Si­gue­tu­li­ga ex­pan­de su mo­de­lo de ne­go­cio

El pro­yec­to co­ru­ñés na­ci­do en el 2009 es la ma­yor red so­cial de fút­bol ba­se y afi­cio­na­do de Es­pa­ña y ofre­ce des­de ya a los clu­bes ser­vi­cios de pa­tro­ci­nio y ges­tión

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Pa­blo Gómez

Al­ber­to Gui­ma­rey, Al­ber­to Ló­pez y Die­go Ló­pez pro­gre­sa­ban en el fút­bol afi­cio­na­do ga­lle­go allá por el año 2009, pe­ro se veían con di­fi­cul­ta­des pa­ra es­tar al tan­to en tiem­po real de la evo­lu­ción de las com­pe­ti­cio­nes en las que to­ma­ban par­te, de mo­do que crea­ron la web si­gue­tu­li­ga.com con cua­tro li­gas que se ac­tua­li­za­ban ma­nual­men­te. Hoy, ese pro­yec­to co­ru­ñés es la ma­yor red so­cial de fút­bol ba­se y ama­teur de Es­pa­ña, con más de dos mi­llo­nes y me­dio de usua­rios, dos mil li­gas (ya tras­cien­de las fron­te­ras de Ga­li­cia) y 1.500 equi­pos. Si­gue­tu­li­ga ex­pe­ri­men­tó un pun­to de in­fle­xión en el año 2013, cuan­do los tres so­cios fun­da­do­res de­ci­die­ron for­ma­li­zar una em­pre­sa pa­ra la ges­tión de la web. Des­de ese mo­men­to, son los pro­pios usua­rios los que crean (y con­su­men) el con­te­ni­do.

En un se­gun­do mo­men­to, con un hi­to es­ta­ble­ci­do ha­ce un par de años, y en ba­se a la ex­pe­rien­cia de un equi­po cre­cien­te tan­to en el ám­bi­to la­bo­ral es­pe­cí­fi­co pa­ra el que se for­ma­ron (In­for­má­ti­ca y Edu­ca­ción Fí­si­ca) co­mo en tér­mi­nos de de­por­te ama­teur, Si­gue­tu­li­ga ex­pe­ri­men­ta un cam­bio en su mo­de­lo de ne­go­cio. Si en los ini­cios to­da la fac­tu­ra­ción se ba­sa­ba en la pu­bli­ci­dad en la web, des­de la en­tra­da en Lan­za­de­ra (ace­le­ra­do­ra de em­pre­sas que apor­tó fi­nan­cia­ción en el 2016), y con la ayu­da de una ron­da de in­ver­sión de 135.000 eu­ros el año pa­sa­do, cen­tra sus es­fuer­zos «en ayu­dar a so­bre­vi­vir a los clu­bes de fút­bol afi­cio­na­do, ha­cien­do que sean ca­da vez más efi­cien­tes», se­gún ex­pli­can des­de Si­gue­tu­li­ga, que ha re­for­za­do las áreas de desa­rro­llo, ne­go­cio, co­mu­ni­ca­ción y co­mer­cial.

Co­mo con­se­cuen­cia, la em­pre­sa se ar­ti­cu­la del si­guien­te mo­do: Al­ber­to Ló­pez y Da­niel González se en­car­gan del área de desa­rro­llo; Die­go Ló­pez y Ru­bén Martínez, de la de ne­go­cio; Al­ber­to Gui­ma­rey y Aa­rón Ca­ba­do, de la de co­mu­ni­ca­ción y el ex­fut­bo­lis­ta del De­por­ti­vo Ia­go Igle­sias, del área co­mer­cial. «He­mos so­lu­cio­na­do el pro­ble­ma de la fal­ta de in­for­ma­ción en el fút­bol afi­cio­na­do y aho­ra queremos ga­ran­ti­zar su su­per­vi­ven­cia. Ca­da día se les exi­ge más a los clu­bes y sus in­gre­sos son me­no­res, por eso he­mos crea­do he­rra­mien­tas pa­ra que los clu­bes in­gre­sen más di­ne­ro y fun­cio­nen de for­ma más efi­caz», ex­pli­can.

