PA­RO DE LAR­GA DU­RA­CIÓN, LA PE­SA­DI­LLA DE 45.000 GA­LLE­GOS

TIE­NEN MÁS DE 45 AÑOS Y SU RE­TORNO AL MER­CA­DO LA­BO­RAL SE VUEL­VE CA­DA DÍA MÁS COM­PLE­JO. LOS EX­PER­TOS RE­CO­MIEN­DAN ME­DI­DAS DE DIS­CRI­MI­NA­CIÓN PO­SI­TI­VA PA­RA RE­CU­PE­RAR UN CA­PI­TAL DE ENOR­ME VA­LOR

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Gabriel Le­mos

Fue­ron los úl­ti­mos en per­der el empleo. Cuan­do la cri­sis em­pe­za­ba a azo­tar a las em­pre­sas es­pa­ño­las y es­tas de­ci­die­ron re­cor­tar gas­tos ali­ge­ran­do plan­ti­llas, los pri­me­ros en ser ex­pul­sa­dos del mer­ca­do la­bo­ral fue­ron los tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les, ya que no re­no­var sus con­tra­tos ape­nas te­nía im­pac­to económico. Les si­guie­ron los em­plea­dos más jó­ve­nes, con me­nos an­ti­güe­dad, por­que sus cos­tes de des­pi­do eran mu­cho más ba­jos. Con esa ló­gi­ca, los ve­te­ra­nos fue­ron los úl­ti­mos en sa­lir, co­mo mues­tra con cla­ri­dad el grá­fi­co que acom­pa­ña es­te re­por­ta­je, que evi­den­cia tam­bién que esa re­sis­ten­cia ini­cial (que se de­rrum­bó tras la re­for­ma la­bo­ral del 2012, que fa­ci­li­tó los ajus­tes la­bo­ra­les) no se tra­du­ce en me­jo­res ta­sas de em­plea­bi­li­dad aho­ra que ha lle­ga­do la re­cu­pe­ra­ción.

Al re­vés, el pa­ro se ha en­quis­ta­do en­tre los ma­yo­res de 45 años, que an­tes de la cri­sis su­po­nían ape­nas uno de ca­da cin­co des­em­plea­dos y aho­ra ro­zan ca­si el 40 %. Sus di­fi­cul­ta­des pa­ra re­in­ser­tar­se en el mer­ca­do la­bo­ral se de­mues­tran en que en es­ta fran­ja de edad se con­cen­tran la mi­tad de los que lle­van más de un año bus­can­do sin éxi­to empleo (lo que se co­no­ce co­mo pa­ra­dos de lar­ga du­ra­ción, ca­si 45.000 en Ga­li­cia).

De­trás de esas ci­fras, que ex­pli­can la reali­dad pe­ro no le po­nen ros­tro, el diag­nós­ti­co de los ex­per­tos es ca­si uná­ni­me: «La edad ac­túa co­mo una barrera sus­tan­cial al re­em­pleo», ase­gu­ra un in­for­me de Fe­dea so­bre el pa­ro de lar­ga du­ra­ción en los ma­yo­res de 45 pu­bli­ca­do es­te mis­mo año, en el que se con­clu­ye que es­te co­lec­ti­vo es el que tie­ne más ries­go de no volver al mer­ca­do la­bo­ral. De he­cho, cua­tro de ca­da diez pa­ra­dos en es­ta fran­ja de edad no con­si­guen re­co­lo­car­se den­tro de los pri­me­ros do­ce me­ses tras per­der su tra­ba­jo y so­lo una quin­ta par­te de ellos en­cuen­tra empleo el se­gun­do año.

No hay so­lo una ra­zón pa­ra ello, co­mo apun­ta uno de los au­to­res del es­tu­dio, el pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid Mar­cel Jan­sen. De las mu­chas que ci­ta, al­gu­nas son ar­gu­men­tos que se han re­pe­ti­do con fuer­za en los úl­ti­mos años, co­mo la prio­ri­dad que le dan las em­pre­sas a los jó­ve­nes pa­ra cu­brir las va­can­tes, en­tre otras co­sas por­que se en­tien­de que in­ver­tir en su for­ma­ción es más ren­ta­ble pa­ra la com­pa­ñía (tie­nen por de­lan­te una vi­da la­bo­ral más lar­ga) y ade­más es más fá­cil que acep­ten los ba­jos sa­la­rios de re­con­tra­ta­ción que se ofre­cen. Pri­me­ro, por­que tie­nen me­nos res­pon­sa­bi­li­da­des fa­mi­lia­res pe­ro, ade­más, por­que lo nor­mal es que cuen­ten con me­nos pro­tec­ción por des­em­pleo que los ma­yo­res, que cuan­do caen en pa­ro, con lar­gas ca­rre­ras la­bo­ra­les a sus es­pal­das, sue­len ac­ce­der a pres­ta­cio­nes con­tri­bu­ti­vas de más im­por­te y más du­ra­ción, lo que les des­in­cen­ti­va a re­in­cor­po­rar­se al mer­ca­do la­bo­ral a cual­quier pre­cio.

