Pa­tri­mo­nio y ac­ti­vos di­gi­ta­les

Ha­ce 17 años, la Unes­co aler­tó so­bre la ne­ce­si­dad de con­ser­var la me­mo­ria di­gi­tal. Fotos y ví­deos de fa­mi­lia, con­tra­tos y otra do­cu­men­ta­ción le­gal... La po­si­bi­li­dad de per­der to­do es­te ma­te­rial por la ob­so­les­cen­cia, el ex­tra­vío o el de­te­rio­ro de los equip

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Fernando Cen­dán Ga­rro­te

Ya co­no­ce­mos nues­tros te­so­ros Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad: San­tia­go de Com­pos­te­la y sus ca­mi­nos, la mu­ra­lla ro­ma­na de Lu­go y la to­rre de Hér­cu­les en A Co­ru­ña. Han per­du­ra­do du­ran­te si­glos, pe­ro tam­bién exis­te otra ca­te­go­ría de pa­tri­mo­nio que la Unes­co, ya en el 2001, in­di­có la ne­ce­si­dad de sal­va­guar­dar: la me­mo­ria di­gi­tal. La rá­pi­da ob­so­les­cen­cia de los equi­pos y con­te­ni­dos in­for­má­ti­cos lle­van al pe­li­gro de per­der­la pa­ra la pos­te­ri­dad.

Ejem­plos de es­te pa­tri­mo­nio y ac­ti­vos di­gi­ta­les se­rán fi­che­ros de mú­si­ca, do­cu­men­ta­ción di­gi­tal, ar­chi­vos mul­ti­me­dia (fotos, ví­deos), pro­gra­mas, da­tos, pre­sen­ta­cio­nes... Sean es­tos ge­ne­ra­dos por no­so­tros o com­pra­dos, y re­co­no­cien­do que tie­nen un va­lor in­trín­se­co, es­te so­lo se pue­de ma­te­ria­li­zar si po­de­mos ac­ce­der a los mis­mos.

Hay ca­sos bien co­no­ci­dos co­mo el que ha­ce unos años hi­zo pú­bli­co la NA­SA, que ya no con­ser­va­ba las gra­ba­cio­nes ori­gi­na­les del alu­ni­za­je del Apo­lo 11. Las que aho­ra ve­mos son las que se con­ser­van de las se­ña­les de ví­deo usa­das pa­ra trans­mi­tir a las emi­so­ras de te­le­vi­sión, ya que las cin­tas ori­gi­na­les en al­gún mo­men­to fue­ron re­uti­li­za­das pa­ra aho­rrar di­ne­ro. Arms­trong dio un gran pa­so pa­ra la hu­ma­ni­dad; los con­ser­va­do­res de la in­for­ma­ción ge­ne­ra­da pue­de que no tan­to.

Las em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes ya sue­len (o de­be­rían) te­ner in­ven­ta­ria­do su pa­tri­mo­nio di­gi­tal y tra­tan de pre­ser­var­lo a lar­go pla­zo tan­to por su va­lor co­mo por las nor­ma­ti­vas le­ga­les apli­ca­bles. Se cla­si­fi­ca, se va­lo­ra, se al­ma­ce­na en sis­te­mas to­le­ran­tes a fa­llos, a ata­ques, se con­tem­plan migraciones de tec­no­lo­gía, so­bre to­do te­nien­do per­so­nal cua­li­fi­ca­do y con­cien­cia­do con el pro­ble­ma.

Y vien­do aho­ra que los gran­des lo tra­tan de sol­ven­tar y aun así tro­pie­zan, ¿Có­mo es­tá nues­tro pa­tri­mo­nio di­gi­tal? Fotos irre­cu­pe­ra­bles al per­der el mó­vil, dis­cos du­ros que se es­tro­pean, ce­dés que ya no se leen, dis­que­tes pa­ra los que ya no hay dis­que­te­ra, ti­pos de do­cu­men­tos ile­gi­bles de los que ya no se con­ser­va el programa con el que fue­ron ge­ne­ra­dos, do­cu­men­tos al­ma­ce­na­dos en co­rreos elec­tró­ni­cos, fotos so­lo en la red so­cial de mo­da…

