LOS NE­GO­CIOS RUINOSOS DE LAS ES­TRE­LLAS DEL DE­POR­TE

Du­do­sas pro­mo­cio­nes in­mo­bi­lia­rias, le­ja­nos par­ques eó­li­cos, así co­mo am­bi­cio­sas em­pre­sas de ro­pa, hos­te­le­ría o jue­go se con­vier­ten en in­ver­sio­nes desas­tro­sas en­tre los atle­tas de éli­te

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - P. Ba­rrei­ros

¿Qué tie­nen en co­mún Piqué, Ibrahi­mo­vic o Ca­si­llas? Los tres son es­tre­llas del fút­bol, sí, pe­ro también com­par­ten fra­ca­sos en el mun­do de los ne­go­cios jun­to a una lar­ga lis­ta de com­pa­ñe­ros.

Un estudio de la AFE, el prin­ci­pal sin­di­ca­to de fut­bo­lis­tas, afir­ma­ba a fi­na­les del pa­sa­do año que al­re­de­dor del 60 % de los de­por­tis­tas de éli­te ha­cen al­gu­na in­ver­sión em­pre­sa­rial a lo lar­go de su ca­rre­ra en la que pierden to­do lo in­ver­ti­do. Pro­mo­cio­nes in­mo­bi­lia­rias, ins­ta­la­cio­nes fo­to­vol­tai­cas , bo­de­gas, ho­te­les, ro­pa... Los ejem­plos de in­ver­sio­nes rui­no­sas son nu­me­ro­sos y de­jan de ma­ni­fies­to la im­por­tan­cia de la pla­ni­fi­ca­ción del fin de ca­rre­ra pa­ra re­ga­tear pro­ble­mas eco­nó­mi­cos. Es­tos son al­gu­nos de los ejem­plos más co­no­ci­dos de ne­go­cios desas­tro­sos en­tre las es­tre­llas del de­por­te mun­dial: 1

EL FA­LLI­DO ASAL­TO DE IBRAHI­MO­VIC AL MUN­DO

DE LA MO­DA. Aca­ba de co­no­cer­se que el dís­co­lo de­lan­te­ro ha te­ni­do que ce­rrar su mar­ca de mo­da de­por­ti­va, A-Z, con unas pér­di­das de 20 mi­llo­nes de eu­ros. Tras ape­nas dos años de aven­tu­ra, el que fue de­lan­te­ro, en­tre otros, del Bar­ce­lo­na y que ac­tual­men­te mi­li­ta en Los Ángeles Ga­laxy de la MLS, se ha vis­to obli­ga­do a re­pen­sar su fu­tu­ro co­mo em­pre­sa­rio tex­til. Su in­ten­ción era en­trar co­mo un ele­fan­te en una ca­cha­rre­ría en el com­pe­ti­ti­vo mer­ca­do de la ro­pa de­por­ti­va, don­de as­pi­ra­ba a ven­der pro­duc­tos de ca­li­dad a un pre­cio pa­re­ci­do a Ni­ke y Adi­das, los dos gi­gan­tes del sec­tor. Y, cla­ro, se lo han de­vo­ra­do. Aso­cia­do con el gru­po no­rue­go Var­ner Group, due­ño de las fir­mas Dress­man, Cu­bus, Volt y Car­lins, la em­pre­sa de Ibra ha reconocido a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do que la in­ver­sión eu­ro­pea en ro­pa de­por­ti­va «era de­ma­sia­do ca­ra».

2 LOS VI­DEO­JUE­GOS JU­GA­RON UNA MA­LA PA­SA­DA AL

BARCELONISTA PIQUÉ. Ke­rad Ga­mes, la em­pre­sa que el in­ter­na­cio­nal del Ba­rça fun­dó en el 2011 y que desa­rro­lla­ba vi­deo­jue­gos pa­ra to­do ti­po de re­des y pla­ta­for­mas, tu­vo que ce­rrar de­bi­do a unas pér­di­das ci­fra­das en torno a los dos mi­llo­nes de eu­ros. Al pa­re­cer, de los jue­gos que ha­bía desa­rro­lla­do «unos fun­cio­na­ban me­jor que otros», se­gún ex­pli­ca­ron al­gu­nas fuen­tes de la pro­pia mar­ca, que cuan­do ce­rró con­ta­ba con 35 em­plea­dos, de los que la ma­yo­ría ha­brían si­do re­co­lo­ca­dos en otras de las com­pa­ñías de Piqué. Es­ta ha­bía si­do la pri­me­ra apues­ta del defensa del Ba­rça, que des­pués también abrió EMR, de­di­ca­da a los «Es­ports», la pro­duc­to­ra Kos­mos Studios, que se en­car­gó de rea­li­zar el ví­deo de An­toi­ne Griez­mann en el que co­mu­ni­có su con­ti­nui­dad en el Atlé­ti­co de Ma­drid, y Kos­mos Glo­bal Events, que ha lle­ga­do a un acuer­do con la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Te­nis pa­ra trans­for­mar el for­ma­to de la Co­pa Da­vis a par­tir del pró­xi­mo año.

