GA­LI­CIA, A LAS PUER­TAS DE LA ERA DE LA RO­BO­TI­ZA­CIÓN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Fer­nan­do Gon­zá­lez La­xe FER­NAN­DO GON­ZÁ­LEZ LA­XE es ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía Apli­ca­da de la Uni­ver­si­da­de da Co­ru­ña.

El ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía Apli­ca­da Fer­nan­do Gon­zá­lez La­xe analiza los re­tos a los que se en­fren­ta Ga­li­cia a las puer­tas de una era de cam­bio ra­di­cal al ca­lor de la au­to­ma­ti­za­ción in­dus­trial.

La OCDE es­ti­ma que el 20 % de los em­pleos que exis­ten en Es­pa­ña son au­to­ma­ti­za­bles, y que otro 32 % po­drían su­frir cam­bios con­si­de­ra­bles. Los re­tos del país a las puer­tas de la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial son, pues, no­ta­bles. Ad­mi­nis­tra­cio­nes y em­pre­sas ne­ce­si­tan me­jo­rar su ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción a es­te fe­nó­meno y asu­mir la emer­gen­cia de un contexto im­pa­ra­ble

El pro­gre­so tec­no­ló­gi­co con­tri­bu­ye a mo­di­fi­car las re­glas y las pau­tas de la eco­no­mía glo­bal ge­ne­ran­do nue­vas opor­tu­ni­da­des de em­pleo y de ne­go­cio. La ace­le­ra­ción tec­no­ló­gi­ca fa­ci­li­ta la crea­ción de eco­no­mías de es­ca­la que, a su vez, es­ti­mu­lan un cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial de la ve­lo­ci­dad de cam­bio. De es­ta for­ma, se pue­de afir­mar que las in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas con­tri­bui­rán a im­pul­sar una cons­tan­te adap­ta­ción a las nue­vas cir­cuns­tan­cias.

La in­tro­duc­ción y la adop­ción de nue­vas tec­no­lo­gías su­po­nen la emer­gen­cia de nue­vos mo­de­los de ne­go­cios y de in­no­va­do­res pro­ce­sos de des­truc­ción crea­ti­va; am­pa­ran­do la crea­ción de em­pre­sas en nue­vos sec­to­res. El men­cio­na­do ca­rác­ter in­no­va­dor ha lle­va­do a con­for­mar so­fis­ti­ca­das for­mas de pro­duc­ción de dis­tri­bu­ción y de con­su­mo. Di­cha re­vo­lu­ción ha cam­bia­do la eco­no­mía tra­di­cio­nal y, hoy en día, vi­sua­li­za­mos que la prin­ci­pal com­pa­ñía de alo­ja­mien­to no tie­ne una so­la ca­ma a su nom­bre; que la com­pa­ñía de trans­por­te de pa­sa­je­ros, aque­lla que es­tá cam­bian­do el pa­no­ra­ma ur­bano, no ten­ga un so­lo vehícu­lo en cus­to­dia; o que el prin­ci­pal dis­tri­bui­dor glo­bal de bie­nes de con­su­mo no ten­ga una so­la tien­da abier­ta en el pla­ne­ta.

Se re­gis­tran cam­bios tan­to en el mer­ca­do de tra­ba­jo co­mo en el del em­pleo por me­dio de la fuer­te po­la­ri­za­ción en­tre tra­ba­jos cua­li­fi­ca­dos y aque­llos otros que ten­drán que com­pe­tir con la ex­ten­sión de la ro­bo­ti­za­ción. Se cons­ta­tan, asi­mis­mo, efec­tos so­bre la pro­duc­ti­vi­dad, pe­ro con una cier­ta ra­len­ti­za­ción.