Y to­do es­to... ¿Lo queremos con­ser­var pa­ra el fu­tu­ro? ¿Es par­te de nues­tro pa­tri­mo­nio? ¿Tie­ne va­lor económico? ¿Va­lor sen­ti­men­tal? No es­toy co­men­tan­do el as­pec­to le­gal

de de­jar a nues­tros he­re­de­ros la ges­tión de nues­tros per­fi­les de cuen­tas en In­ter­net, de cla­ves de ac­ce­so a equi­pos in­for­má­ti­cos (que eso da­ría pa­ra otro ar­tícu­lo), sino tam­bién de co­sas más mun­da­nas, co­mo esas cin­tas VHS al­ma­ce­na­das en un ca­jón. ¿En 30 años ha­brá al­gún re­pro­duc­tor pa­ra ellas?

Las fotos y pe­lí­cu­las de ci­ne, de via­jes, fa­mi­lias y ce­le­bra­cio­nes de ha­ce un si­glo, aún es­tán por aquí (ama­ri­llen­tas, pe­ro vi­si­bles); y las que es­ta­mos sa­can­do aho­ra que so­lo aca­ban en un so­por­te di­gi­tal, ¿Se­rán vi­si­bles den­tro de so­lo unas dé­ca­das?

Y por otro la­do, aque­lla do­cu­men­ta­ción le­gal que so­lo nos lle­ga en for­ma­to elec­tró­ni­co co­mo fac­tu­ras, con­tra­tos con ban­cos so­lo por In­ter­net, ex­pe­dien­tes le­ga­les con ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, crip­to­mo­ne­das... ¿Te­ne­mos el mis­mo cui­da­do con ellos co­mo cuan­do los te­nía­mos en pa­pel?

VA­LOR DEL MA­TE­RIAL

To­do es­to tie­ne va­rias ver­tien­tes a va­lo­rar se­gún el ti­po de bien a guar­dar, co­mo pue­de ser el sen­ti­men­tal pa­ra nues­tros ví­deos do­més­ti­cos, ar­tís­ti­co en nues­tras ver­tien­tes crea­ti­vas, le­gal con los con­tra­tos...

Ac­tual­men­te, en mu­chas pro­fe­sio­nes sus prin­ci­pa­les ac­ti­vos es­tán al­ma­ce­na­dos en dis­cos du­ros de or­de­na­dor, la lis­ta de clien­tes en los con­tac­tos de un mó­vil, con­tra­tos en co­rreos elec­tró­ni­cos en la nu­be... ¿Cuán­tas ve­ces he­mos oí­do ha­blar de la pér­di­da de ma­nus­cri­tos, de es­tu­dios cien­tí­fi­cos, bo­rra­do de co­rreos im­por­tan­tes por error, de te­ner que volver a ha­cer un plano de obra, de re­pe­tir una se­sión de fotos? Y siem­pre con la mis­ma his­to­ria aso­cia­da: que no se con­ta­ba con que los equi­pos o sus da­tos se pue­dan es­tro­pear. El va­lor de pér­di­da de esos dis­po­si­ti­vos es ín­fi­mo com­pa­ra­do con las ho­ras de tra­ba­jo al­ma­ce­na­das en los mis­mos.

De­be­ría­mos to­mar al­gu­na me­di­da pa­ra pre­ve­nir el de­te­rio­ro o pér­di­da de es­tas obras y do­cu­men­tos di­gi­ta­les, pa­ra te­ner­los en con­di­cio­nes de usa­bi­li­dad a lar­go pla­zo. Te­ne­mos que sa­ber lo que queremos guar­dar; hay que se­lec­cio­nar por im­por­tan­cia e in­ven­ta­riar so­bre to­do aque­llo que so­lo te­ne­mos no­so­tros y sea di­fí­cil­men­te re­cu­pe­ra­ble. Ha­brá que guar­dar nues­tras fotos, ví­deos, do­cu­men­tos le­ga­les y to­do aque­llo crea­do por no­so­tros y que no que­ra­mos per­der. Tra­tar de usar for­ma­tos am­plia­men­te uti­li­za­dos por to­do el mun­do, que sean in­de­pen­dien­tes del ti­po de pla­ta­for­ma y dis­po­si­ti­vo, con sus es­pe­ci­fi­ca­cio­nes dis­po­ni­bles y en lo po­si­ble no pro­pie­ta­rios. Si nues­tros do­cu­men­tos son so­lo vi­si­bles en un de­ter­mi­na­do programa y equi­po, en cuan­to es­tos se de­jen de fa­bri­car, ten­dre­mos un pro­ble­ma. Exis­ten nor­mas co­mo la ISO 19005 pa­ra pre­ser­va­ción a lar­go pla­zo, pe­ro con un po­co de sen­ti­do co­mún pue­de ser su­fi­cien­te.

