¿Qué hay de­trás del cos­te del la­dri­llo?

El cos­te me­dio de los ma­te­ria­les por me­tro cua­dra­do está en­tre los 600 y los 900 eu­ros Lo que real­men­te pro­vo­ca que se dis­pa­re el pre­cio de un pi­so es el sue­lo so­bre el que se cons­tru­ye

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Sa­ra Ca­bre­ro

La te­rri­ble épo­ca de va­cas fla­cas a la que nos con­de­nó la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria tras los años de vino y ro­sas pa­re­ce em­pe­zar a que­dar co­mo sim­ple re­fe­ren­cia en las pá­gi­nas de his­to­ria. Las ci­fras que ma­ne­jan los en­ten­di­dos en la ma­te­ria apun­ta­lan la creen­cia. Las cur­vas que mues­tran la si­tua­ción del sec­tor in­mo­bi­lia­rio han co­men­za­do a re­pun­tar ha­cia arri­ba.

Se­gún los da­tos pu­bli­ca­dos es­ta se­ma­na por el Con­se­jo Ge­ne­ral del No­ta­ria­do, la com­pra­ven­ta de vi­vien­da au­men­tó un 4,5 % en di­ciem­bre del 2017 res­pec­to al mis­mo mes del año 2016, has­ta to­ta­li­zar 48.956 transac­cio­nes. Y es­tos nú­me­ros tie­nen su con­se­cuen­cia: el prin­ci­pio más bá­si­co de la ley de la ofer­ta y la de­man­da. Al mis­mo rit­mo que cre­cen las transac­cio­nes lo ha­ce el es­fuer­zo eco­nó­mi­co que los ciu­da­da­nos de­ben afron­tar pa­ra ha­cer­se con una vi­vien­da. El pre­cio del me­tro cua­dra­do ha au­men­ta­do en el úl­ti­mo año un 1,8 %, fi­jan­do el cos­te me­dio del me­tro cua­dra­do de las vi­vien­das en unos 1.383 eu­ros. Y la co­sa no se que­da­rá ahí, por­que en el ho­ri­zon­te se di­bu­jan to­da­vía nue­vos as­cen­sos.

Los pre­cios que se en­cuen­tran de­trás del la­dri­llo han si­do siem­pre un au­tén­ti­co mis­te­rio pa­ra una par­te im­por­tan­te de la po­bla­ción. ¿Cuán­to cues­ta en reali­dad cons­truir una vi­vien­da me­dia de 90 me­tros cua­dra­dos? ¿Por qué un pi­so de las mis­mas ca­li­da­des cues­ta el en Ma­drid que en cual­quier ciu­dad ga­lle­ga?

Si cen­tra­mos la cal­cu­la­do­ra tan so­lo en los ma­te­ria­les, el cos­te de cons­truc­ción de un pi­so de 90 me­tros cua­dra­dos (con­si­de­ra­do co­mo el pro­to­ti­po me­dio de vi­vien­da en España) se re­du­ce con­si­de­ra­ble­men­te en com­pa­ra­ción con la fac­tu­ra fi­nal a la que tie­ne que ha­cer fren­te el in­ver­sor. Los ex­per­tos cal­cu­lan que con 600 eu­ros el me­tro cua­dra­do se pue­de te­ner un ho­gar con ca­li­da­des me­dias, y con unos 900 eu­ros por ca­da me­tro un pi­so ya con aca­ba­dos de bas­tan­te ca­li­dad. Nos mo­ve­mos en­ton­ces en una hor­qui­lla de en­tre 54.000 eu­ros y 81.000 eu­ros. En­ton­ces, ¿de dón­de sa­le el di­ne­ro que fal­ta has­ta las seis ci­fras que exi­ge el mer­ca­do por con­ver­tir­se en pro­pie­ta­rio?

«El sue­lo so­bre el que se eri­ge un edi­fi­cio es, sin du­da, una de las par­ti­das que más dis­pa­ra los pre­cios fi­na­les de una vi­vien­da», re­su­me Alberto de Pau­la, pre­si­den­te de la de­le­ga­ción de Ou­ren­se del Co­le­xio Ofi­cial de Ar­qui­tec­tos de Ga­li­cia (COAG). Es­te ex­per­to ase­gu­ra que, en con­tra de lo que mu­cha gen­te pien­sa, quien se lle­va gran par­te del pa­to no es el pro­mo­tor, sino el due­ño del te­rreno so­bre el que se cons­tru­yen las vi­vien­das. En las ciu­da­des con me­do­ble

La com­pra­ven­ta de vi­vien­da ha cre­ci­do un 4,5 %, mien­tras que el pre­cio del me­tro cua­dra­do au­men­tó un 1,8 %

nos po­si­bi­li­da­des en su te­rri­to­rio o con una gran de­man­da in­mo­bi­lia­ria, el pre­cio de in­ver­tir en el sec­tor del la­dri­llo se dis­pa­ra de ma­ne­ra con­si­de­ra­ble. Mu­chos pien­san, de ma­ne­ra erró­nea, que una vez com­pra­do el so­lar lo más ren­ta­ble pa­ra las pro­mo­to­ras es ti­rar la cons­truc­ción ha­cia arri­ba y sa­car el ma­yor nú­me­ro de vi­vien­das pa­ra su­mar un be­ne­fi­cio más abul­ta­do. «No se pue­den cons­truir to­dos los pi­sos que uno quie­ra por­que hay unas nor­mas ur­ba­nís­ti­cas. Ade­más, cuan­tos más pi­sos per­mi­ta un sue­lo cons­truir mu­cho ma­yor se­rá su cos­te pa­ra el com­pra­dor. Al fi­nal to­dos los de­ta­lles su­man».

Sue­lo y ma­te­ria­les no son las úni­cas par­ti­das que de­be­mos te­ner en cuen­ta. La lar­ga lis­ta de im­pues­tos a los que de­be ha­cer fren­te un cons­truc­tor se lle­va una in­tere­san­te par­te del pre­su­pues­to de cons­truc­ción y, por tan­to, tam­bién su­man en la fac­tu­ra fi­nal. Y tam­po­co son na­da des­de­ña­bles las par­ti­das téc­ni­cas, en­tre las que des­ta­can los pro­yec­tos de ar­qui­tec­tos o apa­re­ja­do­res o es­tu­dios co­mo el geo­téc­ni­co.

CIU­DA­DES PA­RA HA­BI­TAN­TES

El pre­si­den­te de la de­le­ga­ción de Ou­ren­se del COAG ex­pli­ca que uno de los pro­ble­mas de las ciu­da­des re­si­de en que his­tó­ri­ca­men­te han si­do «he­chas» por los que las ven­den, es de­cir, los pro­pie­ta­rios del sue­lo, «cuan­do ten­dría­mos que ha­cer­las los que vivimos en ellas».

ILUS­TRA­CIÓN: MA­RÍA PEDREDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.