LA UE PO­NE EL OJO EN EL ANÁR­QUI­CO MUN­DO DE LAS CRIP­TO­MO­NE­DAS

Ex­per­tos su­gie­ren re­gu­lar su uso pa­ra re­du­cir los ries­gos so­bre la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra glo­bal

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Cris­ti­na Porteiro

Na­die las acu­ña ni las fa­bri­ca. Es­ca­pan al con­trol de los ban­cos centrales, los go­bier­nos y las cor­po­ra­cio­nes. No tie­nen un due­ño sino due­ños, anó­ni­mos. Las crip­to­mo­ne­das re­vo­lu­cio­na­ron los mer­ca­dos en los úl­ti­mos años, a pe­sar de los re­cien­tes ba­ta­ca­zos bur­sá­ti­les. Su tec­no­lo­gía de en­crip­ta­ción y ver­sa­ti­li­dad han des­per­ta­do el ham­bre de gran­des cor­po­ra­cio­nes co­mo Goo­gle, Mi­cro­soft o San­tan­der, que ven en ellas un enor­me po­ten­cial pa­ra desa­rro­llar nue­vos y más se­gu­ros sis­te­mas de pa­go. Pe­ro tam­bién han des­per­ta­do en los re­gu­la­do­res eu­ro­peos du­das so­bre su pa­pel en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro. Su vir­tua­li­dad, re­gu­la­ción anár­qui­ca y las ga­ran­tías que ofre­cen de ano­ni­ma­to su­po­nen un re­to pa­ra las au­to­ri­da­des pú­bli­cas, ya que al­gu­nas de es­tas di­vi­sas vir­tua­les se em­plean en ac­ti­vi­da­des de­lic­ti­vas co­mo el blan­queo de di­ne­ro o la fi­nan­cia­ción del te­rro­ris­mo.

Aun­que los ex­per­tos ase­gu­ran que to­da­vía «no su­po­nen un ries­go pa­ra el sis­te­ma fi­nan­cie­ro», la UE es­tá de­ci­di­da a to­mar el con­trol pa­ra pre­ve­nir po­si­bles des­ca­la­bros. «Es un re­to po­der ca­te­go­ri­zar­las, cla­si­fi­car­las y ver cuán­do y có­mo apli­car las nor­mas fi­nan­cie­ras exis­ten­tes a es­tos ac­ti­vos. Es­ta­mos tra­ba­jan­do con los su­per­vi­so­res en un car­to­gra­fia­do re­gu­la­to­rio de las crip­to­mo­ne­das (...) Te­ne­mos que tra­ba­jar con nues­tros so­cios in­ter­na­cio­na­les por­que las fron­te­ras son irre­le­van­tes cuan­do ha­bla­mos de tec­no­lo­gía», sos­tie­ne el vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Val­dis Dom­brovs­kis. Bru­se­las pre­pa­ra los car­tu­chos pa­ra fi­na­les de año. Quien se ha ade­lan­ta­do es el Con­se­jo. Los aus­tría­cos han apro­ve­cha­do es­tos seis me­ses de pre­si­den­cia tem­po­ral de la Unión pa­ra im­pul­sar el de­ba­te so­bre es­tos ac­ti­vos es­pe­cu­la­ti­vos.

¿QUÉ VO­LU­MEN TIE­NE EL MER­CA­DO DE CRIP­TO­MO­NE­DAS?

El Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) cal­cu­la que a diario se efec­túan unas 284.000 transac­cio­nes con bit­coins fren­te a los 330 mi­llo­nes de pa­gos mi­no­ris­tas. Un vo­lu­men «di­mi­nu­to». A pe­sar de ello, el mer­ca­do al­can­zó su pi­co de ma­yor va­lor el pa­sa­do 7 de enero (720.900 mi­llo­nes de eu­ros) an­tes de des­plo­mar­se has­ta su mí­ni­mo del 16 de agos­to (178.500 mi­llo­nes de eu­ros). La vo­la­ti­li­dad sigue sien­do uno de los prin­ci­pa­les las­tres de es­te ba­zar vir­tual. A pe­sar de la ines­ta­bi­li­dad de los úl­ti­mos me­ses, los ex­per­tos creen que las crip­to­di­vi­sas re­mon­ta­rán da­do el enor­me cli­ma de in­cer­ti­dum­bre eco­nó­mi­ca. Si fi­nal­men­te se cum­plen los pro­nós­ti­cos de al­gu­nos ana­lis­tas y es­ta­lla una nue­va cri­sis en el 2020, las crip­to­mo­ne­das pue­den ser un buen ac­ti­vo pa­ra res­guar­dar el ca­pi­tal de po­si­bles tur­bu­len­cias y de­va­lua­cio­nes.

¿QUÉ RE­GLAS RI­GEN SO­BRE LAS OPE­RA­CIO­NES?

