GALICIAN BREW SE LAN­ZA A LA CA­ZA DE LA CER­VE­ZA PER­FEC­TA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - María Vi­ñas

Es­ta em­pre­sa pon­tea­rea­na ela­bo­ra va­rie­da­des cien por cien na­tu­ra­les, con múl­ti­ples ma­ti­ces Pa­ra con­se­guir­lo, con­si­de­ran fun­da­men­tal la in­no­va­ción, tan­to en re­ce­tas co­mo en téc­ni­cas de pro­duc­ción

Aca­ban de ser se­lec­cio­na­dos por VíaGa­li­cia en­tre más de 200 ini­cia­ti­vas

Lo pri­me­ro que a uno le lla­ma la aten­ción cuan­do es­cu­cha ha­blar a Isa­bel Viéi­tez es su mar­ca­do acen­to an­da­luz; ham­brien­to, ur­gen­te. Con­fir­ma tras la pre­gun­ta de ri­gor sus orí­ge­nes: es se­vi­lla­na de na­ci­mien­to, pe­ro lle­va, ex­pli­ca, más de 20 años asen­ta­da en es­ta es­qui­na del ma­pa, tie­rra don­de la ra­ma pa­ter­na de su ár­bol ge­nea­ló­gi­co hun­de sus raí­ces. Galician Brew, uno de los 15 nue­vos pro­yec­tos se­lec­cio­na­dos por la ace­le­ra­do­ra VíaGa­li­cia pa­ra su pró­xi­ma edi­ción, es fru­to de su par­ti­cu­lar y sin­ce­ra pa­sión por la cer­ve­za: du­ran­te mu­cho tiem­po, se de­di­có a ju­gar con in­gre­dien­tes, a en­sa­yar, a tan­tear. A ela­bo­rar por su cuen­ta, ella so­la, lo­tes y lo­tes de lí­qui­do ca­se­ro. Y un buen día, há­bil ya en el uni­ver­so cer­ve­ce­ro gra­cias a ferias, fo­ros y sim­po­sios, se ma­tri­cu­ló en la Universidad de Ali­can­te dis­pues­ta a ha­cer de su afi­ción un ar­te y, de pa­so, un mo­do de vi­da.

En el cen­tro va­len­ciano se acre­di­tó aca­dé­mi­ca­men­te co­mo mi­cro­cer­ve­ce­ra, pa­ra des­pués com­ple­tar su for­ma­ción en el CIFP A Gran­xa de Pon­tea­reas con el ci­clo su­pe­rior de vi­nos, cer­ve­zas y li­co­res. «Siem­pre tu­ve un in­te­rés ex­tre­mo por las ela­bo­ra­cio­nes», re­co­no­ce. De cas­ta le vie­ne al gal­go: es la su­ya una de esas fa­mi­lias de­di­ca­das en cuer­po y al­ma a la res­tau­ra­ción. Co­li­brí en­tre hor­ni­llos y fo­go­nes, Viéi­tez se que­dó com­ple­ta­men­te fas­ci­na­da cuan­do des­cu­brió las in­fi­ni­tas po­si­bi­li­da­des del ju­go de ce­ba­da.

En el 2015, com­pró con sus pro­pios aho­rros la pri­me­ra má­qui­na pa­ra ela­bo­rar cer­ve­za. Y lo que hi­zo —con­fie­sa con sor­pre­sa— gus­tó. Fue en aquel mo­men­to cuan­do Isa­bel de­ci­dió res­tau­rar la an­ti­gua bo­de­ga de sus abue­los, una ca­sa de pie­dra del 1800 ubi­ca­da en Pon­tea­reas que hoy fun­cio­na co­mo cuar­tel ge­ne­ral de Galician Brew. «Em­pe­cé pro­du­cien­do can­ti­da­des muy pe­que­ñas, 500 li­tros na­da más, y con ex­pec­ta­ti­vas muy rea­lis­tas, a ni­vel lo­cal —re­cuer­da—, pe­ro la de­man­da se dis­pa­ró».

La Curuxa y la Sa­be­la fue­ron sus pri­me­ras re­fe­ren­cias; fe­me­ni­nas, ga­lle­gas y sin­gu­la­res. Por­que es­ta mi­cro­fá­bri­ca tie­ne, so­bre to­do, nom­bre de mu­jer. Son ma­yo­ría en el equi­po —so­lo hay un hom­bre—, de­fen­dién­do­se más que bien en un sec­tor fun­da­men­tal­men­te mas­cu­lino —«es así aho­ra, por­que an­ti­gua­men­te la cer­ve­za la ela­bo­ra­ban las mu­je­res», apun­ta Viéi­tez— y, por si es­to fue­ra po­co, en el ru­ral. No es pe­que­ño el desafío.

