A la ca­za del con­sen­ti­mien­to ex­pre­so pa­ra usar sus da­tos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - María Cedrón

Un alu­vión de emails pa­ra avi­sar de las nue­vas po­lí­ti­cas de pri­va­ci­dad de las em­pre­sas ha inun­da­do las cuen­tas de co­rreo de mi­les de clien­tes en los úl­ti­mos días La en­tra­da en vi­gor, an­te­ayer, del Re­gla­men­to Eu­ro­peo de Pro­tec­ción de Da­tos da más de­re­chos al usua­rio so­bre el con­trol de su in­for­ma­ción

«Cree­mos que nues­tros pa­sa­je­ros siem­pre de­ben te­ner el con­trol de to­dos sus da­tos per­so­na­les. Por eso, y con el fin de adap­tar­nos al nue­vo Re­gla­men­to Ge­ne­ral de Pro­tec­ción de Da­tos, he­mos ac­tua­li­za­do nues­tra po­lí­ti­ca de pri­va­ci­dad...». La ex­pli­ca­ción en­ca­be­za el pri­mer pá­rra­fo del co­rreo elec­tró­ni­co re­mi­ti­do por una com­pa­ñía aé­rea es­pa­ño­la a sus clien­tes tan so­lo tres días an­tes de la en­tra­da en vi­gor, an­te­ayer, del Re­gla­men­to Ge­ne­ral de Pro­tec­ción de Da­tos (RGPD), pro­mul­ga­do por el Par­la­men­to Eu­ro­peo. El do­cu­men­to uni­fi­ca las re­glas del jue­go en Eu­ro­pa y da más po­der al usua­rio so­bre el con­trol de sus da­tos en un contexto eco­nó­mi­co glo­bal en el que es­tos son el nue­vo pe­tró­leo. Las em­pre­sas que in­cum­plan nue­vas obli­ga­cio­nes re­la­ti­vas, por ejem­plo, al pla­zo de con­ser­va­ción de da­tos, de­re­cho del usua­rio a pe­dir la por­ta­bi­li­dad o re­ti­rar el con­sen­ti­mien­to de uso en cual­quier mo­men­to o el de­re­cho al ol­vi­do es­tán ex­pues­tas a mul­tas que, en los ca­sos más gra­ves, pue­den lle­gar has­ta los 20 mi­llo­nes de eu­ros o el 4 % de la fac­tu­ra­ción mun­dial de la com­pa­ñía.

El co­rreo en­via­do por la ae­ro­lí­nea no fue el úni­co con el que las em­pre­sas han inun­da­do las cuen­tas de co­rreo de clien­tes o pro­vee­do­res. «El úl­ti­mo mes fue un ma­ra­tón con­ti­nuo», co­rro­bo­ra Eu­se­bio Bolón, el de­le­ga­do de Pro­tec­ción de Da­tos del Gru­po Has­to­play y Bet­me­dia. Su pues­to na­ce del re­gla­men­to eu­ro­peo, que obli­ga a las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas y a las em­pre­sas cu­ya ac­ti­vi­dad prin­ci­pal sea el ma­ne­jo en ma­sa de da­tos. Tam­bién a aque­llas que usen ca­te­go­rías es­pe­cial­men­te pro­te­gi­das a te­ner un de­le­ga­do de Pro­tec­ción de Da­tos que de­be­rá ve­lar por el cum­pli­men­to del re­gla­men­to.

El ob­je­ti­vo de los avi­sos re­mi­ti­dos los úl­ti­mos días, co­mo ex­pli­ca la abo­ga­da ex­per­ta en Pro­tec­ción de Da­tos Pa­tri­cia Bo­rre­gue­ro, es que «las em­pre­sas han de ade­cuar sus po­lí­ti­cas de pri­va­ci­dad al RGPD, y re­ca­bar el con­sen­ti­mien­to ex­pre­so de los usua­rios pa­ra po­der tra­tar sus da­tos per­so­na­les, no pre­su­po­ner­lo. No es su­fi­cien­te el con­sen­ti­mien­to tá­ci­to del usua­rio, que apa­rez­ca un con­sen­ti­mien­to re­ca­ba­do pre­via­men­te, al am­pa­ro de la Ley de Pro­tec­ción de Da­tos de 1999, sino que el re­gla­men­to eu­ro­peo exi­ge que sea un con­sen­ti­mien­to ex­pre­so, in­te­li­gi­ble, de fá­cil ac­ce­so y uti­li­zan­do un len­gua­je cla­ro y sen­ci­llo».

