LA NUE­VA ECO­NO­MÍA BUS­CA UN EN­CA­JE LE­GAL

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Ce­drón

AI­RB­NB, UBER, CA­BIFY, DELIVEROO... LAS NUE­VAS PLA­TA­FOR­MAS DI­GI­TA­LES HAN COLISIONADO CON SEC­TO­RES TRA­DI­CIO­NA­LES CO­MO EL DEL TA­XI O EL TU­RÍS­TI­CO SIN QUE EL LE­GIS­LA­DOR HA­YA LO­GRA­DO UNA SO­LU­CIÓN. LOS EX­PER­TOS CREEN QUE ES NE­CE­SA­RIO TO­MAR CAR­TAS EN EL ASUN­TO. POR­QUE HAN VE­NI­DO PARA QUE­DAR­SE Y POR­QUE, DE NO HA­CER­LO, LOS CON­FLIC­TOS SE RECRUDECERÁN A LO LAR­GO DE LOS PRÓ­XI­MOS AÑOS

Aun­que han cho­ca­do con sec­to­res co­mo el del ta­xi o el de las vi­vien­das tu­rís­ti­cas, em­pre­sas co­mo Ai­rb­nb, Uber o Ca­bify han lle­ga­do para que­dar­se

Los ex­per­tos creen que no pue­de blo­quear­se por­que abren la puer­ta de la eco­no­mía glo­bal, pe­ro hay que adap­tar las nor­mas a la nue­va reali­dad

Tie­nen la potencia de un Fe­rra­ri. Su mo­tor: la Red. Las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les que abar­can des­de el trans­por­te al alo­ja­mien­to tu­rís­ti­co, la res­tau­ra­ción o la en­se­ñan­za, han lle­ga­do a España con el ob­je­ti­vo de que­dar­se pe­se a los obs­tácu­los con los que se han ido to­pan­do a lo lar­go de los úl­ti­mos años. Su pre­sen­cia ha pues­to en guar­dia a sec­to­res tra­di­cio­na­les co­mo el del ta­xi o el de los ho­te­les, que re­cla­man al Go­bierno nor­ma­ti­vas que pon­gan freno a lo que ellos en­tien­den co­mo una «com­pe­ten­cia des­leal». Pe­ro abo­ga­dos y ex­per­tos en eco­no­mía di­gi­tal no lo ven de ese mo­do. Creen que hay que sa­ber apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des que ofre­cen por­que su lle­ga­da for­ma par­te de un cam­bio de mo­de­lo al que hay que ir adap­tán­do­se po­co a po­co para al­can­zar un sano equi­li­brio den­tro de la eco­no­mía glo­bal.

El pro­ble­ma es que las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les co­rren a la ve­lo­ci­dad de un Con­cor­de, mien­tras que las nor­mas para re­gu­lar­las no lle­gan ni al rit­mo del AVE. La pro­pia Co­mi­sión Na­cio­nal de los Mer­ca­dos y de la Com­pe­ten­cia (CNMC) se ha pro­nun­cia­do al res­pec­to. «En España exis­te una gran dis­pa­ri­dad le­gis­la­ti­va en es­ta ma­te­ria pro­du­ci­da por la pro­li­fe­ra­ción de nor­ma­ti­vas au­to­nó­mi­cas y lo­ca­les he­te­ro­gé­neas. Recomendamos una re­vi­sión en pro­fun­di­dad de la nor­ma­ti­va», apun­tan des­de ese or­ga­nis­mo.

Y po­nen co­mo ejem­plo el ca­so de las vi­vien­das de uso tu­rís­ti­co que tan­ta po­lé­mi­ca han ge­ne­ra­do en los úl­ti­mos me­ses en di­fe­ren­tes co­mu­ni­da­des: «Hay que re­vi­sar, por ejem­plo, la re­gu­la­ción ac­tual de es­tos alo­ja­mien­tos para ase­gu­rar que sea ne­ce­sa­ria y pro­por­cio­na­da y re­du­cir la ac­tual he­te­ro­ge­nei­dad de la nor­ma­ti­va, de acuer­do con los prin­ci­pios de re­gu­la­ción eco­nó­mi­ca efi­cien­te». El mun­do del ta­xi es otro de los que ha pues­to el gri­to en el cie­lo lle­gan­do a pa­ra­li­zar ha­ce unas se­ma­nas el cen­tro de Ma­drid y Bar­ce­lo­na en una de las ma­yo­res huel­gas del sec­tor.