Pa­ra ello, han im­ple­men­ta­do di­fe­ren­tes ser­vi­cios desa­rro­lla­dos en tres vías. Por un la­do, el de los pa­tro­ci­nios: el club pue­de co­lo­car a sus pa­tro­ci­na­do­res en las pá­gi­nas. De otro, el de so­cios, ya que per­mi­ten al club re­no­var a sus abo­na­dos en­vian­do un sim­ple what­sapp. Ade­más, no ten­drá que per­se­guir nun­ca más a ese so­cio pa­ra que pa­gue, uno de los gran­des pro­ble­mas en es­te cam­po, sino que al año si­guien­te po­drá en­viar­le el car­go nue­va­men­te. Por úl­ti­mo, las cuo­tas de los pa­dres: pue­den apun­tar a sus hi­jos, fir­mar los do­cu­men­tos ne­ce­sa­rios y pa­gar sin pa­sar por el club.

Al­ber­to Gui­ma­rey, res­pon­sa­ble de co­mu­ni­ca­ción de Si­gue­tu­li­ga, ex­pli­ca es­te cam­bio: «Lle­va­mos años em­pa­pa­dos en el fút­bol re­gio­nal y co­no­ce­mos las ne­ce­si­da­des de los clu­bes. Las he­rra­mien­tas es­tán sien­do un éxi­to ro­tun­do; no hay club que vea su fun­cio­na­mien­to y no las quie­ra de in­me­dia­to. De ca­ra al fu­tu­ro nos pro­po­ne­mos con­ti­nuar so­lu­cio­nan­do los pro­ble­mas, prin­ci­pal­men­te eco­nó­mi­cos, que su­fren los clu­bes de fút­bol más hu­mil­des».

«Lo que di­fe­ren­cia nues­tras he­rra­mien­tas de cual­quier otra es que es­tán pen­sa­das des­de nues­tra ex­pe­rien­cia en los clu­bes. Los clu­bes no tie­nen tiem­po ni di­ne­ro, no­so­tros les aho­rra­mos tiem­po y les per­mi­ti­mos in­gre­sar mu­cho más di­ne­ro. No tie­nen que ac­tua­li­zar su web. In­clu­so les da­mos tam­bién re­sul­ta­dos, car­te­le­ría... que pue­den su­bir a sus re­des so­cia­les o im­pri­mir», aña­de mien­tras des­ta­ca que uno de los pun­tos fuer­tes de Si­gue­tu­li­ga es la ges­tión efi­cien­te de los da­tos en be­ne­fi­cio de las en­ti­da­des de­por­ti­vas.

«El ob­je­ti­vo cla­ro es ha­cer del fút­bol afi­cio­na­do un mun­do sos­te­ni­ble que pue­da cre­cer en el fu­tu­ro. Ha­cer lle­gar la tec­no­lo­gía (en pe­que­ñas do­sis, co­mo re­quie­ren los clu­bes) pa­ra per­mi­tir la su­per­vi­ven­cia a lar­go pla­zo del fút­bol re­gio­nal. Ex­pan­dir es­ta fi­lo­so­fía al res­to de de­por­tes y fue­ra de Es­pa­ña son me­tas a lar­go pla­zo», in­sis­ten en Si­gue­tu­li­ga. En Es­pa­ña hay unos 22.000 clu­bes de fút­bol no pro­fe­sio­nal que mue­ven al año más de 1.200 mi­llo­nes. El 62 % de es­te mer­ca­do pro­vie­ne so­lo de apor­ta­cio­nes de so­cios y pa­dres. Si­gue­tu­li­ga lo afron­ta co­mo re­to pa­ra op­ti­mi­zar y mul­ti­pli­car sus clien­tes: los clu­bes.

«El ob­je­ti­vo cla­ro de la em­pre­sa es ha­cer del fút­bol afi­cio­na­do un mun­do sos­te­ni­ble y que pue­da cre­cer»

La com­pa­ñía ga­lle­ga es­tá in­te­gra­da en la ac­tua­li­dad por sie­te tra­ba­ja­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.