La ju­ven­tud del pí­ca­ro más rá­pi­do de la ga­la­xia

Dis­ney vuel­ve a ex­pri­mir la fran­qui­cia «Star Wars» con una pre­cue­la que nos cuen­ta los ini­cios en el mun­do del cri­men ga­lác­ti­co de un jo­ven Han So­lo en una épo­ca aún no abor­da­da en an­te­rio­res pe­lí­cu­las. Y con un ros­tro di­fe­ren­te al de Ha­rri­son Ford

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - ESTRENOS - TEX­TO: CÉ­SAR RODRÍGUEZ

La máquina de ha­cer di­ne­ro es­tá de nue­vo en mar­cha. Ape­nas seis me­ses des­pués de re­ven­tar las ta­qui­llas con la con­tro­ver­ti­da Los úl­ti­mos je­di, Dis­ney nos vuel­ve a trans­por­tar a la ve­lo­ci­dad de la luz a aque­lla ga­la­xia muy, muy le­ja­na con una nue­va his­to­ria del uni­ver­so Star Wars. Y con uno de los gran­des per­so­na­jes del ci­ne con­tem­po­rá­neo de aven­tu­ras co­mo gran pro­ta­go­nis­ta.

Es el pi­lo­to que siem­pre te­nía «ma­los pre­sen­ti­mien­tos» y que ga­nó a las car­tas la pie­za de cha­ta­rra más rá­pi­da del uni­ver­so co­no­ci­do. El ban­di­do chu­le­ta que res­pon­dió al «te quie­ro» de una inol­vi­da­ble prin­ce­sa con un la­có­ni­co e in­mor­tal «lo sé». El hé­roe ines­pe­ra­do que di­jo a Lu­ke Sky­wal­ker «vue­la esa co­sa y vá­mo­nos a ca­sa» an­tes de des­truir la pri­me­ra Es­tre­lla de la Muer­te. Y el pa­dre frus­tra­do que emo­cio­nó con su fi­nal sha­kes­pe­riano en El des­per­tar de la fuerza.

El jueves 24 de ma­yo Han So­lo vuel­ve a las gran­des pan­ta­llas. La pe­lí­cu­la es un spin-off de las tri­lo­gías ofi­cia­les (la se­gun­da tras el éxi­to de Rogue One) y nos pre­sen­ta al pí­ca­ro con­tra­ban­dis­ta en los ini­cios de su ca­rre­ra al bor­de de la ley, en una eta­pa no lle­va­da al ci­ne, la com­pren­di­da en­tre la caí­da de la re­pú­bli­ca ga­lác­ti­ca (que cuen­tan las tres pre­cue­las di­ri­gi­das por Geor­ge Lu­cas) y la for­ma­ción de la alian­za re­bel­de que aca­bó de­rro­tan­do al im­pe­rio (la tri­lo­gía ori­gi­nal que con­clu­yó con El re­torno del je­di).

So­lo, di­ri­gi­da por el os­ca­ri­za­do Ron Ho­ward (Una men­te ma­ra­vi­llo­sa, Apo­lo 13, Wi­llow), tu­vo un prees­treno muy me­diá­ti­co en el Fes­ti­val de Cannes. El equi­po del fil­me lle­gó a la Cos­ta Azul ro­dea­do de mucha ex­pec­ta­ción, los sol­da­dos im­pe­ria­les des­fi­la­ron so­bre la al­fom­bra ro­ja y has­ta el woo­kie Chew­bac­ca dis­fru­tó de su do­sis de gla­mur. Tras la pro­yec­ción, efec­tua­da fue­ra de con­cur­so, lle­gó el ve­re­dic­to de la crí­ti­ca. Y no fue uná­ni­me.

En lo po­si­ti­vo, hay ar­tícu­los que des­ta­can su ca­pa­ci­dad pa­ra en­tre­te­ner, su plan­tea­mien­to co­ral, su es­pí­ri­tu de aven­tu­ra clá­si­ca, un cier­to ai­re a ci­ne del oes­te, tra­zas de pe­lí­cu­la de la­dro­nes sim­pá­ti­cos y, so­bre to­do, el sa­ber man­te­ner el sa­bor de los tres fil­mes que hi­cie­ron de Star Wars un fe­nó­meno glo­bal. Eso tie­ne mé­ri­to. Y tam­bién una ex­pli­ca­ción. De­trás del guion es­tá el ci­neas­ta Law­ren­ce Kas­dan, crea­dor de In­dia­na Jo­nes y es­cri­tor tam­bién del li­bre­to del El im­pe­rio con­tra­ata­ca, El re­torno del je­di y El des­per­tar de la fuerza, y su hi­jo. Pa­la­bras ma­yo­res. ¿Ga­ran­tía de di­ver­sión y de éxi­to? Pues pa­re­ce que sí, aun­que en es­te ca­so con cier­tas som­bras y al­gu­nas pe­gas.

