DA­VID MAR­TÍ­NEZ RE­GO, CO­FUN­DA­DOR DE DATASPARTAN

DA­VID MAR­TÍ­NEZ RE­GO CO­FUN­DA­DOR DE DATASPARTAN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­nuel Blan­co

Es una voz au­to­ri­za­da pa­ra ha­blar so­bre la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca por la que atra­vie­sa el pla­ne­ta. Su con­sul­to­ra tra­ba­ja con al­gu­nas de las em­pre­sas más im­por­tan­tes del Ibex 35. An­tes, es­te in­ge­nie­ro fe­rro­lano desa­rro­lló su ca­rre­ra por me­dia Eu­ro­pa, ade­más de Si­li­con Va­lley. Por eso, afir­ma sin pe­los en la len­gua que el ta­len­to ga­lle­go pue­de com­pe­tir en cual­quier lu­gar. Y ade­más a pre­cios muy com­pe­ti­ti­vos

Da­vid Mar­tí­nez Re­go (Fe­rrol, 1984) ha­bla con una ca­den­cia un tan­to dis­tan­te, pau­sa­da, pe­ro sus pa­la­bras no de­jan lu­gar a du­das. Ana­li­za el fe­nó­meno de la re­vo­lu­ción di­gi­tal con la ex­pe­rien­cia que le da el ha­ber tra­ba­ja­do en va­rios países, in­clui­da esa me­ca que es pa­ra mu­chos Si­li­con Va­lley. For­ma­do en la fa­cul­tad de In­ge­nie­ría In­for­má­ti­ca de la Uni­ver­si­da­de da Co­ru­ña, es el co­fun­da­dor de DataSpartan, una con­sul­to­ra tec­no­ló­gi­ca que tra­ba­ja con grandes cor­po­ra­cio­nes, ade­más de pro­me­te­do­ras star­tups. Mar­tí­nez Re­go es­tu­vo ha­ce unos días pre­ci­sa­men­te en la fa­cul­tad en la que se doc­to­ró co­mo co­or­ga­ni­za­dor, jun­to a la ca­te­drá­ti­ca Am­pa­ro Alon­so Be­tan­zos, de unas jor­na­das so­bre big da­ta en las que des­ta­ca­dos ex­per­tos y em­pren­de­do­res abor­da­ron las cla­ves de un fe­nó­meno que va a cam­biar de for­ma ra­di­cal el pai­sa­je eco­nó­mi­co mun­dial a la vuel­ta de la es­qui­na.

—¿Se que­dan atrás Eu­ro­pa, y más par­ti­cu­lar­men­te Es­pa­ña y Ga­li­cia, en el desa­rro­llo de tec­no­lo­gías co­mo el «big da­ta»?

—Creo que du­ran­te la épo­ca de cri­sis vi­vi­mos un in­vierno no so­lo en el área de la compu­tación, sino en cual­quier ám­bi­to de la edu­ca­ción, pe­ro aún es­ta­mos a tiem­po de re­cu­pe­rar ese te­rreno per­di­do. Sin ir más le­jos, la fa­cul­tad de In­for­má­ti­ca de A Co­ru­ña su­frió mu­cho en aque­llos años por la di­vi­sión de la fuer­za de tra­ba­jo, pe­ro creo que de­be­mos unir­nos de nue­vo y re­plan­tear­nos có­mo va­mos a for­mar a nues­tra fuer­za de tra­ba­jo pa­ra com­pe­tir o al me­nos for­mar par­te de la in­dus­tria y no que­dar­nos atrás. Hay su­fi­cien­te ta­len­to y su­fi­cien­te ex­pe­rien­cia pa­ra re­en­gan­char­nos a la ola. Nun­ca es tar­de.

—En su con­fe­ren­cia, una voz tan au­to­ri­za­da co­mo la de Pa­co Nat­han ex­pli­ca­ba que exis­te un gru­po de em­pre­sas que es­tán ca­pi­ta­li­zan­do to­da es­ta re­vo­lu­ción di­gi­tal, pe­ro tam­bién ad­ver­tía de que exis­ten mu­chas áreas por ex­plo­tar en ám­bi­tos co­mo el «big da­ta», la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial... ¿Coin­ci­de con es­te diag­nós­ti­co?