No ca­be du­da de que el alu­vión de co­rreos que arre­ció du­ran­te los días pre­vios a la en­tra­da en vi­gor de un re­gla­men­to apro­ba­do en el 2016 prue­ba que, co­mo apun­tan fuen­tes de una em­pre­sa que la se­ma­na pa­sa­da ul­ti­ma­ba los cam­bios pa­ra cum­plir los man­da­tos de Eu­ro­pa, mu­chas com­pa­ñías han es­pe­ra­do al úl­ti­mo mo­men­to pa­ra ha­cer­lo, pe­se a que han te­ni­do dos años de pla­zo. ¿Por qué? «Ha­bía con­sul­to­ras que in­vi­ta­ban a es­pe­rar a la apro­ba­ción del an­te­pro­yec­to de Ley de Pro­tec­ción de Da­tos que apro­bó el Con­gre­so el pa­sa­do no­viem­bre pa­ra desa­rro­llar el re­gla­men­to eu­ro­peo en Es­pa­ña. El pro­ble­ma es que su apro­ba­ción no lle­gó a tiem­po y hay al­gu­nas fir­mas a las que les ha co­gi­do el to­ro».

Al no es­tar apro­ba­da esa ley to­da­vía, en aque­llas ma­te­rias que no con­tra­di­ga la nor­ma eu­ro­pea con­ti­núa vi­gen­te la ley de 1999. Hay mu­chos cam­pos abier­tos. Lo que es­tá cla­ro, co­mo apun­ta Eu­se­bio Bolón, es que «el re­gla­men­to cam­bia la per­cep­ción que ha de ha­cer la em­pre­sa del tra­ta­mien­to de la in­for­ma­ción».

Aun­que no es lo mis­mo, co­mo coin­ci­den Pa­tri­cia Bo­rre­gue­ro y Bár­ba­ra Ve­ga, miem­bro del Co­le­gio de Ges­to­res Ad­mi­nis­tra­ti­vos de Ga­li­cia y ges­to­ra de Ca­pi­tal Ase­so­res, «una ca­fe­te­ría, una py­me o una pe­lu­que­ría que pue­da ma­ne­jar co­rreos elec­tró­ni­cos que una em­pre­sa o ad­mi­nis­tra­ción cu­ya ac­ti­vi­dad la obli­gue a ma­ne­jar da­tos mé­di­cos o an­te­ce­den­tes pe­na­les».

Lo que ob­ser­va Pa­tri­cia Bo­rre­gue­ro es que en el mun­do em­pre­sa­rial gallego «hay una gran preo­cu­pa­ción por cum­plir con la nor­ma­ti­va y las que ya es­ta­ban adap­ta­das a la nor­ma de 1999 lo ven asu­mi­ble. El pro­ble­ma es pa­ra el que no ha­ya he­cho na­da». En es­te sen­ti­do, Bár­ba­ra Ve­ga aña­de que «ha­bía al­gu­na em­pre­sa que co­mo has­ta aho­ra no co­no­cía a na­die al que hu­bie­ran mul­ta­do por no cum­plir la ley de 1999, lo de­ja­ba un po­co en el ai­re. Pe­ro pa­re­ce que con el re­gla­men­to eu­ro­peo las co­sas van a cam­biar». El ma­ne­jo de da­tos per­so­na­les no es una bro­ma.

Los usua­rios de una red so­cial tie­nen de­re­cho a pe­dir la por­ta­bi­li­dad de su his­to­rial o sus da­tos a otra com­pa­ñía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.