AU­DIEN­CIA A LOS SIN­DI­CA­TOS AN­TE UN DES­PI­DO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS -

CON­SUL­TO­RIO LA­BO­RAL

A quién ten­go que co­mu­ni­car, ade­más de al tra­ba­ja­dor, el des­pi­do dis­ci­pli­na­rio?

El ar­tícu­lo 55.1 del Es­ta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res pres­cri­be que, en el ca­so de des­pi­do dis­ci­pli­na­rio, el em­pre­sa­rio de­be «dar au­dien­cia pre­via a los de­le­ga­dos sin­di­ca­les de la sección sin­di­cal co­rres­pon­dien­te a di­cho sin­di­ca­to». Se tra­ta de una pre­vi­sión au­sen­te de la ver­sión ori­gi­na­ria de di­cho texto le­gal; es la Ley 11/1994 la que in­tro­du­ce el pá­rra­fo so­bre au­dien­cia al de­le­ga­do sin­di­cal; es­te trá­mi­te se in­tro­du­ce so­lo una vez que la fi­gu­ra se re­co­ge en la Ley Or­gá­ni­ca de li­ber­tad sin­di­cal del año 1985.

La re­fe­ren­cia a los «de­le­ga­dos sin­di­ca­les» con­te­ni­da en la Ley que re­gu­la las ga­ran­tías en ca­so de des­pi­do dis­ci­pli­na­rio no vie­ne acom­pa­ña­da de ma­yor pre­ci­sión en ella. La es­pe­ci­fi­ca­ción, por tan­to, de quié­nes sean esos «de­le­ga­dos sin­di­ca­les» o esa «sección sin­di­cal co­rres­pon­dien­te» ha de ve­nir de mano de la nor­ma que es­ta­ble­ce esas ins­ti­tu­cio­nes. Por lo tan­to, las per­so­nas que cum­plen los re­qui­si­tos del ar­tícu­lo 10.1 de la ley or­gá­ni­ca de li­ber­tad sin­di­cal son las que de­ben ser oí­das an­tes del des­pi­do dis­ci­pli­na­rio que afec­te a cual­quie­ra de sus afi­lia­dos. Si la nor­ma hu­bie­ra que­ri­do ser ge­né­ri­ca, abar­can­do to­dos los su­pues­tos de afi­lia­dos, cual­quie­ra que sea el mo­do en que se or­ga­ni­ce el sin­di­ca­to, no ha­bría uti­li­za­do tér­mi­nos tan es­pe­cí­fi­cos co­mo los de «sec­cio­nes» y «de­le­ga­dos» sin­di­ca­les. Si la nor­ma hu­bie­ra que­ri­do abrir el trá­mi­te a fa­vor de las per­so­nas afi­lia­das a cual­quier sin­di­ca­to ha­bría re­si­den­cia­do la au­dien­cia en las sec­cio­nes y no en los de­le­ga­dos de las res­pec­ti­vas sec­cio­nes.

Es por ello que con­clui­mos que el trá­mi­te de au­dien­cia al de­le­ga­do sin­di­cal, cuan­do el des­pi­do afec­ta a tra­ba­ja­dor afi­lia­do, so­lo es exi­gi­ble cuan­do exis­tan en la em­pre­sa de­le­ga­dos sin­di­ca­les de sec­cio­nes sin­di­ca­les con las pro­rro­ga­ti­vas que les atri­bu­ye el art.10.3 de la LOLS, no cuan­do so­lo sean me­ros re­pre­sen­tan­tes in­ter­nos o por­ta­vo­ces de la sección sin­di­cal.

CA­TA­RI­NA CAPEÁNS AME­NE­DO es so­cia de Ven­to abo­ga­dos y ase­so­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.