En es­te sen­ti­do, el di­rec­tor de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Eco­no­mía Di­gi­tal y por­ta­voz de Sha­ring España, Jo­sé Luis Zim­mer­mann, re­cla­ma un mer­ca­do úni­co di­gi­tal en Eu­ro­pa. «Es esen­cial —apun­ta— por­que vivimos en un en­torno glo­bal en el que la com­pe­ten­cia y la fa­ci­li­dad para mon­tar ne­go­cios es mu­cho más real que an­tes. Hay em­pre­sas que vie­nen de Es­ta­dos Uni­dos o de In­dia don­de pue­den cre­cer, pe­ro Eu­ro­pa no tie­ne un mer­ca­do que les per­mi­ta ha­cer­lo del mis­mo mo­do. Un ca­so cla­ro de ese po­ten­cial es la es­pa­ño­la Ca­bify, que es ca­paz de com­pe­tir con un gi­gan­te co­mo es Uber. Es­ta em­pre­sa es­tá am­pa­ra­da en la le­ga­li­dad que le dan las li­cen­cias VTC, pe­ro no han de­ja­do de dar­le pa­los. Es de lo­cos».

Ade­más, apro­ve­cha para des­ta­car que el mo­de­lo que usan las pla­ta­for­mas no es nue­vo. «Es una in­ter­me­dia­ción en­tre ofer­ta y de­man­da que se ha­ce más sen­ci­lla usan­do la vía di­gi­tal. De ahí que les re­sul­te más fá­cil es­ca­lar rá­pi­da­men­te en ta­ma­ño», di­ce.

Pe­ro no to­das las pla­ta­for­mas son igua­les. Las hay que son de eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va pro­pia­men­te di­chas co­mo pue­de ser Bla­bla­car, que ofre­ce un ser­vi­cio de in­ter­me­dia­ción en­tre ciu­da­da­nos que bus­can com­par­tir gas­tos de via­je. Otras, en cam­bio, ofre­cen un ser­vi­cio ba­jo de­man­da co­mo Uber o Ca­bify. Lo que ha­cen es po­ner en con­tac­to al pres­ta­dor del ser­vi­cio con el clien­te, pe­ro ellas no pres­tan un ser­vi­cio sub­ya­cen­te. El úl­ti­mo mo­de­lo se­ría el de los por­ta­les de eco­no­mía de ac­ce­so, en los que es la pla­ta­for­ma la que pres­ta el ser­vi­cio. An­te es­te es­ce­na­rio, di­ce Zim­mer­mann, «hay que avan­zar una re­gu­la­ción que pue­da en­ca­jar to­dos los mo­de­los. El pro­ble­ma es que mu­chos sec­to­res pro­te­gi­dos es­tán ar­gu­men­tan­do con­tra es­to para que no apa­rez­ca es­ta nue­va ofer­ta com­ple­men­ta­ria. Hay que en­ca­jar­lo to­do, pe­ro en España hay bas­tan­tes pro­ble­mas en el mar­co nor­ma­ti­vo».

Lo que tie­nen cla­ro otros ex­per­tos co­mo el so­cio di­rec­tor de Eci­ja, es­pe­cia­li­za­da en de­re­cho de Tec­no­lo­gía, Me­dios y Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, Ale­jan­dro Tou­ri­ño, es que «no se pue­de tra­tar de blo­quear es­te ti­po de ini­cia­ti­vas, aun­que no to­do va­le». Su fórmula se­ría adap­tar «la le­gis­la­ción a los cam­bios que se es­tán pro­du­cien­do a ni­vel so­cial, por­que las fi­gu­ras tra­di­cio­na­les del de­re­cho no sir­ven en mu­chos ca­sos. Por ejem­plo, una per­so­na que ten­ga una bi­ci­cle­ta y la use para ha­cer re­par­tos para una pla­ta­for­ma co­mo Deliveroo de ma­ne­ra re­cu­rren­te se­ría un tra­ba­ja­dor de es­ta; en cam­bio, hay otros ca­sos en que so­lo lo ha­cen de for­ma pun­tual en los que el de­re­cho se ha que­da­do ob­so­le­to y sin la fle­xi­bi­li­dad que se le exi­ge. La le­gis­la­ción ha de cam­biar para adap­tar­se a los nue­vos re­tos ju­rí­di­cos que se va­yan plan­tean­do».

Otros es­ta­dos, en cam­bio, son más pro­cli­ves a pi­sar el ace­le­ra­dor: «Hay paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos y otros de cor­te an­glo­sa­jón que adap­tan su nor­ma­ti­va de ma­ne­ra ágil para fa­vo­re­cer la apa­ri­ción de nue­vos ne­go­cios, fo­men­tan­do la in­no­va­ción. Lo que nos cues­ta aquí en España es ade­cuar la reali­dad ju­rí­di­ca a la reali-

«No es que es­ca­pen a las le­yes fis­ca­les, es que el mo­de­lo no es­tá adap­ta­do a la nue­va reali­dad»

«Hay paí­ses que adap­tan las nor­mas de mo­do ágil para pro­mo­ver nue­vos ne­go­cios y fo­men­tar la in­no­va­ción»

dad so­cial. Por des­gra­cia, es más len­to el pro­ce­so que en otros paí­ses. No hay que ol­vi­dar que el le­gis­la­dor tie­ne que es­tar aten­to a esas ten­den­cias so­cia­les para bus­car una so­lu­ción, evi­tan­do dis­fun­cio­na­li­da­des en el ám­bi­to fis­cal o de re­ba­ja en la ca­li­dad del em­pleo».

