El sal­to del bar­co de ma­de­ra al de ace­ro y al mer­ca­do eu­ro­peo

El as­ti­lle­ro La­go Abei­jón se ha es­pe­cia­li­za­do en la trans­for­ma­ción de bar­cos pes­que­ros La fir­ma de Ou­tes acu­mu­la la ex­pe­rien­cia de va­rias ge­ne­ra­cio­nes

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - J. Sande, A. Ger­pe

La fa­bri­ca­ción de bar­cos tie­ne en la lo­ca­li­dad de O Frei­xo, en el mu­ni­ci­pio de Ou­tes, a dos as­ti­lle­ros de re­fe­ren­cia que han sa­bi­do adap­tar­se a las ne­ce­si­da­des del mer­ca­do y re­con­ver­tir­se pa­ra man­te­ner­se a flo­te. Uno de ellos es La­go Abei­jón, he­ren­cia de una lar­ga tra­di­ción de pro­fe­sio­na­les de la fa­bri­ca­ción na­val en ma­de­ra que pa­re­ce te­ner ase­gu­ra­da la con­ti­nui­dad con las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de la fa­mi­lia. Con la caí­da en la de­man­da de em­bar­ca­cio­nes de car­pin­te­ría de ri­be­ra, la em­pre­sa de­ci­dió abrir­se ca­mino ha­cia la fa­bri­ca­ción en ace­ro y dar el sal­to in­ter­na­cio­nal, con­vir­tien­do a ar­ma­do­res de Por­tu­gal y Fran­cia, prin­ci­pal­men­te, en nue­vos clien­tes.

Ha­ce 64 años, el eba­nis­ta Do­min­go La­go co­gió el tes­ti­go de su sue­gro al fren­te del as­ti­lle­ro y re­con­vir­tió sus co­no­ci­mien­tos so­bre la ma­de­ra pa­ra apli­car­los a la cons­truc­ción de bar­cos. El re­sul­ta­do no pu­do ser más sa­tis­fac­to­rio, por­que la com­pa­ñía con­ti­nuó avan­zan­do con rum­bo fir­me y sor­tean­do con agi­li­dad las di­fi­cul­ta­des de­ri­va­das de un des­cen­so en el en­car­go de cons­truc­ción de bu­ques pes­que­ros.

En 1991, Do­min­go La­go de­ci­dió cons­ti­tuir una so­cie­dad y na­ció así La­go Abei­jón, un nom­bre nue­vo pa­ra un ex­pe­ri­men­ta­do as­ti­lle­ro.

La com­pa­ñía no so­lo co­men­zó a tra­ba­jar en ace­ro, lo que le per­mi­tió abrir ho­ri­zon­tes con­ser­van­do la tra­di­ción de la fa­bri­ca­ción y re­pa­ra­ción en ma­de­ra, sino que se es­pe­cia­li­zó en el man­te­ni­mien­to y trans­for­ma­ción de em­bar­ca­cio­nes.

La ade­cua­ción de bar­cos se ha con­ver­ti­do en uno de los prin­ci­pa­les ám­bi­tos de ac­ti­vi­dad de es­ta em­pre­sa de Ou­tes. La mo­di­fi­ca­ción de las po­pas pa­ra ade­cuar­las me­jor a la pes­ca del arras­tre o el alar­ga­mien­to de las na­ves, que se efec­túa cor­tán­do­las por la mi­tad pa­ra pro­por­cio­nar­les la am­pli­tud desea­da.

BÚS­QUE­DA DE CLIEN­TES

Es aquí don­de el mer­ca­do eu­ro­peo co­bra gran re­le­van­cia, por­que bue­na par­te de quie­nes so­li­ci­tan es­te ti­po de re­for­mas son ar­ma­do­res fran­ce­ses. Pre­ci­sa­men­te, a tie­rras ga­las via­jó es­ta se­ma­na Jo­sé La­go, ge­ren­te del ne­go­cio jun­to con su her­mano Javier, que han to­ma­do las rien­das tras la ju­bi­la­ción de su pa­dre, Do­min­go.

Jo­sé La­go ex­pli­ca que las re­for­mas cons­ti­tu­yen ac­tual­men­te el 90 % de la ac­ti­vi­dad, por­que prác­ti­ca­men­te no hay con­tra­tos pa­ra la cons­truc­ción de bar­cos. La com­pa­ñía, que pro­por­cio­na empleo fi­jo a 49 per­so­nas, tam­bién tie­ne nu­me­ro­sos en­car­gos pro­ce­den­tes del País Vas­co o San­tan­der, ade­más de Ga­li­cia y al­guno que otro de Ita­lia.

El arre­glo de em­bar­ca­cio­nes de vi­gi­lan­cia pes­que­ra o los pe­di­dos pa­ra ca­bo­ta­je tam­bién fi­gu­ran en su am­plia car­te­ra de tra­ba­jo.

Apa­sio­na­do de su ac­ti­vi­dad, no hay día que Do­min­go La­go no acu­da al as­ti­lle­ro pa­ra ver có­mo van las co­sas. Ase­gu­ra que le sa­tis­fa­ce sa­ber que el ne­go­cio ten­drá con­ti­nui­dad, ya que dos de sus nie­tos se han de­can­ta­do por man­te­ner la tra­di­ción fa­mi­liar es­tu­dian­do in­ge­nie­ría na­val y ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas.

De he­cho, co­men­ta que en ve­rano acu­den a la ins­ta­la­ción pa­ra rea­li­zar prác­ti­cas y que no po­drían ele­gir otro si­tio me­jor pa­ra pre­pa­rar­se pa­ra el fu­tu­ro la­bo­ral que les aguar­da.

| SANDE

El as­ti­lle­ro de Ou­tes ini­ció su ac­ti­vi­dad ha­ce más de me­dio si­glo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.