Tras la avan­za­di­lla, lle­ga­ron la Curuxa ne­gra, la IPA y la Bio, pe­ro tam­bién la Rock in Río Tea y la Mi­ña Te­rra Ga­le­ga. «Y to­das se ven­dían», evo­ca su crea­do­ra, to­da­vía al­go per­ple­ja. Fue ella mis­ma, al prin­ci­pio, quien se lan­zó a re­co­rrer, bo­te­lli­nes en mano, to­dos los ba­res y es­ta­ble­ci­mien­tos gour­met de la co­mar­ca. En­se­ña­ba el pro­duc­to, ha­bla­ba ma­ra­vi­llas de él. De­ja­ba so­bre los mos­tra­do­res va­rias uni­da­des de mues­tra pa­ra que due­ños y clien­tes pu­die­sen ca­tar­las. Y en­se­gui­da Galician Brew sal­tó de las tien­das más pe­que­ñas a los pa­si­llos de los su­per­mer­ca­dos y a las ferias de pro­duc­tos ar­te­sa­na­les. Un año des­pués de me­ter la lla­ve en el con­tac­to, Isa­bel te­nía su na­ve lle­na de fer­men­ta­do­ras.

Hoy son cua­tro per­so­nas y nue­ve cer­ve­zas, tres de ellas cer­ti­fi­ca­das eco­ló­gi­ca­men­te. Por­que de si al­go ha he­cho ban­de­ra es­ta em­pren­de­do­ra es de la ca­li­dad. Cuan­do se pro­pu­so ela­bo­rar pro­fe­sio­nal­men­te va­rie­da­des ar­te­sa­nas tu­vo cla­ro que o se­rían con las me­jo­res con­di­cio­nes má­xi­mas, o no se­rían; que su pro­duc­to te­nía que ser sin­gu­lar, pe­ro so­bre to­do im­pe­ca­ble, con los me­jo­res gra­nos —pro­du­cen su pro­pio lú­pu­lo, na­da de quí­mi­cos— agua y le­va­du­ra. Guar­da­ba un as ba­jo la man­ga: la ven­ta­ja que les da su en- cla­ve es­tra­té­gi­co, zo­na de ex­cep­cio­na­les ma­nan­tia­les.

Pa­ra acer­car­se to­da­vía más a la per­fec­ción, Galician Brew de­ci­dió cui­dar con mi­mo el di­se­ño de sus pro­duc­tos y re­cu­rrir a tec­no­lo­gías pun­te­ras. «En los mé­to­dos de ela­bo­ra­ción em­plea­mos téc­ni­cas e ins­tru­men­tos in­no­va­do­res: fer­men­ta­do­res iso­bá­ri­cos que nos per­mi­ten re­cu­pe­rar el mis­mo CO2 o sis­te­mas de em­bo­te­lla­mien­to di­rec­to, por ejem­plo, por­que no les aña­di­mos azú­ca­res pa­ra for­zar el gas —ex­pli­ca la maes­tra cer­ve­ce­ra—. Y nos va­le­mos de ellos no so­lo pa­ra con­se­guir un re­sul­ta­do me­jor, sino tam­bién pa­ra man­te­ner­lo, pa­ra que las cer­ve­zas es­tén siem­pre igual de equi­li­bra­das, pa­ra que el pro­ce­so no cam­bie».

No les es­tá yen­do mal por es­te ca­mino. Su gé­ne­ro es hoy, ga­ran­ti­zan, lo que se co­no­ce co­mo drin­ka­bi­lity: be­bi­da que pro­du­ce pla­cer al ser con­su­mi­da; «la to­mas y eres fe­liz». «Por dos co­sas —de­ta­llan—, por­que te gus­ta su sa­bor, pe­ro tam­bién por­que te sien­ta bien». Por­que al acor­dar­se, el con­su­mi­dor tie­ne un buen re­cuer­do. Y quie­re re­pe­tir.

El se­cre­to de sus cer­ve­zas, di­cen, es la «drin­ka­bi­lity», dis­tin­ción que cer­ti­fi­ca que es muy be­bi­ble, que «sien­ta bien, que ha­ce fe­liz, que in­vi­ta a re­pe­tir»

| VÍC­TOR RO­DRÍ­GUEZ

Isa­bel Viéi­tez res­tau­ró una an­ti­gua bo­de­ga de sus abue­los en Pon­tea­reas y mon­tó en ella su mi­cro­cer­ve­ce­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.