—Las diez o quin­ce ma­yo­res em­pre­sas que com­pi­ten en es­te sec­tor han pi­lo­ta­do una es­tra­te­gia pa­ra ab­sor­ber to­do el ta­len­to a ni­vel glo­bal y eso no ha si­do más que un plan pa­ra evi­tar que el res­to de em­pre­sas pu­die­sen ac­ce­der a él. Pe­ro tam­bién creo que to­do ese ta­len­to es­tá in­fra­uti­li­za­do por es­tas grandes em­pre­sas y que el ti­po de pro­duc­tos que cons­tru­yen, a pe­sar de ser muy in­no­va­do­res y cam­biar nues­tro día a día, to­da­vía no abar­can mu­chas reali­da­des que es­tán por lle­gar. Va a ha­ber una se­gun­da fa­se en la que mu­cho de ese ta­len­to va a vol­ver al mer­ca­do a cons­truir otro ti­po de pro­duc­tos fue­ra de es­tas grandes em­pre­sas y ahí es don­de zo­nas o países que es­tán más re­tra­sa­dos, co­mo Eu­ro­pa y Es­pa­ña más con­cre­ta­men­te, po­drán cons­truir so­lu­cio­nes en sec­to­res que aho­ra mis­mo es­tán sin to­car por­que la fuer­za de tra­ba­jo ha si­do ab­sor­bi­da con otros fi­nes.

—Se lo pre­gun­to de otra for­ma, ¿pue­de una re­gión pe­ri­fé­ri­ca co­mo Ga­li­cia, o más en de­ta­lle una em­pre­sa que vea la luz con ta­len­to sur­gi­do por ejem­plo de es­ta fa­cul­tad de In­for­má­ti­ca, com­pe­tir en es­te uni­ver­so tec­no­ló­gi­co?

—Yo he es­tu­dia­do to­da mi vi­da aquí [en A Co­ru­ña]: la ca­rre­ra, el doc­to­ra­do... Y he sa­li­do fue­ra, es­tu­ve tra­ba­jan­do por to­da Eu­ro­pa, en Si­li­con Va­lley, ten­go mi em­pre­sa en Lon­dres y nun­ca he sen­ti­do que me ha­ya fal­ta­do al­go en mi for­ma­ción. Es cier­to que te­ne­mos que co­rre­gir al­gu­nas de­fi­cien­cias pa­ra que las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes que for­me­mos es­tén mu­cho me­jor pre­pa­ra­das que la mía, pe­ro a día de hoy la for­ma­ción es­tá ahí, se pue­de uti­li­zar y so­lo es te­ner ga­nas de tra­ba­jar­la con los cha­va­les.

—¿Y pa­ra las py­mes? El 99 % del te­ji­do em­pre­sa­rial ga­lle­go es­tá for­ma­do por com­pa­ñías me­dia­nas o pe­que­ñas, ¿có­mo afron­tar una re­vo­lu­ción di­gi­tal que di­cen que va a cam­biar el pai­sa­je de la eco­no­mía mun­dial ra­di­cal­men­te? ¿Lle­gan tar­de?

—Nun­ca se lle­ga tar­de, hay un prin­ci­pio que pro­cla­ma la ven­ta­ja del úl­ti­mo que lle­ga. He­mos pa­sa­do una épo­ca en la que mu­chas em­pre­sas han ga­na­do sien­do las pri­me­ras en lle­gar a un lu­gar, pe­ro no ol­vi­de­mos que Goo­gle no fue el pri­mer bus­ca­dor, fue el úl­ti­mo bus­ca­dor. En­ton­ces, al­guien que ten­ga una pe­que­ña em­pre­sa y es­té em­pe­zan­do en es­te uni­ver­so lo que de­be pen­sar es cuál es su ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va sien­do el úl­ti­mo en lle­gar a la in­dus­tria.

—To­do in­di­ca que en los pró­xi­mos años el ám­bi­to de la pri­va­ci­dad se­rá cru­cial. Ha­ce unos días, la co­mi­sa­ria de Com­pe­ten­cia, Mar­gret­he Ves­ta­ger, ur­gía por ejem­plo a Fa­ce­book a to­mar me­di­das en es­te cam­po por el uso co­mer­cial de los da­tos de sus usua­rios.

—Es cier­to que una par­te muy im­por­tan­te del be­ne­fi­cio que ob­tie­nen es­tas em­pre­sas pro­ce­de de tra­ba­jar en en­tor­nos no re­gu­la­dos en ab­so­lu­to y lo cier­to es que esa fal­ta de re­gu­la­ción ha du­ra­do más de diez años, pe­ro [la nor­ma­ti­va] va a lle­gar. Lo que ocu­rri­rá es que pa­sa­re­mos una épo­ca en la que la gen­te se­rá más crí­ti­ca y ahí pro­ba­ble­men­te lo que va a sur­gir es un ni­cho pa­ra las em­pre­sas que sean más éti­cas en el mis­mo ran­go de ser­vi­cios que es­tas grandes cor­po­ra­cio­nes.