Dos gran­des desafíos se cier­nen so­bre la so­cie­dad: la ro­bo­ti­za­ción y la di­gi­ta­li­za­ción. En torno al pri­me­ro, las pre­gun­tas son ob­vias: ¿Cuán­tos pues­tos de tra­ba­jo se­rán des­trui­dos? ¿Y cuán­tos sus­ti­tui­dos por ro­bots? La OCDE ha es­ti­ma­do que el 20 % de los em­pleos exis­ten­tes en Es­pa­ña son al­ta­men­te au­to­ma­ti­za­bles; aun­que ma­ti­za que ello no quie­re de­cir que uno de ca­da cin­co pues­tos de tra­ba­jo va­ya a des­apa­re­cer; pe­ro la pro­ba­bi­li­dad es ele­va­da. Los ries­gos son me­no­res en­tre las pro­fe­sio­nes de me­nor cua­li­fi­ca­ción y en­tre los jó­ve­nes, in­de­pen­dien­te­men­te de su ni­vel de cua­li­fi­ca­ción, de­bi­do a que los jó­ve­nes no han te­ni­do tiem­po de acu­mu­lar ex­pe­rien­cia y que su ca­pa­ci­dad de co­no­ci­mien­tos sea in­sus­ti­tui­ble. Otro 32 % de los em­pleos po­drían su­frir cam­bios sus­tan­cia­les; es de­cir, de­be­rían aco­mo­dar­se a nue­vos tiem­pos, con lo que son pre­ci­sos nue­vos ni­ve­les de for­ma­ción y nue­vas re­co­lo­ca­cio­nes en em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes. En su­ma, la in­cor­po­ra­ción de los ro­bots ha­rá que las jornadas la­bo­ra­les se re­duz­can; re­per­cu­ti­rá en los sa­la­rios (la OCDE pro­nos­ti­ca que un 10 % de au­to­ma­ti­za­ción su­po­ne una re­duc­ción del 4,4 % en la re­mu­ne­ra­ción); se sim­pli­fi­ca­rán las ta­reas, ga­nan­do ve­lo­ci­dad en el pro­duc­to o ser­vi­cio ter­mi­na­do, al li­be­rar­se las per­so­nas de los pro­ce­sos me­cá­ni­cos re­pe­ti­ti­vos; se fa­ci­li­ta­ría el tra­ba­jo a dis­tan­cia (ga­nan­do más tiem­po libre), en­tre otras re­per­cu­sio­nes de re­le­van­cia. Aun­que la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca es­tá aso­cia­da a una des­truc­ción de em­pleo, tam­bién es cier­to que ge­ne­ra nue­vos ni­ve­les de efi­cien­cia que con­tri­bu­yen a ge­ne­rar em­pleo y ri­que­za, al es­tre­char­se los víncu­los en­tre las per­so­nas y las má­qui­nas. McKin­sey es­ti­ma que los ro­bots po­drían rem­pla­zar 800 mi­llo­nes de em­pleos en el 2020.

El desa­rro­llo de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial o la ro­bó­ti­ca, por ejem­plo, es­tán aso­cia­dos a los au­men­tos de las ca­pa­ci­da­des hu­ma­nas; de ahí que las nue­vas pro­fe­sio­nes de­ban es­tar de­di­ca­das a en­tre­nar y a con­tro­lar los sis­te­mas des­de los cam­pos de la fia­bi­li­dad, ci­ber­se­gu­ri­dad, in­ter­ac­ción con los usua­rios, desa­rro­llo de com­por­ta­mien­tos éti­cos, etc. Un es­tu­dio de la Universidad de Ox­ford ti­tu­la­do The fu­tu­re of em­ploy­ment pro­nos­ti­ca­ba, al exa­mi­nar 702 ocu­pa­cio­nes, que el 47 % de los em­pleos, so­lo en Es­ta­dos Uni­dos, co­rrían el ries­go de des­apa­re­cer por efec­to de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Lo que nos lle­va a afir­mar que la ro­bo­ti­za­ción po­dría traer­nos una me­jo­ra con­si­de­ra­ble en el em­pleo —des­de el pun­to de vis­ta cua­li­ta­ti­vo—, al en­car­gar­se las per­so­nas de las fun­cio­nes más hu­ma­nas: co­mo la to­ma de de­ci­sio­nes, la ges­tión o la crea­ti­vi­dad.

PLA­NOS DE IN­TER­VEN­CIÓN

En torno al desafío de la di­gi­ta­li­za­ción, las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas res­pon­den de ma­ne­ra muy uni­for­me. La ma­yor par­te de los paí­ses aprue­ban sus agen­das di­gi­ta­les en ba­se a cua­tro ob­je­ti­vos: ex­ten­sión de la co­ber­tu­ra de ban­da an­cha; con­so­li­da­ción del mer­ca­do di­gi­tal; pro­mo­ción de la in­clu­sión di­gi­tal; y ex­ten­sión de los ser­vi­cios pú­bli­cos di­gi­ta­les. En to­dos los ob­je­ti­vos se des­plie­gan di­fe­ren­tes ins­tru­men­tos de po­lí­ti­cas pú­bli­cas en don­de se re­fle­jan tan­to las in­ver­sio­nes a efec­tuar co­mo los me­ca­nis­mos de re­gu­la­ción y los in­cen­ti­vos pa­ra la di­gi­ta­li­za­ción. Asi­mis­mo, tam­bién se fi­jan los ám­bi­tos de ac­tua­ción y los pla­nos de in­ter­ven­ción.

