“So­mos ni­ños, so­mos in­mor­ta­les y va­mos a vi­vir para siem­pre”

El ci­clo SON Es­tre­lla Ga­li­cia trae a Os Mutantes, la ban­da bra­si­le­ña que en los años se­sen­ta dio la res­pues­ta carioca a The Beatles y Beach Boys. To­da una le­yen­da pop

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA . CONCIERTO - FUN­DA­DOR DE OS MUTANTES TEX­TO: JA­VIER BE­CE­RRA

Co­rría 1999 cuan­do el ex­can­tan­te de los Tal­king Heads David Byr­ne re­co­pi­la­ba en un dis­co las que él con­si­de­ra­ba que eran las me­jo­res can­cio­nes de una po­co co­no­ci­da ban­da bra­si­le­ña: Os Mutantes. Lo ti­tu­ló Everyt­hing Is Pos­si­ble: the Best of Os Mutantes y lo edi­tó en un se­llo de world mu­sic lla­ma­do Lua­ka Bop. Gra­cias a la di­fu­sión que ob­tu­vo en la crí­ti­ca es­pe­cia­li­za­da una nue­va ge­ne­ra­ción des­cu­brió al gru­po. Su­pu­so to­da una re­ve­la­ción. Des­de el res­ca­te de Nick Dra­ke o Big Star en los pri­me­ros no­ven­ta no ha­bía lle­ga­do de las te­la­ra­ñas del pa­sa­do al­go tan fan­tás­ti­co. Aque­lla alo­ca­da mez­cla de ga­ra­ge, bos­sa-no­va, psi­co­de­lia y pop desa­rro­lla­da en Sao Pau­lo en­tre 1966 y 1972 enamo­ra­ba al ins­tan­te. El cul­to, em­pu­ja­do por la lle­ga­da de In­ter­net y las re­des de 2P2, pron­to se hi­zo internacional.

«Nos sor­pren­dió mu­chí­si­mo to­do aque­llo», ad­mi­te Sér­gio Dias, fun­da­dor del gru­po y úni­co su­per­vi­vien­te de la for­ma­ción ori­gi­nal que com­ple­ta­ban Ri­ta Lee, Ar­nal­do Días y Ro­nal­do Le­me. «Eso per­mi­tió que chi­cos jó­ve­nes del un­der­ground co­nec­ta­sen con el tro­pi­ca­lis­mo. Po­co a po­co se fue crean­do una bo­la de nie­ve que lle­gó a to­do el mun­do». Su mú­si­ca — co­lo­ris­ta, vi­tal y ju­gue­to­na— en­gan­chó por su ca­pa­ci­dad me­ló­di­ca, su arre­ba­ta­do­ra ori­gi­na­li­dad y por esa fa­ci­li­dad de ten­der puen­tes en­tre Bra­sil y la mú­si­ca an­glo­sa­jo­na del mo­men­to. Con­tem­po­rá­neos de The Beatles, Ro­lling Sto­nes o The Byrds, le otor­ga­ban a to­do ello rit­mo de Sao Pau­lo. «Es nor­mal, so­mos bra­si­le­ños pe­ro al mis­mo tiem­po es­tá­ba­mos ex­pues­tos a to­do ti­po de in­fluen­cias», ex­pli­ca.

Cuan­do Sér­gio Dias di­ce to­das, son to­das. In­clui­dos ico­nos tan apa­ren­te­men­te ale­ja­dos de su ór­bi­ta co­mo Sa­ra Montiel. «Fue una gran ins­pi­ra­ción para no­so­tros», ase­gu­ra. La mez­cla se sal­pi­men­ta­ba de una ima­gen de fan­ta­sía que co­nec­ta­da el ar­te y las dro­gas. «En los años se­sen­ta, la ima­gen era una he­rra­mien­ta muy im­por­tan­te de­bi­do a la psi­co­dé­li­ca, el LSD, la li­ber­tad de au­to­ex­pre­sión y la di­ver­sión», se­ña­la ha­cien­do un es­pe­cial hin­ca­pié en es­te úl­ti­mo as­pec­to: «Ju­gá­ba­mos to­do el tiem­po y en to­das par­tes. Eso cla­ro que se re­fle­ja­ba en nues­tra mú­si­ca».

Han pa­sa­do va­rias dé­ca­das des­de en­ton­ces. Y qui­zá se pue­da va­lo­rar me­jor hoy en día lo que su­pu­so aque­lla re­vo­lu­ción. «Si soy ho­nes­to, te di­ría que en­ton­ces to­do fue to­tal­men­te in­cons­cien­te —ase­gu­ra—. No nos dá­ba­mos cuen­ta de na­da. Sim­ple­men­te lo dis­fru­tá­ba­mos». Ese ca­rác­ter li­viano des­pis­ta­ba a ve­ces res­pec­to a sus ver­da­de­ras in­ten­cio­nes. Por ejem­plo, exis­te un te­ma de su dis­co Tec­ni­co­lor (1970) ti­tu­la­do El Jus­ti­cie­ro, que se hi­zo muy po­pu­lar en España sin que mu­chos se­pan su ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do. «Fue una ma­ne­ra un po­co es­con­di­da de cri­ti­car a la dic­ta­du­ra mi­li­tar en Bra­sil — ex­pli­ca—. Lo hi­ci­mos con mu­cho hu­mor. La cen­su­ra fue es­tú­pi­da y ton­ta. Les de­cía­mos las co­sas en su ca­ra y no se da­ban cuen­ta». La can­ción so­na­rá en los con­cier­tos que da­rán en Ga­li­cia la semana que vie­ne jun­to a gran­des éxi­tos co­mo Bat Ma­cum­ba, A Min­ha Me­ni­na, An­do Meio Des­li­ga­do o Jar­dim Elé­tri­co. La ban­da que tu­vo una reunión fa­lli­da a fi­na­les de los se­ten­ta, vol­vió a la car­ga en el 2006, em­pu­ja­da por su ines­pe­ra­da po­pu­la­ri­dad y ma­te­ria­li­zan­do el de­seo de los nue­vos fans.

Mu­chos ya los pu­die­ron ver en el 2010 cuan­do par­ti­ci­pa­ron en el fes­ti­val Vi­go Trans­for­ma den­tro de los even­tos mu­si­ca­les del Xa­co­beo 10. Aho­ra re­tor­nan ase­gu­ran­do que el tiem­po no ha pa­sa­do por ellos. «Os Mutantes del 2018 son exac­ta­men­te lo mis­mo que en los se­sen­ta. So­mos ni­ños, so­mos in­mor­ta­les y va­mos a vi­vir para siem­pre», pro­cla­ma Dias, que con­si­de­ra que su men­sa­je si­gue tan vi­gen­te co­mo en los se­sen­ta: «Es un te­ma de ho­nes­ti­dad. No­so­tros se­gui­mos ha­cien­do la mú­si­ca des­de el co­ra­zón».

Sa­ra Montiel fue una gran ins­pi­ra­ción para no­so­tros”

Sér­gio Dias (con la gui­ta­rra) es el úni­co su­per­vi­vien­te de la for­ma­ción ori­gi­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.