—En Es­pa­ña ocu­rre lo con­tra­rio, el grue­so de las fir­mas que ocu­pan el Ibex 35 tra­ba­jan en en­tor­nos fuer­te­men­te re­gu­la­dos.

—Ten­go ex­pe­rien­cia en al­gu­nas em­pre­sas del Ibex y es cier­to que una par­te muy im­por­tan­te del pre­su­pues­to pa­ra in­cor­po­rar es­tas tec­no­lo­gías se es­tá des­ti­nan­do a in­ten­tar ba­ta­llar y crear pro­duc­tos den­tro de en­tor­nos re­gu­la­dos, pe­ro to­da­vía hay opor­tu­ni­dad pa­ra in­no­var. Es más, ha­ría un lla­ma­mien­to a la al­ta di­rec­ción de es­tas com­pa­ñías pa­ra que, sin sal­tar­se las re­glas, in­no­ven en có­mo crear en­tor­nos in­no­va­do­res y que em­pu­jen in­clu­so la re­gu­la­ción, man­te­nién­do­se por su­pues­to den­tro de los lí­mi­tes de la éti­ca, pa­ra no que­dar­se atrás.

—Pa­ra con­cluir, que­ría que me ex­pli­que qué es DataSpartan, su pro­yec­to em­pre­sa­rial.

—DataSpartan es una con­sul­to­ra de cien­cias de la compu­tación. Te­ne­mos un equi­po de es­pe­cia­lis­tas en dis­tin­tas áreas que es­tán crean­do sus pro­pios equi­pos den­tro de la em­pre­sa en ám­bi­tos co­mo la op­ti­mi­za­ción de soft­wa­re con al­go­rit­mos ge­né­ti­cos, aná­li­sis de da­tos (da­ta analy­tics), deep learning... Lo que que­re­mos ser es un eco­sis­te­ma en el que tan­to grandes cor­po­ra­cio­nes co­mo star­tups acu­dan a no­so­tros pa­ra ace­le­rar sus ideas ori­gi­na­les de ne­go­cio.

—En­gra­sa­rían su des­em­bar­co en el mer­ca­do...

—Sí, efec­ti­va­men­te, esa es la idea de nues­tro mo­de­lo em­pre­sa­rial. A día de hoy co­la­bo­ra­mos con mu­chas star­tups a las que acom­pa­ña­mos sin res­trin­gir la li­ber­tad de sus ideas, no­so­tros apor­ta­mos la tec­no­lo­gía. Aho­ra mis­mo te­ne­mos la se­de en Lon­dres y una en Ma­drid, pe­ro es­ta­mos bus­can­do una se­de en Ga­li­cia. Es­te es de he­cho par­te del mo­ti­vo de mi via­je aquí.

«Hay un prin­ci­pio que pro­cla­ma la ven­ta­ja del úl­ti­mo que lle­ga. Goo­gle, por ejem­plo, no fue el pri­mer bus­ca­dor»

—Es­ta es una pre­gun­ta que se le for­mu­la con fre­cuen­cia al ta­len­to que aban­do­na Ga­li­cia en bus­ca de nue­vos ho­ri­zon­tes. ¿Se plan­tea vol­ver al­gún día?

—Mi mo­ti­va­ción es con­ver­tir­me en un im­por­ta­dor de ta­len­to, tan­to pa­ra Ga­li­cia co­mo pa­ra Es­pa­ña. Creo que des­de Es­pa­ña se pue­de desa­rro­llar mu­cho ta­len­to pa­ra mu­chas cor­po­ra­cio­nes de fue­ra. Te­ne­mos un pa­pel a ju­gar por­que te­ne­mos una es­truc­tu­ra de cos­tes di­fe­ren­te; la re­la­ción ca­li­dad pre­cio que Es­pa­ña pue­de ofre­cer en es­te mer­ca­do es muy com­pe­ti­ti­va y es­tá sin des­cu­brir to­da­vía.

Mar­tí­nez Re­go de­fien­de el ni­vel de los in­ge­nie­ros in­for­má­ti­cos es­pa­ño­les a la ho­ra de com­pe­tir a ni­vel glo­bal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.