LA VI­GUE­SA PARKAPP ABA­RA­TA Y FA­CI­LI­TA EL APAR­CA­MIEN­TO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Vi­ñas

Lo­ca­li­zar, pa­gar y le­van­tar la ba­rre­ra: to­do des­de el te­lé­fono mó­vil

La apli­ca­ción vi­gue­sa ParkApp per­mi­te ges­tio­nar el ac­ce­so y el pa­go en más de 400 pár­kings de to­da Es­pa­ña, y tam­bién en Por­tu­gal; en el cen­tro de las ciu­da­des, en ae­ro­puer­tos y en es­ta­cio­nes de tren

Te aden­tras en una ciu­dad cos­te­ra en el mes agos­to, en Compostela du­ran­te el Após­tol, en Se­vi­lla en ple­na fe­ria. En el cen­tro de Ma­drid en Na­vi­da­des; to­do lu­ces, to­do clá­xo­nes. To­do co­ches, ca­lles cor­ta­das, más co­ches. Y ni una so­la pla­za de apar­ca­mien­to des­pe­ja­da. Des­orien­ta­do y ago­bia­do, te pre­gun­tas dón­de ha­brá un mal­di­to pár­king cer­ca, si ten­drá si­tios li­bres, cuán­to cos­ta­rá de­jar el co­che a buen re­cau­do du­ran­te un par de ho­ras. Y ven­ga ti­ques. Y ven­ga cam­bio pa­ra la má­qui­na por­que el lec­tor de tar­je­tas, tes­ta­ru­do, es­cu­pe una y otra vez tu plás­ti­co rec­tan­gu­lar. Y ven­ga otro re­ci­bo más en la car­te­ra, obe­sa de pa­pe­les. ¿Y si hu­bie­se for­ma de ges­tio­nar el apar­ca­mien­to pre­via­men­te, o de ha­cer­lo al mo­men­to, pe­ro en un par de pa­sos y en la mi­tad de mi­nu­tos? La hay. En más de 60 ciu­da­des de Es­pa­ña, y en Opor­to y en Lis­boa. Con­cre­ta­men­te, en unos 407 apar­ca­mien­tos; en Ga­li­cia, en 25. Hu­bo quien se plan­teó la cues­tión pri­me­ro. Y no so­lo eso: quien bus­có una so­lu­ción, la desa­rro­lló y la lle­vó di­rec­ta­men­te a nues­tros bol­si­llos.

Son vi­gue­ses y hoy, un to­tal de 14. Pe­ro en el 2013, cuan­do de­ci­die­ron sim­pli­fi­car el en­go­rro­so pro­ce­di­mien­to de es­ta­cio­nar en un ga­ra­je pú­bli­co, eran so­lo cin­co: Raúl Conde, lí­der del pro­yec­to; los in­ge­nie­ros in­for­má­ti­cos Álex Her­mi­da y Héc­tor Fer­nán­dez; y Víc­tor Li­ma y Ma­ría Te­re­sa Pra­do, ex­per­tos en el sec­tor del pár­king. «Vi­mos la ne­ce­si­dad de di­gi­ta­li­zar un mun­do tan tra­di­cio­nal co­mo el de los apar­ca­mien­tos —ex­pli­ca Conde—. Y a raíz de ahí, desa­rro­lla­mos una web y una apli­ca­ción que per­mi­tie­se ac­ce­der a los mis­mos». Su ob­je­ti­vo prin­ci­pal era el de eli­mi­nar ti­ques de en­tra­da y sa­li­da, mo­ne­das y re­ci­bos, pe­ro a me­di­da que se fue­ron su­man­do apar­ca­mien­tos, se die­ron cuen­ta de lo va­lio­sa que re­sul­ta­ría tam­bién una bue­na in­for­ma­ción pa­ra el usua­rio. Da­tos ex­haus­ti­vos so­bre ca­da pár­king. Ta­ri­fas. «Y la po­si­bi­li­dad de efec­tuar re­ser­vas pre­vias, y de aho­rrar con ellas», apun­tan des­de ParkApp.