Y ahí em­pie­za el círcu­lo vi­cio­so, por­que cuan­to más tiem­po pa­sen en des­em­pleo, más di­fi­cul­ta­des ten­drán pa­ra volver al mer­ca­do la­bo­ral. «Es­ta di­fí­cil sa­li­da del pa­ro ha­ce que mu­chos de es­tos pa­ra­dos desis­tan de bus­car empleo ac­ti­va­men­te y se con­vier­tan en inac­ti­vos des­ani­ma­dos», ar­gu­men­ta el es­tu­dio de Fe­dea, que des­ta­ca que por ca­da 100 pa­ra­dos ma­yo­res de 45 años en el 2017 había ca­si 30 inac­ti­vos que desea­ban tra­ba­jar y es­ta­ban dis­po­ni­bles pa­ra ha­cer­lo», pe­ro que ha­bían de­ja­do de in­ten­tar co­lo­car­se por­que lo ven im­po­si­ble. Un efec­to desáni­mo que, fren­te a lo que po­dría pa­re­cer, no so­lo afec­ta a los tra­ba­ja­do­res me­nos for­ma­dos, por ejem­plo los afec­ta­dos por el crac de la cons­truc­ción, por­que las evi­den­cias mues­tran que la es­tan­cia en el des­em­pleo se alar­ga a me­di­da que au­men­ta el ni­vel educativo.

SUS PUN­TOS FUER­TES

Las ba­rre­ras son evi­den­tes, pe­ro Ma­ría Ro­me­ro, de Ana­lis­tas Fi­nan­cie­ros In­ter­na­cio­na­les, apun­ta que fren­te a to­dos esos fac­to­res que juegan en su con­tra, es­tos tra­ba­ja­do­res cuen­tan con otras ha­bi­li­da­des de las que no dis­po­nen los jó­ve­nes, por muy bien for­ma­dos que es­tén, co­mo «las ha­bi­li­da­des co­mu­ni­ca­ti­vas, una ma­yor ca­pa­ci­dad de abs­trac­ción pa­ra fi­jar es­tra­te­gias y un ma­yor gra­do de com­pro­mi­so con la em­pre­sa y el tra­ba­jo». Ele­men­tos in­ma­te­ria­les que, di­ce, pue­den ser cla­ves pa­ra desem­pe­ñar bien un empleo y que no se ad­quie­ren con tí­tu­los. Pe­ro, y en es­to coin­ci­den am­bos ex­per­tos, la cla­ve pa­ra en­ten­der el en­quis­ta­mien­to del pa­ro de lar­ga du­ra­ción en los ma­yo­res de 45 es la in­efi­ca­cia de las po­lí­ti­cas ac­ti­vas de empleo desa­rro­lla­das has­ta aho­ra. «Es­ta­mos en la co­la en el di­se­ño de me­di­das pa­ra de­vol­ver a es­tas per­so­nas al mer­ca­do la­bo­ral, por ma­la ges­tión y por fal­ta de re­cur­sos y de mo­der­ni­za­ción de los pro­ce­di­mien­tos en los ser­vi­cios pú­bli­cos de empleo», ar­gu­men­ta Jan­sen, que cree que el re­sul­ta­do de que las au­to­ri­da­des no ha­yan he­cho el es­fuer­zo pa­ra ade­cuar el sis­te­ma a es­ta nue­va si­tua­ción del mer­ca­do la­bo­ral du­ran­te la cri­sis «es que los pa­ra­dos de más de 50 años se en­fren­tan al ries­go real de per­der co­ne­xión con el mer­ca­do la­bo­ral o te­ner so­lo con­tra­tos es­po­rá­di­cos».

Pa­ra evi­tar­lo, lo pri­me­ro se­ría que los ser­vi­cios de empleo no apli­quen a los ma­yo­res de 45 años los mis­mos pro­ce­di­mien­tos que uti­li­zan pa­ra in­ten­tar re­co­lo­car a un pa­ra­do jo­ven. En esa lí­nea, Ma­ría Ro­me­ro re­cuer­da que «exis­ten he­rra­mien­tas que per­mi­ten cla­si­fi­car a los pa­ra­dos en fun­ción de sus pro­ba­bi­li­da­des de en­con­trar empleo y que per­mi­ten in­di­vi­dua­li­zar los iti­ne­ra­rios de re­co­lo­ca­ción», aun­que nin­gu­na au­to­no­mía se ha de­ci­di­do a im­plan­tar­los en sus ser­vi­cios de empleo, co­mo re­cuer­da Jan­sen.

Es­te apun­ta, ade­más, en la lí­nea de la co­la­bo­ra­ción de las ofi­ci­nas pú­bli­cas de empleo con agen­cias de co­lo­ca­ción pri­va­das, a las que se pue­den fi­jar ob­je­ti­vos y que

me­jo­ra­rían las ta­sas de re­co­lo­ca­ción, pues tie­nen más con­tac­to con el te­ji­do em­pre­sa­rial y más pro­ba­bi­li­dad de éxi­to. Sin em­bar­go Jan­sen cree que esa vía, que en Ga­li­cia se pro­bó ha­ce dos años, no se ex­plo­ra por «ta­búes po­lí­ti­cos». El ar­gu­men­to es cla­ro: es ne­ce­sa­rio ga­ran­ti­zar nue­vas opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les a es­tos pa­ra­dos, por­que es la úni­ca vía de que vuel­van al empleo.

JUAN. S. G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.