La fis­ca­li­dad es pre­ci­sa­men­te una de las ba­zas con las que jue­gan los sec­to­res tra­di­cio­na­les para arre­me­ter con­tra las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les. Co­mo miem­bro de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Ase­so­res Fis­ca­les (Ae­daf), el ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Fi­nan­cie­ro y Tri­bu­ta­rio de la Uni­ver­si­dad de San­tia­go de Com­pos­te­la Cé­sar Gar­cía No­voa ob­ser­va que en es­tos mo­men­tos «no es que las nue­vas pla­ta­for­mas es­ca­pen a las le­yes fis­ca­les, es que el mo­de­lo fis­cal ac­tual no es­tá adap­ta­do a la nue­va reali­dad. Hay que adap­tar­lo».

Ade­más, ha­ce hin­ca­pié en la dis­tin­ción en­tre «la tri­bu­ta­ción que co­rres­pon­de a la pla­ta­for­ma y la que tie­nen que so­por­tar aque­llos que tra­ba­jan para ella. Co­mo ejem­plo pue­de ha­blar­se de los con­duc­to­res de Deliveroo o aque­llos par­ti­cu­la­res que usan sus ser­vi­cios de in­ter­me­dia­ción pe­ro no tie­nen una re­la­ción mer­can­til con ella».

Una de las cues­tio­nes que des­ta­ca es que en el ca­so de las em­pre­sas, «el prin­ci­pal pro­ble­ma es que tie­nen la se­de cen­tral en otro país. Uber, por ejem­plo, tie­ne su se­de para Eu­ro­pa en Ho­lan­da y una fi­lial en España que fac­tu­ra ser­vi­cios a su ma­triz ho­lan­de­sa».

La cues­tión, aña­de, «es que la le­gis­la­ción ac­tual es an­ti­gua y vin­cu­la el te­ner una pre­sen­cia eco­nó­mi­ca im­por­tan­te a la pre­sen­cia fí­si­ca. Pe­ro es­te es­ce­na­rio va a cam­biar por­que el pa­sa­do mes de mar­zo la UE apro­bó lo que en España se co­no­ce co­mo ta­sa Goo­gle que, en reali­dad, es el im­pues­to so­bre ser­vi­cios di­gi­ta­les. El ob­je­ti­vo es obli­gar a es­tas em­pre­sas a tri­bu­tar allí don­de ge­ne­ran be­ne­fi­cios por sus ser­vi­cios de in­ter­me­dia­ción. Es­ta tie­ne que en­trar en vi­gor en to­da Eu­ro­pa an­tes del 1 de enero de 2020».

En la otra ca­ra de la mo­ne­da es­tán las per­so­nas que al­qui­lan su vi­vien­da o una ha­bi­ta­ción en Ai­rb­nb. «Hay una con­sul­ta de tri­bu­tos rea­li­za­da en el 2017 —apun­ta es­te ca­te­drá­ti­co— que ex­pli­ca que en aque­llos ca­sos en que so­lo al­qui­len han de de­cla­rar­lo en el IRPF co­mo un ren­di­mien­to del ca­pi­tal in­mo­bi­lia­rio». Otra co­sa es que pres­ten ser­vi­cios com­ple­men­ta­rios. En ese ca­so, aña­de, «han de dar­se de al­ta en el epí­gra­fe de ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y pa­gar el IVA». Y qué ocu­rre con los con­duc­to­res de pla­ta­for­mas co­mo Deliveroo, que ha es­ta­do tan­to en la pi­co­ta. «Por ser au­tó­no­mos tri­bu­tan en IRPF por es­ti­ma­ción di­rec­ta. Pue­den de­du­cir los gas­tos ne­ce­sa­rios, pe­ro po­cos gas­tos tie­nen quie­nes tra­ba­jan con su es­fuer­zo fí­si­co y una bi­ci­cle­ta».

Pe­ro mien­tras los le­gis­la­do­res se pre­pa­ran para la ca­rre­ra abier­ta por las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les hay que man­te­ner­se en la ca­rre­te­ra. ¿Có­mo? El eco­no­mis­ta Ri­card Pé­rez Mi­ña­na da su re­ce­ta: «Ga­ran­ti­zan­do la co­rrec­ta apli­ca­ción del ac­tual mar­co nor­ma­ti­vo y con­tro­lan­do de mo­do ade­cua­do a los di­fe­ren­tes ac­to­res para in­ten­tar que to­dos jue­guen en igual­dad de con­di­cio­nes».

JUAN. S. G

ILUS­TRA­CIÓN: MA­RÍA PEDREDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.