Di­vi­sas tur­bu­len­tas

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - XO­SÉ CAR­LOS ARIAS

Tras el pe­li­gro­so epi­so­dio vi­vi­do por la di­vi­sa tur­ca ha­ce unas se­ma­nas, los fo­cos han vuel­to a po­sar­se so­bre la eco­no­mía ar­gen­ti­na y sus mu­chos pro­ble­mas. La caí­da anual del pe­so su­pera ya con cla­ri­dad el 40 %, y las medidas de ex­cep­ción que se han ido dis­po­nien­do (so­bre to­do la subida del ti­po de in­te­rés de in­ter­ven­ción al 60 %, con mu­cha di­fe­ren­cia el más al­to del mun­do) no pa­re­cen ha­ber sur­ti­do efec­to al­guno. Los des­equi­li­brios co­mer­cia­les y fis­ca­les son allí pro­fun­dos y, en esas con­di­cio­nes, lo que ha­ce unos años ape­nas ge­ne­ra­ba in­quie­tud en el ex­te­rior, aho­ra se ha con­ver­ti­do en des­con­fian­za ge­ne­ra­li­za­da en­tre los in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les. Una cues­tión que es cla­ve pa­ra un país co­mo Ar­gen­ti­na, con una gran car­ga de deu­da ex­ter­na de­no­mi­na­da en dó­la­res.

Esa des­con­fian­za, ca­da vez más vi­si­ble, no que­da cir­cuns­cri­ta a aquel país sud­ame­ri­cano. Al­can­za también a otras mu­chas eco­no­mías de las lla­ma­das emer­gen­tes, in­clu­so a ca­si to­das las de ma­yor di­men­sión en­tre ellas. De he­cho, de los lla­ma­dos BRICS, so­lo Chi­na pa­re­ce li­brar­se de la per­cep­ción ge­ne­ral de que se es­tán apro­xi­man­do tur­bu­len­cias de cier­ta im­por­tan­cia (y me­nos mal, por­que de sumarse a ello el gigante asiá­ti­co ya ten­dría­mos que ha­blar de otra co­sa, in­com­pa­ra­ble­men­te más gra­ve). Pe­ro en lo que res­pec­ta a Bra­sil, Ru­sia, In­dia o Su­dá­fri­ca, al­gu­nas lu­ces ro­jas es­tán ya en­cen­di­das. Aun­que no ca­be ha­blar aún de efec­tos de con­ta­gio abier­to, al­gu­na co­ne­xión de fon­do hay en­tre to­dos esos pro­ble­mas.

Y eso que las di­fi­cul­ta­des de esas eco­no­mías se dis­po­nen, co­mo ocu­rría con las fa­mi­lias in­fe­li­ces del ini­cio de An­na Ka­re­ni­na, «ca­da una a su ma­ne­ra». En In­dia y, so­bre to­do, en Bra­sil tie­nen mu­cho que ver con la ram­pan­te ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca; en Ru­sia, con las san­cio­nes im­pues­tas por los paí­ses oc­ci­den­ta­les que, pa­re­ce, co­mien­zan a da­ñar ya a su eco­no­mía. En Su­dá­fri­ca —co­mo en Tur­quía y en Ar­gen­ti­na— son los cre­cien­tes des­equi­li­brios ma­cro­eco­nó­mi­cos los que im­po­nen su im­pron­ta. El he­cho de que al­gu­nos de esos paí­ses ten­gan al­tos ni­ve­les de re­ser­vas (el ca­so, por ejem­plo, de Bra­sil) y otros muy ba­jos (Ar­gen­ti­na) mar­ca di­fe­ren­cias en sus res­pec­ti­vos gra­dos de vul­ne­ra­bi­li­dad. Pe­ro si hay di­fe­ren­cias im­por­tan­tes, también exis­ten al­gu­nas ten­den­cias de fon­do com­par­ti­das.

La prin­ci­pal, la causa uni­fi­ca­do­ra, es la pro­gre­si­va nor­ma­li­za­ción de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria nor­te­ame­ri­ca­na, que ha traí­do con­si­go una sa­li­da ma­si­va de capitales de los paí­ses emer­gen­tes —a don­de ha­bían acu­di­do cuan­do los ti­pos en Es­ta­dos Uni­dos eran prác­ti­ca­men­te ce­ro—, y una apreciación con­si­de­ra­ble del dó­lar. Pa­ra paí­ses de­pen­dien­tes en al­to gra­do del ac­ce­so a los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les de ca­pi­tal y con ni­ve­les muy ele­va­dos de deu­da ex­ter­na, esos mo­vi­mien­tos re­sul­tan trau­má­ti­cos y sus di­vi­sas han aca­ba­do por su­frir­lo. El pro­ble­ma, ade­más, se agra­va por­que es­te ti­po de cri­sis sue­le evo­lu­cio­nar for­man­do círcu­los vi­cio­sos: la caí­da de la di­vi­sa pro­pia en­ca­re­ce el pa­go de la de deu­da, lo que a su vez agra­va el agu­je­ro de las cuen­tas ex­te­rio­res; con ello la di­vi­sa cae de nue­vo y el pro­ce­so re­co­mien­za.

La for­ma tra­di­cio­nal de in­ten­tar rom­per las per­ver­sas di­ná­mi­cas de des­con­fian­za es el ac­ce­so a cré­di­tos ex­tra­or­di­na­rios por par­te de agen­cias co­mo el FMI. En el ca­so de Ar­gen­ti­na, es­te or­ga­nis­mo y su clá­si­ca fór­mu­la de «acuer­do de con­di­cio­na­li­dad» (bá­si­ca­men­te, un pro­gra­ma de ajus­te du­ro) se ha con­ver­ti­do ya en un ac­tor cla­ve pa­ra la sa­li­da de la cri­sis, y en otros paí­ses pro­ba­ble­men­te no tar­de en apa­re­cer. Pues bien, da­do que esos pro­gra­mas tien­den a con­traer con fuer­za la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va, na­da ten­dría de ra­ro que a lo lar­go del pró­xi­mo bie­nio un buen nú­me­ro de eco­no­mías emer­gen­tes, ha­ce no tan­to tiem­po bo­yan­tes, se aden­tren en la re­ce­sión.

| MAR­COS BRINDICCI

La co­ti­za­ción del pe­so ar­gen­tino se ha des­plo­ma­do un 40 % en las úl­ti­mas se­ma­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.