras so­lo pue­den co­rro­bo­rar­lo. ¿Có­mo ha si­do po­si­ble? ¿Có­mo pue­de un gé­ne­ro es­ti­rar­se tan­to en el tiem­po, di­ver­si­fi­car­se, y se­guir con­quis­tan­do el mun­do? ¿Qué ha ocu­rri­do pa­ra que va­rias ge­ne­ra­cio­nes acu­dan al ci­ne en ma­sa tras 18 pe­lí­cu­las, 5 cor­to­me­tra­jes, 10 se­ries y ca­si 14.800.000.000 dó­la­res después? La reali­dad es que Dis­ney ha lo­gra­do dar con una te­cla que pa­re­cía im­po­si­ble en el ci­ne. Mu­chos han si­do los flir­teos de los su­per­hé­roes de Mar­vel con la gran pan­ta­lla, pe­ro nin­gu­na sa­ga ha­bía lo­gra­do el agra­do ac­tual en­tre la crí­ti­ca y el pú­bli­co.

Hu­mor, ac­ción y dra­ma, mez­cla­dos en una pro­por­ción mi­li­mé­tri­ca, y una cons­tan­te evo­lu­ción o pre­pa­ra­to­ria, adap­tán­do­se a los tiem­pos y cui­dan­do el por­ve­nir. He ahí un pun­to esen­cial de lo que hay so­bre la me­sa. Mar­vel no ha que­ri­do vi­vir de re­pe­tir su pro­pia fór­mu­la. Es­cu­cha, atien­de y apli­ca. ¿Fal­ta me­lan­co­lía, un vi­llano to­do­po­de­ro­so que de ver­dad ate­rre, una do­sis real de dra­ma­tis­mo? Pues dos ta­zas de ello en Infinity War.

Es el gran ejer­ci­cio de Dis­ney pa­ra po­ner pun­to y fi­nal a la Fa­se 4 de su UCM, que lle­ga­rá a su oca­so con Ven­ga­do­res 4, que, tras el fi­nal abier­to del re­cien­te es­treno, se com­prue­ba que fun­cio­na­rá co­mo una se­gun­da par­te a to­das lu­ces.

¿Cuán­do? En ma­yo del año que vie­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.