¿El me­jor ví­deo de la his­to­ria?

Es­te es un re­tra­to fe­roz de la so­cie­dad mo­der­na, prin­ci­pal­men­te ame­ri­ca­na, que as­pi­ra a pa­sar a la his­to­ria por su poé­ti­ca, su rea­lis­mo im­pre­so y el desafío que su­po­ne

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA - TEX­TO: CARLOS PEREIRO

Igual que cuan­do uno lee un poe­ma de Lor­ca por pri­me­ra vez, o po­sa su mi­ra­da so­bre el Guer­ni­ca de Pi­cas­so, es pro­ba­ble que el re­cep­tor ne­ce­si­te un con­tex­to an­tes de apre­ciar la to­ta­li­dad del ele­men­to. El sig­ni­fi­ca­do de unas pa­la­bras, los tra­zos de un pin­cel o las imá­ge­nes que uno atis­ba no tie­nen por qué ser fá­ci­les siem­pre de di­ge­rir. This is Ame­ri­ca, el ví­deo que es­tá arra­san­do la Red, es una obra de ar­te en sí mis­ma, y co­mo tal, po­dría a uno pa­re­cer­le be­llo en prin­ci­pio por su es­ce­no­gra­fía, pe­ro el va­lor que pue­de arro­jar su con­tex­to, la pro­fun­di­za­ción en el sig­ni­fi­ca­do, así co­mo aca­ri­ciar la enor­me can­ti­dad de re­fe­ren­cias que en­cie­rra, ha­ce que tras­cien­da más allá de ser una sim­ple se­cuen­cia. ¿Es el me­jor vi­deo­clip de la his­to­ria This is Ame­ri­ca? Dí­fi­cil ne­gar­lo. Chil­dish Gam­bino es el pro­yec­to de Do­nald Glo­ver, un jo­ven afro­ame­ri­cano que ade­más de ac­tor es es­cri­tor, pro­duc­tor, hu­mo­ris­ta y DJ. Qui­zás lo ha­yan vis­to en Com­mu­nity, o aho­ra en la pre­mia­da Atlan­ta, se­rie en la que ade­más de pro­ta­go­nis­ta es es­cri­tor y di­rec­tor. En ape­nas una se­ma­na, su úl­ti­ma can­ción ha al­can­za­do la frio­le­ra de 117 mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes en YouTu­be. El te­ma per­te­ne­ce al cuar­to ál­bum de es­te Chil­dish Gam­bino, tras el cual des­apa­re­ce­rá.

He­chas las pre­sen­ta­cio­nes, lle­ga la ho­ra de en­trar en ma­te­ria. Las imá­ge­nes que pre­sen­ta This is Ame­ri­ca mues­tran a un Glo­ver que avan­za dan­zan­do en­tre di­fe­ren­tes es­ce­no­gra­fías de vio­len­cia dis­par, ase­si­na­tos y re­vuel­tas. Su ex­tra­ña hip­no­sis cor­po­ral ha­ce que el es­pec­ta­dor no quie­ra per­der­lo de vis­ta. To­do ello a lo lar­go de dos pla­nos se­cuen­cia en el que su­ce­den de­ma­sia­das co­sas co­mo pa­ra poder per­ci­bir­las de un so­lo vis­ta­zo.

El ví­deo ha ca­la­do for­tí­si­mo en la so­cie­dad ame­ri­ca­na. Mu­chos ven en él una so­bre­sa­lien­te de­nun­cia con­tra las ar­mas de fue­go, el sis­te­ma pe­nal lo­cal, el abu­so po­li­cial, el propio es­ti­lis­mo ac­tual, la con­ver­sión de cau­sas en mer­can­cías co­mer­cia­les, o el ra­cis­mo que per­vi­ve e im­preg­na los di­fe­ren­tes es­ca­ños del co­lec­ti­vo ame­ri­cano.

De to­das las re­fe­ren­cias que el vi­deo­clip en­cie­rra, des­ta­can al­gu­nas por po­pu­la­res o por iden­ti­fi­ca­bles, aun­que prác­ti­ca­men­te ca­da se­gun­do es­con­de al­gu­na. Pri­me­ra­men­te, el arran­que inocen­te que con­tras­ta con la vio­len­cia grá­fi­ca de un ase­si­na­to y la fra­se «This is Amé­ri­ca». Di­rec­to. An­tes de ello Glo­ver bai­la y ges­ti­cu­la con su ojo de­re­cho en re­fe­ren­cia al ra­cis­ta Tío Ruc­kus, un per­so­na­je del có­mic The Boon­docks que se cree blan­co. A con­ti­nua­ción, adop­ta una ex­tra­ña po­se pa­ra dis­pa­rar. Imi­ta a Jim Crow, un per­so­na­je crea­do en el si­glo XIX por Dart­mouth que re­fe­ren­cia de for­ma des­pec­ti­va al ciu­da­dano afro­ame­ri­cano. El tér­mino lle­gó a dar nom­bre a un con­jun­to de le­yes que pro­mo­vían la se­gre­ga­ción ra­cial has­ta 1965.

Glo­ver tam­bién bai­la el Gwa­ra Gwa­ra, una dan­za su­da­fri­ca­na que po­pu­la­ri­zó Rihan­na en la ce­re­mo­nia de los Grammy. A con­ti­nua­ción, el ac­tor ma­ta con una me­tra­lle­ta a un co­ro, un ob­vio pa­ra­le­lis­mo a la ma­tan­za de Char­les­ton en la que un vein­tea­ñe­ro ase­si­nó a nue­ve per­so­nas. Tam­bién apa­re­cen unos cha­va­les gra­ban­do mó­vil en mano. La le­tra di­ce: «Es­to es una he­rra­mien­ta». Es­te mar­zo, agen­tes de po­li­cía dis­pa­ra­ron sie­te ve­ces con­tra un sos­pe­cho­so que ha­bla­ba por te­lé­fono y que con­fun­die­ron con un ar­ma. So­lo eso. La nor­ma­li­za­ción de las ar­mas, tra­ta­das co­mo jo­yas; la ves­ti­men­ta de Glo­ver, muy pa­re­ci­da a la de un sol­da­do con­fe­de­ra­do, el sui­ci­dio, el apo­ca­lip­sis. Y to­do en ape­nas cua­tro mi­nu­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.