Y por la par­te de dón­de po­de­mos guar­dar­lo, por co­mo­di­dad po­dría ser en dis­cos du­ros ex­ter­nos, tam­bién en sis­te­mas no al­te­ra­bles ti­po ce­dé/deu­ve­dé (que lo guar­da­do no pue­da ser mo­di­fi­ca­do tam­bién es un va­lor aña­di­do). Y ade­más al­gu­na co­pia de­be­ría es­tar ale­ja­da de nues­tro lu­gar ha­bi­tual, di­ga­mos en otra ca­sa o en la nu­be. Pe­ro hay que te­ner en cuen­ta que las co­pias que subimos a si­tios co­mo Flickr, Goo­gle Fotos o Fa­ce­book po­drían su­po­ner un ries­go igual­men­te. Hay in­nu­me­ra­bles his­to­rias de pér­di­da de da­tos y su res­pon­sa­bi­li­dad le­gal es li­mi­ta­da (mi­re lo que fir­me cuan­do se dé de al­ta en es­tos ser­vi­cios). Ade­más, en­tra en jue­go su sis­te­ma de cen­su­ra que, tra­tan­do de evi­tar con­te­ni­dos inapro­pia­dos, pue­de aca­bar bo­rran­do su fo­to de la Venus de Wi­llen­dorf, co­mo re­cien­te­men­te hi­zo Fa­ce­book. Y no va­mos a vol­ver­nos pa­ra­noi­cos en es­tos tiem­pos de pos­ver­dad y pen­sar que en es­tos sis­te­mas en la nu­be, quien ten­ga ac­ce­so a ellos, po­dría al­te­rar o pu­bli­car nues­tros con­te­ni­dos y po­ner­nos en si­tua­cio­nes com­pro­me­ti­das (val­ga el ejem­plo de al­gu­na fa­mo­sa y sus fotos ín­ti­mas que aca­ba­ron pu­bli­ca­das).

Al fi­nal, so­lo es­ta­mos hablando de lo que nos cos­ta­ría la pér­di­da o mal uso de es­te pa­tri­mo­nio, de es­tos ac­ti­vos di­gi­ta­les. Las fotos no po­de­mos re­gre­sar al pa­sa­do pa­ra volver a ha­cer­las, el va­lor en crip­to­mo­ne­das se per­de­ría, los con­tra­tos y fac­tu­ras ha­brá que ver si las con­tra­par­tes nos pue­den fa­ci­li­tar co­pias, y si has per­di­do el guión de tu pró­xi­ma pe­lí­cu­la, es­ta pue­de ser de te­rror.

El va­lor mo­ne­ta­rio de un or­de­na­dor, mó­vil o cual­quier otro dis­po­si­ti­vo sue­le ser mu­cho me­nor que lo que te­ne­mos guar­da­do den­tro; tra­te­mos de va­lo­rar en su jus­ta me­di­da es­te pa­tri­mo­nio di­gi­tal y aun­que sea­mos el país del ma­lo­se­rá, tam­bién so­mos el de ha­be­las, hai­nas.

Su­bir co­pias de la me­mo­ria di­gi­tal a re­des so­cia­les y otras pla­ta­for­mas no es ga­ran­tía de con­ser­va­ción

es in­ge­nie­ro de Te­le­co­mu­ni­ca­ción y miem­bro de la jun­ta de go­bierno del Co­le­xio Ofi­cial de En­xe­ñei­ros de Te­le­co­mu­ni­ca­ción de Ga­li­cia.

ILUSTRACIÓN: MA­RÍA PEDREDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.