Em­pe­za­ron en ca­sa y sin más res­pal­do que el del pe­so de sus hu­chas: la pri­me­ra cap­ta­ción de ga­ra­jes tu­vo lu­gar en Vi­go y, has­ta aho­ra, a ex­cep­ción de una ayu­da de Xe­sGa­li­cia, to­do el cre­ci­mien­to de la com­pa­ñía se ha ba­sa­do en apor­ta­cio­nes de ca­pi­tal de los so­cios. Hoy cuen­tan con 42.554 usua­rios re­gis­tra­dos y ope­ran con es­ta­cio­na­mien­tos de to­das las co­mu­ni­da­des; en ciu­da­des, y tam­bién en ae­ro­puer­tos. Evi­tan ha­blar de fac­tu­ra­ción, pe­ro re­co­no­cen ci­fras al­tas: «Ca­da año que pa­sa, tri­pli­ca­mos la del año an­te­rior». ¿So­lo su­man­do pár­kings? «Ac­tual­men­te nos cen­tra­mos en cap­tar em­pre­sas con flo­tas gran­des de vehícu­los, em­pre­sas cu­yos tra­ba­ja­do­res ne­ce­si­tan apar­car —des­ve­lan—. Es­te ti­po de ges­tio­nes re­sul­tan un en­go­rro, al fi­nal se acu­mu­lan in­nu­me­ra­bles re­ci­bos de di­fe­ren­tes pár­kings; ParkApp los sus­ti­tu­ye por una úni­ca fac­tu­ra». El si­guien­te pa­so, aña­den, se­rá au­to­ma­ti­zar to­da­vía más los ac­ce­sos. Pe­ro, ¿có­mo fun­cio­na su ser­vi­cio? ¿Có­mo en­cuen­tra fá­cil y rá­pi­da­men­te un con­duc­tor una pla­za en la que de­jar su co­che?

El usua­rio ac­ce­de a la web o a la apli­ca­ción —dis­po­ni­ble tan­to pa­ra iOS co­mo pa­ra An­droid— y es­cri­be en el bus­ca­dor el lu­gar dón­de quie­re apar­car: la di­rec­ción exac­ta, el nom­bre de un mo­nu­men­to, el de su ho­tel. A con­ti­nua­ción, ve­rá un ma­pa con to­das las op­cio­nes dis­po­ni­bles de la zo­na, sus ta­ri­fas y la dis­tan­cia que lo se­pa­ra de ellas; y una se­rie de ca­si­llas en las que po­drá fil­trar sus pre­fe­ren­cias: fe­chas, ti­po de vehícu­lo o zo­na (puer­to, es­ta­ción de tren, ae­ro­puer­to...). Ten­drá tam­bién la po­si­bi­li­dad de or- de­nar sus re­sul­ta­dos por pre­cio o por dis­tan­cia. «Ha­cien­do clic en la fi­cha del pár­king, po­drá leer in­for­ma­ción de in­te­rés so­bre él —de­ta­llan—. El pa­go se ha­ce on­li­ne y con an­te­la­ción; así, el con­duc­tor se ase­gu­ra la pla­za y el pre­cio en la fe­chas se­lec­cio­na­da». «No co­bra­mos gas­tos de ges­tión de nin­gún ti­po y el usua­rio pue­de cam­biar su re­ser­va siem­pre que lo desee». Hay una se­gun­da op­ción: ac­ce­der al apar­ca­mien­to sin ges­tión pre­via y pa­gar lue­go el tiem­po del es­ta­cio­na­mien­to des­de la app, que ade­más fun­cio­na con las ba­rre­ras co­mo si fue­se un man­do a dis­tan­cia. «Po­de­mos pro­veer al usua­rio de una úni­ca fac­tu­ra men­sual».

Si de al­go se enor­gu­lle­cen es­pe­cial­men­te los de Vi­go es de la ca­li­dad de su ser­vi­cio. No se con­si­de­ran un mar­ket­pla­ce más: atien­den al clien­te, se de­tie­nen con él, re­suel­ven sus in­ci­den­cias. «Es muy im­por­tan­te con­tar con la con­fian­za de los em­pre­sa­rios y de los clien­tes. Una vez con­se­gui­da, repu­tación y fi­de­li­dad van de la mano, lo cual pue­de au­gu­rar­nos un fu­tu­ro prós­pe­ro».

Su apli­ca­ción mó­vil fun­cio­na co­mo un man­do a dis­tan­cia con las ba­rre­ras de los es­ta­cio­na­mien­tos pú­bli­cos de 60 ciu­da­des

Víc­tor Li­ma (iz­quier­da) y Raúl Conde, jun­to a otros com­pa­ñe­ros, de­ci­die­ron po­ner en mar­cha es­te pro­yec­to en el año 2013 pa­ra di­gi­ta­li­zar un sec­tor tra­di­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.