ANI­MA­LES

CON­CHI­TA MAR­TÍ­NEZ, TO­DO UN RE­FE­REN­TE DEL DE­POR­TE MUN­DIAL, OPI­NA QUE EL TE­NIS FE­ME­NINO ES­TÁ EN MUY BUEN MO­MEN­TO EN ES­PA­ÑA.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO -

Con­chi­ta Mar­tí­nez: “Na­die me ha re­ga­la­do na­da”.

Lu­na es un bi­chón maltés de tres años que lle­gó a la ca­sa de Con­chi­ta Mar­tí­nez en ple­nas Na­vi­da­des. Una pe­rra in­de­pen­dien­te que ale­gra la vi­da a una de las me­jo­res te­nis­tas que ha te­ni­do nues­tro país: ex­ca­pi­ta­na de las se­lec­cio­nes es­pa­ño­las de te­nis fe­me­nino y mas­cu­lino, la pri­me­ra es­pa­ño­la que ga­nó Wim­blen­don (1994), múl­ti­ple me­da­llis­ta olím­pi­ca y fi­na­lis­ta de va­rios tor­neos in­ter­na­cio­na­les. ¿So­ña­ba de pe­que­ña con te­ner una mas­co­ta? No lo re­cuer­do, pe­ro nun­ca tu­vi­mos mas­co­ta de pe­que­ños, las he te­ni­do cuan­do era ya un po­co más ma­yor. Lu­na fue un re­ga­lo de mi her­mano y de mis so­bri­nos en la No­che­bue­na de ha­ce tres años. Ha­cía tiem­po que mis otros dos pe­rros ha­bían fa­lle­ci­do y lo pa­sé muy mal. Per­der a una mas­co­ta es muy do­lo­ro­so y mi fa­mi­lia de­ci­dió dar­me una sor­pre­sa. La ver­dad es que te ale­gra la vi­da. Su pro­fe­sión re­quie­re mu­cha dis­ci­pli­na y en­tre­na­mien­to, ¿lo prac­ti­ca con su pe­rra? Al prin­ci­pio in­ten­té que dur­mie­ra en su si­tio y que no se subie­ra a la ca­ma, al so­fá… Aho­ra no pa­sa na­da, aun­que

tam­po­co se sube mu­cho. Ha si­do co­mo to­dos los ca­cho­rros. Con po­cos me­ses me mor­dió el par­qué, las co­sas nor­ma­les. Cuan­do sal­go a la mon­ta­ña a ca­mi­nar me la lle­vo, dis­fru­ta mu­cho. ¿Lu­na y us­ted tie­nen co­sas en co­mún? Las dos so­mos muy tran­qui­las. Lu­na es muy ca­ri­ño­sa e in­de­pen­dien­te y me ha­ce mu­cha com­pa­ñía. Le gus­ta su­bir­se a las si­llas del co­me­dor para echar­se sus sies­tas, pe­ro si es­toy en el so­fá, se vie­ne con­mi­go. ¿Ha no­ta­do que a Lu­na le gus­te el te­nis o tie­ne pre­fe­ren­cia por otros de­por­tes? (Ri­sas)

No he no­ta­do que le gus­te el te­nis, tam­po­co me ha con­ta­do cuál es su de­por­te fa­vo­ri­to. Ella pre­fie­re ju­gar con sus mu­ñe­cos. ¿Có­mo lle­va Lu­na lo de via­jar mu­cho? Se le no­ta que no le gus­ta que me mar­che, pe­ro cuan­do re­gre­so, se vuel­ve lo­ca de ale­gría. Con­chi­ta, ¿quién es la me­jor ju­ga­do­ra en es­tos mo­men­tos? El te­nis fe­me­nino es­tá bas­tan­te abier­to. En el ran­king, aho­ra la nú­me­ro uno es Si­mo­na Ha­lep y lo ha si­do Gar­bi­ñe Mu­gu­ru­za. Te di­ría que Se­re­na Wi­lliams, pe­ro aho­ra no es­tá, ha te­ni­do un be­bé y eso, co­mo te he di­cho, lo deja más abier­to. ¿Hay más afi­ción aho­ra por el te­nis fe­me­nino? Afi­ción al te­nis fe­me­nino siem­pre ha ha­bi­do. Nues­tra épo­ca, con Arant­xa, Stef­fi Graf… fue muy bue­na. Des­pués, con la ri­va­li­dad entre Ro­ger Fe­de­rer y Ra­fa Na­dal se pa­só al te­nis mas­cu­lino. Aho­ra lo que más ayu­da son los te­nis­tas de al­ta ca­li­dad. Gar­bi­ñe Mu­gu­ru­za ha con­se­gui­do ser la nú­me­ro uno. Eso ha­ce que la gen­te se afi­cio­ne más al te­nis fe­me­nino. El es­pa­ñol es­tá en un buen mo­men­to con dos gran­des: Gar­bi­ñe y Ra­fa Na­dal. ¿Si aho­ra si­guie­ra en ac­ti­vo, con quién le gus­ta­ría com­pe­tir? Con to­das, pe­ro mi ca­rre­ra ya pa­só. ¿Las mu­je­res en el te­nis fe­me­nino tie­nen po­ca vi­si­bi­li­dad? Creo que eso no ocu­rre en el te­nis fe­me­nino, es uno de los de­por­tes más vi­si­bles para las mu­je­res. ¿Cuá­les son sus pro­yec­tos pro­fe­sio­na­les? Tra­ba­jo co­mo co­men­ta­ris­ta con Eu­ros­port, el pró­xi­mo tor­neo que va­mos a re­tras­mi­tir se­rá el Open de Aus­tra­lia. Una vez fi­na­li­za­do mi con­tra­to con la fe­de­ra­ción, lo iré pen­san­do con tran­qui­li­dad. ¿Le da mie­do el fu­tu­ro? No, me sien­to muy afor­tu­na­da por to­do lo con­se­gui­do. Es­toy se­gu­ra de que en el fu­tu­ro ha­ré co­sas bo­ni­tas y, so­bre to­do, que es­ta­rán vin­cu­la­das al te­nis. Us­ted ha si­do de las más gran­des del te­nis fe­me­nino, ¿se ha vis­to re­com­pen­sa­da? To­do lo que he con­se­gui­do ha si­do con mu­chí­si­mo sa­cri­fi­cio y mu­cho tra­ba­jo. Na­die me ha re­ga­la­do na­da y la gen­te aho­ra me lo re­co­no­ce más. Ana Pa­tri­cia Bo­tín es una gran afi­cio­na­da al te­nis, ¿si ella le pi­die­ra ser su en­tre­na­do­ra per­so­nal acep­ta­ría? No lo sa­bía, no te­nía esa in­for­ma­ción, pe­ro es­ta­ría en­can­ta­da de ju­gar con ella. Ad­mi­ro mu­cho a las mu­je­res em­pren­de­do­ras y que lu­chan día a día por es­tar arri­ba. ¿Qué le pi­de al nue­vo año? Mu­cha sa­lud para to­do el mun­do.

“Lu­na es muy ca­ri­ño­sa e in­de­pen­dien­te y me ha­ce mu­cha com­pa­ñía”.

“Lu­na fue un re­ga­lo de mi her­mano y mis so­bri­nos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.