No pue­do vi­vir SIN ÉL

La per­so­na de­pen­dien­te no dis­fru­ta sin la pre­sen­cia del otro; es­tá do­mi­na­da por com­ple­jos que le ha­cen vul­ne­ra­ble al abu­so y con­fun­de el amor con la ne­ce­si­dad.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nosotros - ISA­BEL ME­NÉN­DEZ Psi­coa­na­lis­ta

CCon­quis­ta­mos el amor cuan­do dis­fru­ta­mos de cier­ta li­ber­tad que nos per­mi­te re­co­no­cer nues­tros de­seos y res­pe­tar los del otro. El amor de pa­re­ja nos ha­ce vul­ne­ra­bles por­que se­ña­la nues­tras ca­ren­cias y nos arran­ca de la ilu­sión in­fan­til de ser om­ni­po­ten­tes. Quien ama no tie­ne más re­me­dio que con­fe­sar­se a sí mis­mo que quie­re al otro por­que le fal­ta al­go. Y es que la ver­da­de­ra for­ta­le­za re­si­de en la acep­ta­ción de las ca­ren­cias pro­pias. En el amor se pide y se de­vuel­ve. Y es ese in­ter­cam­bio –en­tre lo que se da y lo que se re­ci­be– lo que ali­men­ta una re­la­ción. Amar re­quie­re ser ge­ne­ro­so con el otro y con no­so­tros mis­mos, re­co­no­cer los de­seos, ha­cer­nos car­go de ellos, de­ci­dir có­mo y has­ta dón­de po­de­mos rea­li­zar­los. Pe­ro cuan­do la de­pen­den­cia emo­cio­nal es ex­ce­si­va, la re­la­ción pue­de con­ver­tir­se en as­fi­xian­te, aun­que am­bos es­tén sa­tis­fa­cien­do de­seos que se com­ple­men­tan. El de­pen­dien­te se sen­ti­rá pro­te­gi­do por el otro; mien­tras el más fuer­te se sen­ti­rá po­de­ro­so por sa­ber que su pa­re­ja le ne­ce­si­ta tan­to. ¿Quién de­pen­de pa­to­ló­gi­ca­men­te de su pa­re­ja? El que la ne­ce­si­ta pa­ra to­do lo que ha­ce, no dis­fru­ta con nin­gu­na ac­ti­vi­dad que no la in­clu­ya y tie­ne ne­ce­si­dad de sa­ber dón­de es­tá en to­do mo­men­to. Es­te gra­do de de­pen­den­cia es pe­li­gro­so, por­que pue­de lle­gar a una re­la­ción de abu­so. Era lo que le ocu­rría a Ade­la. Ca­sa­da des­de ha­cía ocho años con Pe­dro, ca­da día su­fría más hu­mi­lla­cio­nes por par­te de su ma­ri­do, que lle­ga­ba a in­sul­tar­la de­lan­te de los ami­gos, di­cien­do que era una “im­bé­cil” que se creía to­do lo que le de­cían. Ade­más, cuan­do se en­con­tra­ban con sus hi­jos la lla­ma­ba ton­ta “por­que no sa­bía edu­car­los” y se que­ja­ba de que le to­ma­ban el pe­lo.

