La con­fe­sión so­li­ta­ria de un Enemi­go

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA - TEX­TO: CAR­LOS PE­REI­RO

Del dis­co Sue­ños y tor­men­tas que Fino Oyonarte, ba­jis­ta —y oca­sio­nal vo­ca­lis­ta— de Los Enemi­gos, se des­pren­de un aro­ma añe­jo, co­mo el de un vino que se ha de­ja­do guar­dar en una bo­te­lla du­ran­te dé­ca­das es­pe­ran­do el mo­men­to ade­cua­do de ser des­cor­cha­do. Su ho­ra ha lle­ga­do. Un pro­fun­do via­je de cor­te in­ti­mis­ta y per­so­nal, au­to­rre­fe­ren­cial in­clu­so, que echa raí­ces gra­cias a una mu­si­ca­li­dad fan­ta­sio­sa, cons­trui­da a ba­se de be­llos arre­glos, y flo­re­ce en­tre sin­te­ti­za­do­res y te­cla­dos.

El cu­rrícu­lo de Oyonarte es tan bas­to —ade­más de Enemi­gos tam­bién li­de­ró pro­yec­tos co­mo Clo­vis o Los Eterno, y pro­du­jo a Los Pla­ne­tas, Mer­cro­mi­na, Na­po­león So­lo o Lar­ga­ti­ja Nick— que na­die en su sano jui­cio po­dría po­ner en du­da su fa­ce­ta com­po­si­to­ra, por eso re­sul­ta ex­tra­ño te­ner que ha­ber es­pe­ra­do tan­tos años de ca­rre­ra pro­fe­sio­nal pa­ra ver­lo fir­mar un dis­co en solitario, con su nom­bre y ape­lli­do. Más aún cuan­do la ca­li­dad es tan ob­via y se re­tro­ali­men­ta de las ar­mo­nías que el al­me­rien­se en­to­na de una ma­ne­ra tan na­tu­ral.

Sue­ños y tor­men­tas no es un tí­tu­lo al azar. No de­be, ni pue­de ser­lo. Su pro­pio sig­ni­fi­ca­do re­cae en las can­cio­nes que se al­ter­nan en­tre la memoria, los re­cuer­dos y la ima­gi­na­ción más in­me­dia­ta. Oyonarte ha si­do ca­paz de crear un pai­sa­jis­mo so­no­ro bio­grá­fi­co muy na­tu­ral, lle­va­do a un te­rreno có­mo­do pa­ra los ya fa­mi­lia­ri­za­dos con su obra, y agra­da­ble pa­ra el pro­fano a la mis­ma.

Hay re­ta­zos de Enemi­gos, ob­vios so­bre to­do en el ata­que vo­cal, pe­ro va to­do un pa­so más allá, vi­si­ble­men­te más com­ple­jo e hi­la­do el con­jun­to fi­nal. La tran­qui­li­dad de las can­cio­nes con­tras­ta con la in­ten­si­dad que es­tas po­seen.

Es­tos años o Hue­llas son ejem­plos mag­ní­fi­cos de me­dios tem­pos en­tra­ña­bles y fuer­te­men­te des­crip­ti­vos. La sa­tis­fac­ción ple­na de la me­lan­co­lía sin caer en la de­ca­den­te tris­te­za. Un au­tén­ti­co ajuste de cuen­tas con­si­go mis­mo, cla­ro y con­ci­so.

Una mi­ra­da in­ter­na apo­ya­da en una trans­pa­ren­cia vi­tal pa­ra que el pú­bli­co tam­bién pue­da per­ci­bir­la co­mo su­ya si así lo desea­ra. Ya lo di­ce en Afor­tu­na­do: «Me vi­ne con 20 años, cam­bio que mar­có mi vi­da / Han pa­sa­do ya unos cuan­tos en la gran ciu­dad / To­da­vía si­go so­ñan­do / Es al­go que no se ol­vi­da / Aca­bé aquí fru­to de la ca­sua­li­dad».

¿Qué es el azar si no una eter­na mo­ti­va­ción pa­ra no sa­ber has­ta dón­de lle­ga­rá uno mis­mo? Oyonarte ate­rri­zó en la sen­da so­li­ta­ria. Y ya la ha as­fal­ta­do, com­pra­do un au­to­mó­vil y pi­sa­do el pe­dal de­re­cho.

To­ca es­pe­rar pa­ra ver cuán­do me­te­rá la si­guien­te mar­cha.

«SUE­ÑOS Y TOR­MEN­TAS» FINO OYONARTE Pop/Rock So­por­te: CD Dis­co­grá­fi­ca Emer­ge 16,99 eu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.