¿Y QUÉ HA­CE­MOS CON LOS PA­TI­NE­TES?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - OPINIÓN - JUAN ARES

Re­cuer­do que de ni­ño, un año los Re­yes Ma­gos me tra­je­ron de re­ga­lo un pa­ti­ne­te. No era mi re­ga­lo pre­fe­ri­do por­que en aquel mo­men­to ya es­ta­ba ab­du­ci­do por la ma­gia del Sca­lex­tric y mi sue­ño era una bi­ci Or­bea de co­lor na­ran­ja, con la que cul­mi­na­ba mis an­sias de mo­vi­li­dad a los ocho años. Así que el pa­ti­ne­te, pa­sa­da la eu­fo­ria ini­cial que du­ró seis días, que­dó re­le­ga­do al os­tra­cis­mo en un os­cu­ro rin­cón del tras­te­ro fa­mi­liar.

El pa­ti­ne­te nun­ca me pa­re­ció muy prác­ti­co fren­te a la bi­ci­cle­ta, por eso aún com­prue­bo ató­ni­to có­mo en las ciu­da­des ga­lle­gas, al igual que en el res­to de Es­pa­ña y tam­bién en las ca­pi­ta­les eu­ro­peas, em­pie­zan a pro­li­fe­rar los pa­ti­ne­tes co­mo me­dio de trans­por­te. Y no se tra­ta de es­tu­dian­tes o jo­ven­ci­tos los que ca­bal­gan so­bre la pla­ta­for­ma con dos rue­de­ci­llas, sino de en­cor­ba­ta­dos eje­cu­ti­vos y has­ta al­gu­na ma­dre de fa­mi­lia que de pa­so lle­va al pe­que al co­le com­par­tien­do pla­ta­for­ma. Por su­pues­to son pa­ti­ne­tes eléc­tri­cos que pue­den al­can­zar ve­lo­ci­da­des de has­ta 25 o 30 ki­ló­me­tros por ho­ra y que con­vi­ven por ace­ras, ca­lles pea­to­na­les y cen­tros co­mer­cia­les, com­par­tien­do es­pa­cios con pai­sa­nos y pai­sa­nas que ca­mi­nan des­preo­cu­pa­dos, vien­do es­ca­pa­ra­tes, con ni­ños suel­tos ju­gan­do o con pe­rros uni­dos a su due­ño por una co­rrea.

Y eso me da que pen­sar, por­que cuan­do lle­ga­mos en co­che o en mo­to a un cen­tro ur­bano los con­duc­to­res te­ne­mos que ha­cer ca­so a una se­ña­li­za­ción que nos in­di­ca que en ese es­pa­cio de­be­mos cir­cu­lar a 30, 40 o 50 km/h. Es ló­gi­co, ade­cuar las ve­lo­ci­da­des de los vehícu­los a la se­gu­ri­dad de los pea­to­nes que con­vi­ven en el mis­mo es­pa­cio fí­si­co. Por eso me lla­ma la aten­ción la im­pu­ni­dad con la que los usua­rios de los pa­ti­ne­tes uti­li­zan el es­pa­cio peatonal sin cor­tar­se un pe­lo, a ve­lo­ci­da­des muy su­pe­rio­res a las del pa­so de pea­to­nes, y cir­cu­lan­do co­mo y por don­de les da la ga­na. Me lla­ma tam­bién la aten­ción que lo ha­gan al­gu­nos usua­rios de bi­ci­cle­tas. Y por en­ci­ma de to­do me sor­pren­de que des­de al­gu­nos ayun­ta­mien­tos es­pa­ño­les se es­té dan­do pá­bu­lo a esas con­duc­tas pe­li­gro­sas, ben­di­cien­do el uso del pa­ti­ne­te co­mo sím­bo­lo de mo­der­ni­dad y de eco­lo­gía.

Y quie­ro que que­de cla­ro que no es­toy en con­tra del uso de pa­ti­ne­tes y bi­ci­cle­tas en el en­torno ur­bano. De he­cho, aque­lla so­ña­da Or­bea na­ran­ja ha da­do pa­so a una «moun­tain bi­ke» eléc­tri­ca con la que sal­go de ca­sa bus­can­do, eso sí, la sen­da más cer­ca­na de la ma­sa fo­res­tal que ro­dea mi ciu­dad. Pe­ro sal­go por la cal­za­da, por don­de cir­cu­lan co­ches, mo­tos y au­to­bu­ses. Pe­ro no com­pren­do que bi­cis y pa­ti­ne­tes se pue­dan usar por es­pa­cios com­par­ti­dos con pea­to­nes sin ade­cuar su ve­lo­ci­dad al pa­so de es­tos, e in­clu­so obli­gán­do­les a echar pie a tie­rra en aglo­me­ra­cio­nes. Tam­po­co en­tien­do que esos vehícu­los es­tén exen­tos de lle­var nin­gún dis­po­si­ti­vo que pue­da iden­ti­fi­car a su con­duc­tor, en ca­so de con­flic­to, ni de se­gu­ro de res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil y da­ños a ter­ce­ros. Cuan­do sur­jan los pri­me­ros ac­ci­den­tes, las pri­me­ras víc­ti­mas y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción se ha­gan eco de ellos, en­ton­ces ya ha­bre­mos lle­ga­do tar­de a la re­gla­men­ta­ción.

Y vuel­vo a de­cir­lo, lo peor es que po­lí­ti­cos irres­pon­sa­bles ja­leen el uso de vehícu­los al­ter­na­ti­vos, sin nor­ma­ti­vi­zar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.