3 LA BUR­BU­JA DEL LA­DRI­LLO BA­RRIÓ LOS SUE­ÑOS DE

KARPIN Y MÍ­CHEL SAL­GA­DO. Los dos ex­fut­bo­lis­tas del Cel­ta em­pren­die­ron un am­bi­cio­so pro­yec­to con­jun­to a fi­na­les del 2003 en el que pre­veían re­mo­de­lar una zo­na de­gra­da­da del Cas­co Ve­llo de Vi­go, el Ba­rrio do Cu­ra, con la cons­truc­ción de un lu­jo­so com­ple­jo re­si­den­cial de 350 pi­sos. En­tre las par­ce­las que com­pra­ron se en­cuen­tra el an­ti­guo asi­lo de las Her­ma­ni­tas de los An­cia­nos De­sam­pa­ra­dos. Ac­tual­men­te la zo­na es­tá aban­do­na­da, al tiem­po que cer­ca­da por los li­ti­gios con los acree­do­res, en­tre ellos va­rios ban­cos. Karpin se ha­bía com­pro­me­ti­do a pre­sen­tar in­ver­so­res ru­sos que es­ta­rían interesados en res­pal­dar su pro­yec­to, pe­ro nun­ca apa­re­cie­ron. A fi­na­les del 2014, se pu­bli­có que un juz­ga­do de Vi­go es­ta­ba a pun­to de subas­tar un cha­lé en Co­ru­xo em­bar­ga­do a Mi­chel Sal­ga­do.

4 EL PÓ­KER SE LLE­VÓ LA FOR­TU­NA DEL DÍS­CO­LO

VIERI. Aho­ra es to­da una es­tre­lla te­le­vi­si­va en Italia, don­de bri­lla co­mo co­men­ta­ris­ta de­por­ti­vo y has­ta ha par­ti­ci­pa­do en la ver­sión en aquel país de «Mi­ra quién bai­la», pe­ro ha­ce so­lo cua­tro años el ex­fut­bo­lis­ta, en­tre mu­chos otros, del Ju­ven­tus y del Atlé­ti­co de Ma­drid lle­gó a pe­dir a tra­vés de las re­des so­cia­les que al­gún equi­po le con­tra­ta­se pa­ra po­der ha­cer frente a sus nu­me­ro­sas deu­das. Con­su­ma­do ju­ga­dor de pó­ker y ha­bi­tual or­ga­ni­za­dor de tim­bas en las con­cen­tra­cio­nes de su se­lec­ción, decidió ha­cer ne­go­cio de su afi­ción y fun­dó jun­to a su ma­dre la em­pre­sa BFC, que que­bró a los po­cos años con unas pér­di­das de 16 mi­llo­nes de eu­ros en el úl­ti­mo ejer­ci­cio. Vieri, de 44 años, se re­ti­ró del fút­bol en el 2009 des­pués de mar­car 239 go­les y mi­li­tar en do­ce equi­pos du­ran­te die­ci­ocho años de ca­rre­ra pro­fe­sio­nal.

5

PAU GA­SOL, UN AS DEL BA­LON­CES­TO SIN MU­CHA

SUER­TE EN LOS NE­GO­CIOS. El me­jor ju­ga­dor es­pa­ñol de­man­dó en el 2014 a sus re­pre­sen­tan­tes por «de­li­tos de apro­pia­ción in­de­bi­da en mo­da­li­dad so­cie­ta­ria, ad­mi­nis­tra­ción frau­du­len­ta, im­po­si­ción de acuer­dos abu­si­vos, im­pe­di­men­to del ejer­ci­cio de de­re­chos so­cia­les y cuan­tos otros pu­die­ran de­ri­var­se de la ins­truc­ción» des­pués de que es­tos lo ani­ma­sen a que in­vir­tie­ra en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio en la pro­vin­cia de Gua­da­la­ja­ra, así co­mo en la ex­plo­ta­ción de la ener­gía eó­li­ca en Ru­ma­nía. La em­pre­sa que fun­da­ron a es­tos efec­tos ce­rró el 2014 con unas pér­di­das su­pe­rio­res a los 14 mi­llo­nes de eu­ros y el ma­yor de los her­ma­nos Ga­sol, que también tu­vo pro­ble­mas pa­ra re­cu­pe­rar el di­ne­ro que in­vir­tió en la es­cu­de­ría de fór­mu­la 1 His­pa­nia Ra­cing Team, se vio obli­ga­do a re­sol­ver la si­tua­ción en los juz­ga­dos.

6 LA DIS­CO­TE­CA QUE CA­SI­LLAS TU­VO QUE CE­RRAR PO­CO

DES­PUÉS DE SU APER­TU­RA. Se lla­ma­ba Ker­ba­ra y se asen­ta­ba en Mós­to­les, la lo­ca­li­dad na­tal del ex­fut­bo­lis­ta del Ma­drid. Cuen­tan que los ca­ma­re­ros ser­vían las co­pas con el tor­so des­nu­do y que du­ran­te los pri­me­ros me­ses es­ta­ba de bo­te en bo­te, pe­ro fi­nal­men­te el ne­go­cio aca­bó echan­do el cie­rre. Al­gu­nas fuen­tes se­ña­lan que la so­cie­dad que la ges­tio­na­ba, que también se ocu­pa­ba de los de­re­chos de ima­gen del ac­tual guar­da­me­ta del Opor­to, así co­mo de sus in­ver­sio­nes in­mo­bi­lia­rias, con­ta­ba con una alar­man­te deu­da a lar­go pla­zo su­pe­rior a los 10,5 mi­llo­nes de eu­ros. Ca­si­llas también po­see una mar­ca de ro­pa ba­jo el sello 1K, pe­ro, al pa­re­cer, las ven­tas de es­ta com­pa­ñía también mar­chan a la ba­ja.

Ibrahi­mo­vic qui­so com­pe­tir con los gi­gan­tes del sec­tor de la ro­pa de­por­ti­va. Y, cla­ro, lo han de­vo­ra­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.