Has­ta 6.000 eu­ros por un ki­lo del pez más ca­ro del mun­do

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - TERRA - SA­RA CA­BRE­RO

La to­toa­ba se ha con­ver­ti­do en una de las gran­des jo­yas del Gol­fo de California, en Mé­xi­co. Es­te pe­cu­liar pez, que pue­de lle­gar a al­can­zar los 2 me­tros de lon­gi­tud y su­pe­rar los 100 ki­los, cotiza en el mer­ca­do a pre­cios im­po­si­bles pa­ra los bol­si­llos más con­ven­cio­na­les. Hay quien ha lle­ga­do a ti­rar de car­te­ra y pa­gar has­ta 6.000 eu­ros por so­lo un ki­lo­gra­mo de es­te pro­duc­to. Y la ra­zón que se en­cuen­tra de­trás de es­te de­rro­che no es el sa­bor, pre­ci­sa­men­te.

Lo úni­co que ha­ce va­lio­so a la to­toa­ba, tam­bién de­no­mi­na­da co­mo cor­vi­na blanca, es su ve­ji­ga na­ta­to­ria (po­pu­lar­men­te co­no­ci­da co­mo el bu­che), un ór­gano in­terno que el ani­mal uti­li­za pa­ra re­gu­lar su flo­ta­bi­li­dad y los hu­ma­nos co­mo re­me­dio tra­di­cio­nal asiá­ti­co pa­ra una am­plia va­rie­dad de en­fer­me­da­des —sin que de­trás de es­tos me­jun­jes se en­cuen­tre nin­gu­na evi­den­cia cien­tí­fi­ca— y co­mo po­ten­te afro­di­sía­co. Los que di­cen sa­ber del te­ma ase­gu­ran que, co­ci­na­do en una so­pa, el bu­che de la cor­vi­na blanca con­si­gue au­men­tar la po­ten­cia se­xual, dis­mi­nuir el co­les­te­rol, me­jo­rar la cir­cu­la­ción, re­ju­ve­ne­cer la piel y, por si fue­ra po­co, otor­gar lon­ge­vi­dad.

Las gran­des can­ti­da­des de di­ne­ro que la to­toa­ba mue­ve en el mer­ca­do ne­gro chino —prác­ti­ca­men­te el úni­co lu­gar en el que se pue­de con­se­guir uno de es­tos ejem­pla­res— y la gue­rra sin cuar­tel que man­tie­nen las ma­fias en las aguas del gol­fo me­xi­cano pa­ra con­se­guir pes­car uno so­lo de es­tos bi­chos, le han va­li­do a la to­toa­ba el apo­do de «la co­caí­na del mar».

Es­te pes­ca­do ha de­ja­do de ser un me­ro pro­duc­to de aguas sa­la­das pa­ra al­can­zar una ca­te­go­ría muy su­pe­rior. Al­gu­nos de los bol­si­llos más abul­ta­dos se han lan­za­do a in­cluir en su co­lec­ción una ve­ji­ga del pez con la es­pe­ran­za de con­se­guir una ju­go­sa re­va­lo­ri­za­ción. Se­gún la pro­tec­to­ra Elep­hant Ac­tion Lea­gue, ac­tual­men­te los ejem­pla­res ape­nas se cuen­tan por de­ce­nas.

La ve­ji­ga na­ta­to­ria del ani­mal se usa co­mo re­me­dio pa­ra mu­chas en­fer­me­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.