Po­cas re­glas y muy dis­pa­res. La UE adap­tó re­cien­te­men­te la di­rec­ti­va an­ti­blan­queo pa­ra cu­brir las ope­ra­cio­nes con crip­to­mo­ne­das, pe­ro no exis­te un mar­co co­mún y es­pe­cí­fi­co. Fran­cia so­pe­sa re­gu­lar de for­ma sis­te­má­ti­ca es­tas di­vi­sas, Ale­ma­nia de­man­da una ma­yor coor­di­na­ción glo­bal, aun­que sus au­to­ri­da­des ya tra­ba­jan en un mar­co le­gal. En Es­pa­ña, las mo­ne­das vir­tua­les «no se han re­gis­tra­do, au­to­ri­za­do o ve­ri­fi­ca­do», re­za un in­for­me re­cien­te del think tank Brue­gel. Las au­to­ri­da­des han op­ta­do por abor­dar ca­so por ca­so el uso de es­tos ac­ti­vos. La Autoridad Ban­ca­ria Eu­ro­pea (EBA) y el Ban­co de Inglaterra re­cha­zan lla­mar­les «mo­ne­das» o «di­ne­ro» e in­sis­ten en que «de­ben per­ma­ne­cer fue­ra del ran­go de la di­rec­ti­va de ser­vi­cios de pa­go da­dos los ries­gos tec­no­ló­gi­cos aso­cia­dos». El BCE ins­ta a mo­ni­to­ri­zar su mer­ca­do. Por el con­tra­rio, la Autoridad de Su­per­vi­sión Fi­nan­cie­ra de Ale­ma­nia acep­ta equi­pa­rar el bit­coin a una di­vi­sa. «Es una es­pe­cie de me­dio pri­va­do de pa­go y es­tá su­je­ta a la le­gis­la­ción ale­ma­na con im­pli­ca­cio­nes pa­ra to­dos los que co­mer­cian con ella», su­bra­yan.

¿QUÉ PRO­BLE­MAS SUR­GEN DE SU DES­RE­GU­LA­CIÓN?

El ries­go de frau­de y la au­sen­cia de me­ca­nis­mos de dispu­ta o de­pu­ra­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des. La fal­ta de trans­pa­ren­cia so­bre la iden­ti­dad de los pro­pie­ta­rios de di­vi­sas y el he­cho de que los pla­nes de al­gu­nas com­pa­ñías de lan­zar ofer­tas de mo­ne­da ini­cial (ICOs) pa­ra am­pliar ca­pi­tal es­ca­pan a los ojos de los en­tes re­gu­la­do­res pú­bli­cos au­men­tan la des­con­fian­za en es­te sub­mun­do fi­nan­cie­ro. La au­sen­cia de nor­mas so­bre pro­tec­ción de da­tos tam­bién su­po­ne un re­to. La tec­no­lo­gía de en­crip­ta­ción cho­ca de fren­te con el nue­vo reglamento eu­ro­peo (RGPD) que es­ti­pu­la el de­re­cho a bo­rrar y co­rre­gir da­tos, im­po­si­ble de com­pa­ti­bi­li­zar con la tec­no­lo­gía de «ca­de­na de blo­ques» que se em­plea en el crip­to­mer­ca­do, fun­da­men­tal pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad en las transac­cio­nes.

¿QUÉ SU­GIE­REN LOS EX­PER­TOS?

«La re­gu­la­ción tie­ne que adap­tar­se a la na­tu­ra­le­za téc­ni­ca de las crip­to­mo­ne­das», in­sis­ten Ma­ria De­mer­tzis y Gun­tram Wolff (Brue­gel). Los ana­lis­tas se in­cli­nan por la es­tra­te­gia de las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las. Lan­dau y Ge­nais (2018) sos­tie­nen que «se­ría pre­ma­tu­ro re­gu­lar crip­to­ac­ti­vos de mo­do ge­ne­ral, ya que la re­gu­la­ción po­dría di­fi­cul­tar o im­pe­dir la innovación» y pro­po­nen con­cen­trar los es­fuer­zos re­gu­la­to­rios en la in­ter­faz en­tre las crip­to­mo­ne­das y el sis­te­ma fi­nan­cie­ro re­gu­lar. El go­ber­na­dor del Ban­co de Inglaterra, Mark Car­ney, no es­tá de acuer­do y ur­ge a re­gu­lar es­tas di­vi­sas vir­tua­les sin ais­lar­las del sis­te­ma fi­nan­cie­ro res­tan­te. «Las crip­to­mo­ne­das son vino vie­jo en bo­te­lla nue­va. Las ca­rac­te­rís­ti­cas de la tec­no­lo­gía no trans­for­man la na­tu­ra­le­za fun­da­men­tal de la in­ter­me­dia­ción fi­nan­cie­ra que re­quie­re re­gu­la­ción», in­sis­ten los ex­per­tos de Brue­gel.

MA­RÍA PEDREDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.