« Fi­nal Fan­tasy XV » , lle­ga la ver­sión de­fi­ni­ti­va pa­ra PC de unos de los tí­tu­los más es­pe­ra­dos.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Portada - TEXTO: CAR­LOS PE­REI­RO

Ca­si año y me­dio des­pués de su lan­za­mien­to en con­so­la, lle­ga la ver­sión de­fi­ni­ti­va de «Fi­nal Fan­tasy XV» tam­bién a PC. Con un despliegue grá­fi­co im­pa­ga­ble y has­ta con co­rrec­cio­nes en la his­to­ria y la ju­ga­bi­li­dad, Squa­re-Enix pue­de pre­su­mir de ha­ber lo­gra­do un port no­ta­ble y en al­gu­nos as­pec­tos ejem­plar. Una odi­sea car­ga­da de be­lle­za.

El des­tino. Una pa­la­bra de cu­rio­so sig­ni­fi­ca­do en com­pa­ra­ción a otros vo­ca­blos de la len­gua. Pue­de ser una me­ta, un sim­ple pun­to del ma­pa al que acu­dir y fi­ni­qui­tar cier­to via­je; pe­ro a su vez, la se­mán­ti­ca nos in­di­ca la po­si­bi­li­dad de po­der trans­for­mar­se en al­go más gran­de, en un ho­ri­zon­te fi­nal, una fan­ta­sía úni­ca, per­so­nal y, de­pen­dien­do del ca­so, im­po­si­ble de ser es­qui­va­da. Bue­na par­te de la sa­ga Fi­nal Fan­tasy tra­ta del des­tino. De los mu­chos po­si­bles. La epo­pe­ya de po­ner rum­bo ha­cia al­go más gran­de que uno mis­mo. La lu­cha en­tre el cam­biar lo es­cri­to, o acep­tar las con­se­cuen­cias im­plí­ci­tas. A es­tas al­tu­ras del camino, Squa­re-Enix se ha con­ver­ti­do en una experta en la ma­te­ria, y ha de­ci­di­do otor­gar a Fi­nal Fan

tasy XV una nueva vi­da en PC. El re­sul­ta­do es tre­me­bun­do.

Tar­dó en lle­gar, más de un año, pe­ro la ver­sión de­fi­ni­ti­va de FF XV lu­ce ple­tó­ri­ca en Win­dows. Tan­to, que no po­cos han afir­ma­do ser el ma­yor lo­gro grá­fi­co de nues­tro tiem­po. Se ne­ce­si­ta una au­tén­ti­ca má­qui­na pa­ra mo­ver­lo al má­xi­mo de su ca­pa­ci­dad, pe­ro, de ha­cer­lo, el ju­ga­dor asis­ti­rá a un bru­tal despliegue téc­ni­co. No to­do el mun­do po­see un or­de­na­dor de la NASA y Squa­re-Enix lo sa­be, por lo que es­te port lle­ga con de­ce­nas de po­si­bi­li­da­des a la ho­ra de adap­tar­se al apa­ra­to de ca­da in­di­vi­duo, y se­guir mos­tran­do una ca­ra be­lla e im­pac­tan­te.

Tam­bién se han cam­bia­do al­gu­nos tro­zos de la his­to­ria que flo­jea­ban, e in­clui­do to­dos los DLCs pu­bli­ca­dos has­ta la fe­cha. En de­fi­ni­ti­va, se tra­ta del jue­go que de­bió ser en su día, pe­ro con las nue­vas po­lí­ti­cas de las com­pa­ñías ya se sa­be. ¿Pa­ra qué sa­car un jue­go com­ple­to al cien por cien si pue­do ven­der­lo por fas­cícu­los y co­rre­gir­lo con el tiem­po? Eso ha pa­sa­do con FF XV, pe­ro pues­tos a es­cu­dri­ñar su mon­ta­je fi­nal, es­te se an­to­ja no­ta­ble, co­mo po­co. FF XV es una odi­sea, una aven­tu­ra, un via­je por ca­rre­te­ra. El ju­ga­dor vi­ve en la piel de Noc­tis, el prín­ci­pe de un reino que ve co­mo su mun­do se des­mo­ro­na y jun­to a tres ami­gos em­pren­de un tra­yec­to a me­dio camino en­tre la ven­gan­za y la jus­ti­cia. Sal­var el mun­do, en po­cas pa­la­bras, tam­bién. Ese des­tino que siem­pre aca­ba por apa­re­cer en los Fi­nal Fan­tasy y por el que el ju­ga­dor de­rra­ma­rá al­gu­na que otra lá­gri­ma en el camino.

Amis­tad

La re­la­ción de Noc­tis con los su­yos es la ver­da­de­ra pro­ta­go­nis­ta de la his­to­ria. Un cuar­te­to de com­pa­ñe­ros que de­be­rá ma- du­rar a pa­sos agi­gan­ta­dos si quie­re so­bre­vi­vir a su pro­pio sino, y en­con­trar ca­da cual su si­tio so­bre la faz de ese pla­ne­ta en el que na­cie­ron. Son di­fe­ren­tes en­tre ellos y po­seen per­so­na­li­da­des y ha­bi­li­da­des úni­cas. El prín­ci­pe go­za de la pes­ca, Ig­nis de co­ci­nar y Prom­pto de sa­car fotos. To­dos ellos in­flu­yen en la his­to­ria, y ver­da­de­ra­men­te dan bue­na mues­tra de la fuer­te no­ción de amis­tad que tra­ta de des­pren­der el tí­tu­lo.

El sis­te­ma de com­ba­te se si­túa más si­mi­lar a un King­dom Hearts que a un FF de la vie­ja es­cue­la, por lo que los tur­nos son inexis­ten­tes. Las me­cá­ni­cas fun­cio­nan co­rrec­ta­men­te, y apar­ta­dos co­mo la ma­gia o los ata­ques con­jun­tos son des­ca­ra­da­men­te sa­tis­fac­to­rios y es­pec­ta­cu­la­res. Al prin­ci­pio pue­de cos­tar, pe­ro se le pi­lla el tru­co rá­pi­da­men­te a sa­ber có­mo ex­plo­tar a ca­da per­so­na­je se­gún qué si­tua­ción.

No es el me­jor FF de la his­to­ria, no, pe­ro re­sul­ta in­fi­ni­ta­men­te más atrac­ti­vo que los úl­ti­mos tí­tu­los de la sa­ga, en es­pe­cial el fa­lli­do XIII. Ha­bía mu­cho en jue­go, más aún cuan­do es­te tí­tu­lo lle­gó a pe­li­grar enor­me­men­te por sus con­ti­nuos re­tra­sos y re­es­cri­tu­ras de guión. Fi­nal­men­te ya es­tá en con­so­la y PC, y lu­ce en­tre­te­ni­dí­si­mo gra­cias a su pro­pues­ta de mun­do abier­to. Mu­cho que ex­plo­rar, mu­cho que ju­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.