Es­pa­ña mues­tra un mar­co con­tra­dic­to­rio. De una par­te, apa­re­ce co­mo uno de los paí­ses que po­see un buen ín­di­ce en lo to­can­te a la ad­mi­nis­tra­ción elec­tró­ni­ca; y, sin em­bar­go, se si­túa en­tre los rezagados en lo que ata­ñe a los ín­di­ces de so­cie­dad di­gi­tal. De otra par­te, asu­mi­mos que la for­ma­ción en ca­pi­tal hu­mano es bá­si­ca, pe­ro las in­ver­sio­nes en I+D+i son ca­da vez me­no­res; y, fi­nal­men­te, los ni­ve­les edu­ca­ti­vos en lo que con­cier­ne a las ha­bi­li­da­des di­gi­ta­les son, tam­bién, in­fe­rio­res a los pro­me­dios eu­ro­peos. Es­tá cla­ro, por lo tan­to, que la par­ti­ci­pa­ción de la fuer­za de tra­ba­jo en aque­llos em­pleos que re­quie­ren de ha­bi­li­da­des tec­no­ló­gi­cas no des­ta­ca por sus al­tos ra­tios.

Es­pa­ña po­see un re­tra­so im­por­tan­te en el cam­po de la di­gi­ta­li­za­ción (ocu­pa el pues­to 45 en el rán­king mun­dial). Se sub­ra­yan tres pro­ble­mas. Con­ti­nua­mos evi­tan­do la apues­ta por el cam­bio; no he­mos des­te­rra­do el con­cep­to de que la di­gi­ta­li­za­ción es muy cos­to­sa; y no acer­ta­mos en có­mo hay que su­pe­rar el ac­tual des­co­no­ci­mien­to téc­ni­co. Por tan­to, exis­te mu­cho mar­gen de me­jo­ra; y las em­pre­sas de­ben en­ten­der di­cha di­ná­mi­ca, en la me­di­da que no hay tiem­po que per­der.

SIN CA­PA­CI­DAD DE ADAP­TA­CIÓN

La cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial, la de­no­mi­na­da in­dus­tria 4.0, afec­ta a to­da la eco­no­mía y po­dría ge­ne­rar efec­tos po­si­ti­vos. Se afir­ma que el sec­tor em­pre­sa­rial es­pa­ñol tie­ne po­ca ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción a es­te cam­bio. Las cau­sas ra­di­can en el des­ajus­te exis­ten­te en­tre los ni­ve­les de for­ma­ción de la mano de obra dis­po­ni­ble y las po­si­bi­li­da­des abier­tas a las nue­vas tec­no­lo­gías. En se­gun­do lu­gar, el re­tra­so se acha­ca a las de­fi­cien­tes res­pues­tas de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas. Y, en ter­cer lu­gar, las dis­fun­cio­nes se atri­bu­yen a la es­ca­sez de ini­cia­ti­vas pri­va­das, en la me­di­da que no tran­si­tan en la di­rec­ción ade­cua­da, sino que apun­tan a lo­grar suc­cio­nar ayu­das pú­bli­cas de las ad­mi­nis­tra­cio­nes, más que a me­jo­rar su po­si­cio­na­mien­to in­ter­na­cio­nal en los ám­bi­tos de la in­no­va­ción del fu­tu­ro.

Los ins­ti­tu­tos de in­ves­ti­ga­ción coin­ci­den en los avan­ces pa­ra el pró­xi­mo trie­nio: la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial; el ma­chi­ne lear­ning (tec­no­lo­gías ca­pa­ces de apren­der por sí mis­mas a par­tir de di­ver­sos pa­tro­nes); el In­ter­net de las co­sas (IoT) jun­to al LoT (led­ger of things) y al AoT (au­to­ma­tion of things); las tec­no­lo­gías que en­tien­den el len­gua­je na­tu­ral; la ci­ber­se­gu­ri­dad (do­tar de co­nec­ti­vi­dad a mu­chos dis­po­si­ti­vos de los ho­ga­res, in­dus­trias, co­ches, ciu­da­des...); el desa­rro­llo de la im­pre­sión en 3D (que se­rá uti­li­za­da por las em­pre­sas en más de una cuar­ta par­te de sus pro­ce­sos de pro­duc­ción); los dro­nes (a uti­li­zar en ta­reas de ins­pec­ción y man­te­ni­mien­to de in­fra­es­truc­tu­ras, plan­tas in­dus­tria­les o en cul­ti­vos agra­rios y fo­res­ta­les); y los ro­bots (ya sean co­la­bo­ra­ti­vos o en ta­reas re­ser­va­das en la ac­tua­li­dad a los hu­ma­nos); en­tre otros.

Apos­tar por la ro­bo­ti­za­ción y la di­gi­ta­li­za­ción sig­ni­fi­ca, pues, re­for­zar ini­cia­ti­vas efi­cien­tes y com­pe­ti­ti­vas; ge­ne­ra­do­ras de em­pleo y res­pe­tuo­sas con el am­bien­te. Aquí ra­di­ca el desafío de las ge­ne­ra­cio­nes ac­tua­les; y por don­de de­be­rían em­pe­zar a con­cien­ciar­se y a lu­char por ser com­pe­ti­ti­vos y so­li­da­rios.

ILUS­TRA­CIÓN: MARÍA PE­DRE­DA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.