Lo que se da y se re­ci­be

Una no­che, du­ran­te una de sus ca­da vez más es­ca­sas sa­li­das en gru­po, una de las ami­gas de Ade­la hi­zo un apar­te con ella pa­ra pre­gun­tar­le có­mo po­día con­sen­tir que su ma­ri­do la tra­ta­ra tan mal. Ella le con­tes­tó que ha­bía ma­lin­ter­pre­ta­do lo ocu­rri­do y lo ne­gó to­do. “Pe­dro es así”, con­clu­yó. No obs­tan­te, des­pués de es­ta con­ver­sa­ción, Ade­la co­men­zó a re­fle­xio­nar so­bre la pre­gun­ta de su ami­ga y tu­vo que re­co­no­cer an­te sí mis­ma que lo que es­ta­ba su­cien­do en su pa­re­ja no era nor­mal. La de­pen­den­cia emo­cio­nal tie­ne co­mo ori­gen una sub­je­ti­vi­dad lle­na de con­flic­tos. La his­to­ria fa­mi­liar de Ade­la es com­pli­ca­da y pa­de­ce un im­por­tan­te sen­ti­mien­to de aban­dono afec­ti­vo. No se sien­te ca­paz de ha­cer­se car­go de sí mis­ma, so­bre to­do des­de que fue ma­dre y re­vi­vió la in­ca­pa­ci­dad que ha­bía te­ni­do su pro­pia ma­dre pa­ra acer­car­se a ella. Aun­que se em­pleó a fon­do en cui­dar de sus hi­jos, a par­tir de ese mo­men­to co­men­zó a de­pen­der de­ma­sia­do de Pe­dro, al que ha­bía idea­li­za­do en un in­ten­to de su­plir sus pro­pias ca­ren­cias. A él le gus­ta­ba res­pon­der a esa de­pen­den­cia por­que, in­cons­cien­te­men­te, nun­ca se ha­bía sen­ti­do va­lo­ra­do por su pa­dre.

En la de­pen­den­cia se idea­li­za al otro, que es quien sos­tie­ne la au­to­es­ti­ma.

Cuan­do la de­pen­den­cia en la pa­re­ja es ex­ce­si­va, se pue­de lle­gar a su­frir y a ne­gar el abu­so por par­te del otro. La per­so­na de­pen­dien­te es­tá do­mi­na­da por com­ple­jos in­cons­cien­tes. Idea­li­za mu­cho al otro y se po­ne en sus ma­nos, por­que no se sien­te ca­paz de ha­cer­se car­go de sí mis­ma. Se va­lo­ra a tra­vés de la pa­re­ja y su­po­ne que es va­lio­sa por­que ese otro, tan ca­paz, la ha ele­gi­do. La pa­re­ja se con­vier­te así pa­ra el de­pen­dien­te en una fuen­te de au­to­es­ti­ma, al igual que en la pri­me­ra in­fan­cia pa­sa­ba con nues­tros pa­dres, a los que idea­li­zá­ba­mos.

Víncu­los en­fer­mi­zos

La de­pen­den­cia emo­cio­nal del otro, cuan­do es gran­de, no da mar­gen a la elec­ción, pues se im­po­ne a la vo­lun­tad co­mo una ne­ce­si­dad pa­ra se­guir vi­vien­do. Re­mi­te a la de­pen­den­cia ab­so­lu­ta que te­ne­mos de la ma­dre al na­cer y que el cre­ci­mien­to fí­si­co y psí­qui­co re­suel­ven con el tiem­po. Pa­ra ello, la ma­dre, que es nues- tro pri­mer ob­je­to de amor, ha de ser sus­ti­tui­da por otro: en pri­me­ra ins­tan­cia, el pa­dre, al que tam­bién que­re­mos, ocu­pa­rá su lu­gar, pe­ro ten­dre­mos que sus­ti­tuir­lo tam­bién por los amo­res que en­con­tre­mos a lo lar­go de la vi­da. En la de­pen­den­cia no se pue­de ele­gir, se es­tá em­pu­ja­do por la ne­ce­si­dad, igual que le su­ce­de al ni­ño pe­que­ño en re­la­ción a sus pro­ge­ni­to­res. En el amor se eli­ge, has­ta cier­to pun­to, cuan­do se ha po­di­do cons­truir una iden­ti­dad ma­du­ra. Pe­ro cuan­do las pri­me­ras de­pen­den­cias no se han po­di­do ela­bo­rar de for­ma ade­cua­da, se tien­de a re­pe­tir con la pa­re­ja un mo­do de víncu­lo en­fer­mi­zo en un in­ten­to de re­pa­rar lo que se vi­vió en la in­fan­cia. La po­si­bi­li­dad de sa­lir de esa de­pen­den­cia pa­sa por ela­bo­rar psi­co­ló­gi­ca­men­te los con­flic­tos que con­du­cen a no po­der va­lo­rar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.