So­lo tie­ne una his­to­ria tor­tuo­sa. Los res­pon­sa­bles ini­cia­les del pro­yec­to, Phil Lord y Ch­ris Mi­ller, lo de­ja­ron en sep­tiem­bre. Pe­ro no se fue­ron por vo­lun­tad pro­pia. Lu­cas­film de­ci­dió pres­cin­dir de los au­to­res de Llu­via de al­bón­di­gas y Le­go: la pe­lí­cu­la cuan­do ya es­ta­ba muy avan­za­da. ¿Las ra­zo­nes? Vi­sio­nes muy dis­tin­tas de lo que de­be­ría ser el fil­me, dis­cre­pan­cias en cuan­to al rit­mo de ro­da­je y pro­fun­dos des­en­cuen­tros so­bre la li­ber­tad pa­ra im­pro­vi­sar más allá del guion. Y re­cu­rrió a un ex­pe­ri­men­ta­do ar­te­sano con unas cuan­tas pe­lí­cu­las de aven--

No sa­len je­di ni miem­bros de la dinastía Sky­wal­ker

tu­ras en el zu­rrón, Ron Ho­ward, que vol­vió a gra­bar el 70 % del me­tra­je y dio un ai­re di­fe­ren­te a la pe­lí­cu­la. ¿El cam­bio le ha pa­sa­do fac­tu­ra a So­lo? De mo­men­to no hay una res­pues­ta cla­ra a esa pre­gun­ta, pe­ro va­rias re­se­ñas coin­ci­den en se­ña­lar que es in­fe­rior a la an­te­rior pe­lí­cu­la de­ri­va­da de Star Wars, Rogue One. Y creen que su­fre a cau­sa de la fór­mu­la Dis­ney: ex­pri­mir la fran­qui­cia ca­da seis me­ses pue­de pro­vo­car fal­ta de chis­pa y har­taz­go en el es­pec­ta­dor cu­rio­so u oca­sio­nal, aun­que en es­te ca­so no apa­rez­can je­di ni tam­po­co miem­bros de la dinastía Sky­wal­ker, has­ta la fe­cha siem­pre pre­sen­tes en to­das las en­tre­gas de la sa­ga.

La pe­lí­cu­la pro­du­ci­da por Lu­cas­film ofre­ce dos gran­des ce­bos a los mi­llo­nes de se­gui­do­res de la sa­ga ga­lác­ti­ca: por un la­do, re­la­ta co­mo Han co­no­ció a su in­se­pa­ra­ble Chew­bac­ca; por el otro, re­ve­la las cir­cuns­tan­cias en las que, con pre­sun­tas ma­las ar­tes, ga­nó el mí­ti­co Halcón Mi­le­na­rio a su ami­go, el tam­bién tram­po­so y en­can­ta­dor Lan­do Cal­ris­sian.

So­lo cuen­ta con un re­par­to for­ma­do por gran­des nom­bres. Por par­te fe­me­ni­na des­ta­can tres ac­tri­ces que han bri­lla­do en la pe­que­ña pan­ta­lla: Emilia Clar­ke, la ma­dre de los dra­go­nes de Jue­go de tro­nos; Than­die New­ton, androide re­bel­de en West­world; y Phoe­be Wa­ller-Bridge, es­tre­lla en la emer­gen­te Ki­lling Eve. Por la mas­cu­li­na lla­man la aten­ción los ve­te­ra­nos Woody Ha­rrel­son (True de­tec­ti­ve) y Paul Bet­hany (Mas­ter and Com­man­der) y Do­nald Glo­ver, que se po­ne en la piel de otro per­so­na­je mí­ti­co de Star Wars, el ci­ta­do Cal­ris­sian. Evi­den­te­men­te, to­das las mi­ra­das se con­cen­tran en el pro­ta­go­nis­ta, en el ac­tor ele­gi­do pa­ra co­ger el le­ga­do de to­da una le­yen­da, Ha­rri­son Ford. ¿Cum­ple el jo­ven e inex­per­to Han So­lo de Al­den Eh­ren­reich las ex­pec­ta­ti­vas? Pues la crí­ti­ca no lo tie­ne cla­ro. Na­die le da un sus­pen­so. Pa­ra unos no lle­ga al no­ta­ble. Pe­ro otros con­si­de­ran so­bre­sa­lien­te su ca­rac­te­ri­za­ción de la ju­ven­tud de un per­so­na­je al que to­ma­mos ca­ri­ño en Star Wars por ser un sin­ver­güen­za sim­pá­ti­co. En un en­torno re­ple­to de idea­lis­tas, su chu­le­ría, su ci­nis­mo, y su egoís­mo apor­ta­ban un so­plo de ai­re fres­co. En es­ta pe­lí­cu­la cam­bian las tor­nas. Hay hu­mor, pe­ro no hé­roes clásicos. Eh­ren­reich, un ca­li­for­niano de 28 años des­cu­bier­to por Spiel­berg, con­si­de­ra que su Han So­lo es un per­so­na­je «com­ple­ta­men­te dis­tin­to al que he­mos vis­to has­ta aho­ra», pe­ro aún así se ale­gró de re­ci­bir el res­pal­do de Ford: «Ho­nes­ta­men­te le gus­tó, y sig­ni­fi­có mu­cho pa­ra mí». La pe­lí­cu­la re­ven­ta­rá ta­qui­llas, ¿pe­ro gus­ta­rá? El pú­bli­co tie­ne la úl­ti­ma pa­la­bra. De su ve­re­dic­to de­pen­de­rá que vea­mos nue­vas aven­tu­ras del jo­ven con­tra­ban­dis­ta tras su via­je ini­ciá­ti­co y su pri­mer co­que­teo con el mun­do del ham­pa y del cri­men.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.